domingo, 9 de agosto de 2009

El kiosco y Verónica Meingott... digo Mengod

Tener las orejas grandes y separadas en forma de paneles solares nunca ha sido de gran ayuda para ser popular en los colegios, y seguro que eso ha sido así desde la era de las cavernas. Probablemente a Antíoco III ya le debieron de caer varias collejas por muy príncipe que fuera. Y, en fin, en la época de emisión del programa infantil El kiosco a los alumnos orejudos era inevitable que les recordáramos la existencia de un tal Pepe Soplillo.

Cuesta creer que el muñeco del tal Pepe fuera una creación del propio Jim Henson en exclusiva para España, pero lo que todavía no me explico es cómo no nos volvimos todos tarumbas con la voz de sistro de Pepe Carabias, que doblaba al muñecajo impertinente y sabelotodo. Por no hablar del cazallesco Joe Rigoli. Tal vez fuera por la benefactora influencia de Verónica Mengod.

La moda ochentera no ha hecho bien a nadie, y echando la vista atrás uno puede cerciorarse de que la angelical Verónica no ha sido una excepción. Pero poco importa, para nosotros, imberbes infantes de moco colgando y rodillas sucias, Verónica tenía el sempiterno "no sé qué que qué se yo", y seguro que muchos habríamos deseado que nuestras primas fueran así de guapas y majas. No es que fuera algo sexual, uno se podía quedar igual de embobado viendo un yoyó subir y bajar, pero está claro que la chica, a pesar de su apocamiento adolescente, tenía algo. De hecho creo que a una generación les puso en marcha sin saberlo el "modo hetero", mientras que los que preferían no ver el programa les puso el otro. En fin, estoy seguro que desde entonces muchos padres (y me refiero al elemento masculino de la pareja) comenzaron a ver los programas infantiles de otra forma, hasta la explosión de despiporre de la rubia brasileira Xuxa, algunos años después.

Diantre, muchos tipos de mi generación le seguiremos teniendo cariño a Verónica Mengod aunque se transformara en nuestra querida vicepresidenta con sus pintas de fantasma de Scooby Doo, pero es que encima la chiquilla ha crecido excelentemente y hoy en día es una sexy 'milf' en toda regla. Oh Vero, sei ben trovata.

8 comentarios:

supersalvajuan dijo...

Pasan los años y sigue en el imaginario colectivo.

kar dijo...

hummm, casi ni la recordaba... de hecho, creo que no soy capaz de recordarla a ella, su imagen, vamos, sólo recuerdo que era muy guapa. Grande, Möbius!!

TSI-NA-PAH dijo...

Veronicaaaaaaaaaaaaaaaaaaahhhhhhhhhh!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!

saroide dijo...

Qué recuerdos. La peli-petirroja, que la llamaba el bicho orejón.

Belén dijo...

Ostras cómo me he reído jajajajaj

Más que nada porque yo veía el kiosko y a Vero la veía como una amiguica! jajajajajajajajajaj

Pero ya veo que no lo era no ;)

MIl besos

Lillu dijo...

Yo lo que más recuerdo de ella es que era una tía super alta!! Y tenía cara de buena gente, como de la vecina de al lado... la parte sensual ya no la puedo analizar, porque con aquellos años que yo tenía era pecado pensar esas cosas XDDD

saluditos

Möbius el Crononauta dijo...

supersalvajuan: por algo será

kar: yo siempre conservaré su imagen... ains

tsinapah: como diría Aitor FP, seh

saroide: toma memoria. Sisisi

Belén: jaja bueno amiguica para unos, reconcome para otros

Lillu: ni yo, pero vaya, tenía un algo que creo que ya sé que era

Dr. Quatermass dijo...

http://www.youtube.com/watch?v=UQ7cGyHYDMU

Lógicamente ahora Mengod es una señora estupenda, pero entonces abrió la veda de poner a mazizorras en programas infantiles, porque para los que tenemos algún añito más somos de Sonia Martinez y ya casi no catamos lo que había antes (maria luisa seco, rancio rancio)

Saludos!