domingo, 26 de julio de 2009

White Line Fever

Decir drogas es decir Lemmy Kilmister. Decir sexo es decir Lemmy Kilmister. Y hablando de rock, bueno, decididamente eso es un golpe de remo para Lemmy Kilmister. El que probablemente sea el forajido por excelencia del rock and roll parece una incólume columna de piedra que lo ha visto y oído todo. Es uno de esos tipos que cuenta con fans entre las propias estrellas de rock, y eso desde luego no todo el mundo lo consigue. Sí, por qué no admitirlo: Lemmy es Dios. Aunque él seguramente preferiría el término "viejo pirata repleto de ron y gurú devorador de tiernas jovencitas". Si había una estrella de rock que debía plasmar sus recuerdos en un libro ése era desde luego good ol' Lemmy.

White Line Fever es el título de su autobiografía, y aunque seguramente oculte más de lo que cuenta (o tal vez haya olvidado gran parte, como aquel año que fue tan bueno y del que nada recuerda), desde luego es un libro repleto de jugosas anécdotas que además es toda una muestra de la filosofía vital del gran hombre. Aunque ayudado por una tal Janiss Garza, el estilo ameno y dicharachero de Lemmy está ahí, así como su humor tan irónico e inglés, que realmente le hace a uno partirse la caja a cada rato.

Que yo sepa aún no hay edición en castellano, pero bueno, si últimamente han llegado traducciones de The Dirt y otros míticos libros rockeros, es de esperar y desear que White Line Fever llegue tarde o temprano. Mientras tanto, os dejo con unas perlitas del libro. Palabra de Lemmy.

De vuelta a casa mi madre y mi padrastro sabían exactamente a lo que me dedicaba. Era bastante obvio - veían la procesión constante de chicas. El garaje había sido convertido en un centro habitable, para mí solo, y llevaba a las chicas allí. Mi padre solía venir y pillarme haciéndolo. Me pilló tantas veces, que era jodidamente absurdo; creo que era un voyeur.

Así que cuando ellas regresaron a Stockport, Ming y yo las seguimos. Conseguimos un piso en Heaton Moor Road y continuamos conociendo gente, que no tenía un sitio donde quedarse, así que les dejábamos dormir en el suelo, o el sofá o algún sitio, ¡y en un mes éramos treinta y seis personas en una habitación!

Cuando dejé Hawkwind, los cojones se vinieron conmigo.

Así que mi manager y yo fuimos al médico, que tomó algunas muestras de sangre y volvió con las malas noticias: - "Tengo que decírselo", dijo. "La sangre pura le matará". - "¿Qué?" - "Usted ya no tiene sangre humana. Y tampoco puede donar sangre. Olvídelo, mataría al hombre medio, debido a que usted es altamente tóxico".

Otro país por el que giramos ese año fue Yugoslavia. Fue entonces cuando Phil Campbell hizo uno de sus varios intentos de dejar Motörhead - durante un tiempo parecía que fuera a dejar la banda un día sí y otro no. No estoy seguro de que le pasaba realmente por entonces - parecía que tuviera un ataque de nervios o algo. En fin, viajábamos por Croacia, en las montañas. Estábamos en medio de la nada - todo lo que tienen allí son ovejas, cabras, peñascos y el típico pastor - y era noche cerrada, y Phil estaba discutiendo con alguien. No recuerdo cual era el problema, pero desproticaba de un lado a otro del autobús, empaquetando sus cosas y gritando '¡Parad este autobús! Al conductor croata no le importó: paró el autobús y -¡fom!- abrió la puerta. Así que Phil salió con dos maletas del autobús y se metió en un metro de nieve. Había una ventisca soplando horizontalmente mientras escudriñaba los alrededores. A su izquierda había nieve acumulada y abajo en el valle, muy, muy a lo lejos, había una sola luz. Se apagó mientras la miraba. Ése fue un jodido gran momento - un momento para atesorar en la historia de Motörhead. Ni que decir tiene, Phil no dejó el grupo aquella noche.

16 comentarios:

supersalvajuan dijo...

No conocía al tipo este. Y no se lo ha pasado nada mal el individuo.

ROCK´N ROLL OUTLAW dijo...

Realmente un libro adictivo. Me lo leí casi de un tirón.

Akeru dijo...

Que grande Lemmy... ¡¡¡MOTORHEAD FOREVER!!!

Mr. Shhh dijo...

Como dijo uno de los personajes de Steve: "Lemmy is God".
=)

elprimerhombre dijo...

Pues yo tampoco conocía a este tío, pero sí que se lo pasó a lo grande. Me imagino que también te habrás leído "Por favor, mátame", un libro sobre el punk con el que me lo pasé bastante bien. Iggy Pop no sé cómo aún está vivo. Un saludo!

TSI-NA-PAH dijo...

¿Que no conocia a este tio?,i don't beleive.
saludos

GorDT dijo...

Buena recomendacion de lectura, pena que yo por lo menos no me manejo nada de nada con el ingles. Lemmy es un personje de cuidado y parte de la historia del rock.

Saludos!!

Aitor Fuckin' Perry dijo...

No conocen a Lemmy?

WTF?

Anyway, la escena de Campbell en algún descampado nevado de los Balcanes es colosal. Y el "cuando dejé Hawkwind, los cojones se vinieron conmigo".

Kilmister rules.

Jah Work dijo...

Buenas!

merci por la recomendación, puede estar bien prácticar inglés con Lemmy...aunque también puede que no me entere de la mitad!

Saludos!

edhigy dijo...

La anécdota de la sangre es sin ninguna duda de lo más peculiar.

Adrian Vogel dijo...

En cuanto vuelva a Madrid me hago con el libro. ¡Un libro de Lemmy!

ROCKLAND dijo...

Otro libro más que interesante a añadir a la cesta con el de Led Zep o Keith richerds.

Decir la palabra rock'n'roll es decir LEMMY y punto.

Saludos

Silvio dijo...

Lemmy es lo más, al igual que el disco "On Parole" de Mötorhead. Rock On !!

sammy tylerose dijo...

Genial lo del padrastro mirón! Envidioso de tener un hijastro tan feo y tan follador!

Möbius el Crononauta dijo...

supersalvajuan: nada mal, te lo aseguro

RocknRoll Outlaw: lástima que no tuviera el doble de páginas

Akeru: hell yeah

MrShhh: ¡siempre dije que Steve era un tipo sabio!

elprimerhombre: aun no me he hecho con él, pero cualquier día caerá

Tsinapah: ya ves...

GorDT: a ver si sacan una edición en español, este es un libro necesario

Aitor: la vida te da sorpresas, sorpresas te da la vida

Jah Work: de lo que te enteres valdrá por muchos libros, te lo aseguro

edighy: y es que todo lo que rodea a este hombre lo es

Adrian: ¡seguro que lo disfrutas!

Rockland: que siga la racha de libros, amigo

Silvio: gran disco ese, no se suele citarlo, pero me encantan esos temas tan sixties con toque Pink Fairies

sammy tylerrose: seguro que habría deseado tener 20 años en los 60

Dr. Quatermass dijo...

Que grande Lemmy, este libro tiene que venirse para mi coleccion de rock. Desde luego si hay alguien de quien me crea los excesos es de este pollo.

Saludos!