martes, 28 de julio de 2009

Tardes de Tour

Con el alucinógeno momento del himno danés como broche de ¿oro?, se cerraba el domingo pasado un nuevo Tour de Francia, que tenía por segunda vez como ganador a Alberto Contador, y que confirma lo mucho que tienen que decir los ciclistas españoles en la prueba francesa. Y a Alberto aun le queda cuerda para rato. Y, sí, vaya, un aplauso para el señor Lance Armstrong, vuelve tras tres años, casi cuarentón, y va el tío y queda tercero. Vaya tipo. Y con cara de ¡hmpf! durante la entrega de premios y demás. Este hombre no cambiará nunca.
En realidad de lo que quiero hablar no es del Tour 2009, sino de la prueba en sí, el ciclismo y mis propios recuerdos. Si no les interesa ese extraño deporte de la dos ruedas o lo que tenga que decir sobre él pueden simplemente saltarse todo este texto, en realidad lo escribo para mí mismo, como un diálogo con mi propio yo. De todas formas, en algún momento me gustaría ponerme a escribir unos pocos capítulos dedicados a la historia del Tour de Francia, no demasiado profundamente, porque no tengo los conocimientos para ello, pero aun así antes debería documentarme. Pero bueno, de momento eso es sólo uno de tantos proyectos que cruzan por mi mente.

Muchos dicen que los ciclistas son, de entre los deportistas de élite, toda una raza en sí misma, y que la locura que les invade de pegarse palizas pedaleando sólo es superada por los suicidas de los alpinistas y demás. Desde luego, cuando se habla de la fatiga de los jugadores de fútbol por la sobrecarga de partidos, es inevitable no sonreírse pensando en las palizas que se pegan los ciclistas, donde raramente una etapa se suspende o se acorta por culpa de la lluvia, el calor o la nieve. Y al igual que los ciclistas, los aficionados al ciclismo televisado también parecen a veces seres raros que viven con pasión un deporte donde supuestamente nunca pasa nada y donde no hay Cristianos Ronaldos que vuelvan locas a las fans. Y aunque sea cierto que una etapa monónota del Tour puede superar en aburrimiento al partido de fútbol más aburrido, cuando la lucha se desata se crea un ambiente que pocas veces se da en el balompié. Y, además, siempre nos quedan los bonitos paisajes.

Mi afición al fútbol ya queda muy lejana, y apenas sí lo sigo en los campeonatos internacionales por países. Un buen día encontré otros alicientes, y simplemente no había sitio para el once contra once. Y, por qué no decirlo, también me cansé del borreguismo de muchos aficionados. Aunque no piensen que fui forofo de bufanda y estadio, lo mio era la televisión. Pero, en fin, que me cansé de las conversaciones absurdas, el monotema, y de la prensa deportiva española que, al menos a nivel nacional, no sé por qué no hablan tan mal de ella como lo hacen con la prensa del corazón.
La NBA se alejó de mí porque pasó a los canales de pago. Los días de gloria de Mike Tyson pasaron, la tele dejó de emitir los combates de los pesados y si uno se declaraba fan del boxeo le miraban como a un depravado que se divierte con la sangre de dos tipos y que come cabezas de ciervo enfitadas, y que seguro tiene a un caballo por senador guardado en casa. Y, bueno, al final lo que quedaba era el ciclismo, y las Olimpiadas.

No es que en mi casa el ciclismo fuera una constante, pero desde luego recuerdo que en las tardes de verano cuando llegaba la alta montaña era probable que en la televisión se pusiera el ciclismo. Y no es que me pareciera realmente excitante, pero claro para un pequeñajo ver a tipos en bicicleta podía no ser el mejor de los entretenimientos. Pero, vaya, al fin y al cabo, uno siempre había querido su bici, y allí había una conexión. Aunque no sé si el rock llegó demasiado pronto, pero la idea de montar en bici nunca llegó a calar en mí, una lástima; dudo que hubiera en mí un Eddie Merckx en potencia, pero bueno, nunca se sabe... yo prefiero pensar, que efectivamente, el mundo ha perdido a un gran campeón conmigo.

Como cualquier buen aficionado al ciclismo de carretera sabe, el Tour de Francia es la reina de todas las pruebas, y yo al menos comencé a aficionarme al ciclismo viendo el Tour. Cuando ya con un poco más de seso comprendí toda la épica que rodeaba a la prueba, y lo excitante de las etapas de alta montaña, desde luego ya encontré algo con que llenar mi tiempo las tórridas tardes de julio. Y. sí, tampoco lo negaré, descubrí también el potencial del Tour, junto a los documentales de animales de la sabana africana, para las megasiestas. Aunque esto merece un párrafo aparte.

Para los clásicos seguidores de Tour TVE ha sido siempre el lugar donde seguir las andanzas de los ciclistas en el Tour. Por suerte el ciclismo no parece que tenga tanto tirón como el fútbol o la NBA y prácticamente ha estado siempre en la televisión nacional, aunque aun recuerdo Giro retransmitido por Telecinco absolutamente alucinógeno y desastroso. Pero lo de aquel año más que un párrafo aparte merecería un post entero.
En fin, el caso es que hubo un día en que los comentaristas no eran el bueno de Carlos de Andrés y el dicharachero Pedro Delgado, sino el gran y añorado Pedro González, que antes de que llegara como comentarista Perico ponía voz al Tour con su característico tono cálido y monocorde que, sobretodo en las etapas más tranquilas, pues, la verdad, servía como fondo perfecto para una megasiesta brutal. Un gran tipo Pedro González, yo creo que a veces hasta él mismo se adormilaba, de hecho guardo en la memoria una imagen del pobre comentarista enfundado en una chaqueta invernal, con bufanda, nariz roja y una taza humeante en las manos, retransmitiendo desde algun puerto de montaña, y vamos, creo que realmente hacía esfuerzos por no quedarse sobado. Por supuesto con la llegada del gran Pedro Delgado todo cambió; el ex-campeón es un tipo demasiado animado como para que se caiga en la retransmisión de run-run.

Bueno, como iba diciendo, me aficioné a ver el ciclismo, especialmente el Tour, y por aquellos días Pedro Delgado se encontraba ya en las postrimerías de su carrera, y Miguel Indurain estaba a punto de revelarse como el gran ciclista que fue. De hecho los dos corrieron en un encuentro ciclista donde veraneaba, y aun más, se alojaron ¡dos pisos abajo de donde vivía yo! Les vitoreamos un rato (bueno, más bien vitoreamos a Perico, que era el hombre del momento, porque de Indurain nada sabíamos, pero recuerdo su desgarbada figura junto a la del segoviano. Por supuesto no nos dieron ni un triste saludo, imagino que debían estar hasta el gorro de niños gritones).

Y bueno, en 1991 llegó el primer Tour de Indurain, y una etapa de reinado como la de otros corredores míticos del pasado sobre los que tanto había leído o me habían hablado, y que siempre me preguntaba como habrían sido. Y además en este caso era un español el líder insultante de la carrera. Lo que siguió a continuación fue muy parecido a lo que ha pasado con Fernando Alonso: de repente a todo el mundo le gustaba el ciclismo, en los bares todo el mundo era un entendido del ciclismo, y, con la ventaja que supone el poder dar pedales por la carretera y no poder ir con un coche de carreras, todo el mundo pareció comparse una bicicleta. Fueron tiempos muy excitantes aquellos, a pesar de que hubiera gente que decía que si el navarro era un ciclista robot, o que si no era ambicioso, o tal y cual. Para mí el único sinsabor, aparte de no poder verle enfundarse un sexto maillot amarillo en París, fue el que no pudiera ganar una Vuelta y completar las tres rondas como los más grandes.

Poco después llegaría la gran crisis al ciclismo y al Tour. El escándalo del dopaje del equipo Festina, las detenciones, los interrogatorios, la Operación Puerto, más escándalos en el 2006... muchos asuntos vergonzosos, y no sólo por parte de ciclistas y médicos deportivos, sino por un trato que en ocasiones parecía que estuvieran tratando con criminales o asesinos. Me pregunté muchas veces si en la lucha contra el dopaje actuarían de la misma manera si fueran jugadores del Real Madrid.
La profunda crisis del deporte y del Tour tuvo muchas consecuencias, y aun hoy me pregunto si la herida llegará a cerrarse del todo. De repente se comenzó a atacar a los ciclistas, a poner en dudas logros tanto presentes como pasados, y, en fin, parecía que de repente el ciclismo fuera una reunión de yonkis en bicicleta que se paseaban por la montaña. Como suele pasar, se acusó y no se reflexionó.

No recuerdo que gran ex-campeón dijo aquella frase de "no esperarán que subamos y bajemos montañas sólo con espaguetis". Tras esa frase se escondía no una excusa para los corredores tramposos, pero sí una interesante reflexión de etapas kilométricas, de búsqueda de espectáculo teniendo en mente las audiencias, la publicidad y los esponsors, y un planteamiento de la carrera que había llevado a muchos ciclistas al límite. Porque, en el ciclismo, como por desgracia ha sucedido en prácticamente todos los deportes, ha habido, hay y habrá dopaje, pero lo que se debe hacer es combatirlo de una forma justa y eficaz, sin montar redadas policiales. Y porque en el ciclismo, como en todos lados, hay pillos, y también hay ciclistas mal aconsejados, o que depositan su confianza en el médico equivocado, o que simplemente se encuentran demasiado presionados.

Ojalá de todo aquel turbio asunto se hayan extraído conclusiones positivas, y los corredores anden más atentos y concienzados, se controle más a los equipos, y si es preciso, que se endurezcan las penas. Que un positivo, una vez testado y recontratestado, no signifique perde r minutos o dos años de suspensión, sino una expulsión total, para que los tramposos sepan que realmente se juegan su carrera. Todo menos demonizar a unos deportistas y un deporte digno como pocos.

Fue precisamente por entonces cuando el desencanto, y, confieso, un arranque chovinista ante la supremacía de Lance Armstrong en el Tour, me llevó por primera vez a dejar escapar algunos Tours. Nada parecía tener sentido, cualquier mínima demostración de superiodad ya se achacaba al uso de EPO o cualquier otra sustancia, se prohibía correr a equipos enteros, las clasificaciones cambiaban por positivos de drogas, y para colmo un norteamericano, oriundo del país que siempre parece dominar en todos los deportes, atacaba la tradicionalmente europea prueba, ignorando otras grandes carreras, y, en fin, yendo a por todas hasta romper la marca de los míticos cinco Tours.
No me entiendan mal, a pesar de los rumores y extrañas evidencias de dopaje, que parece que ya perseguirán a cualquier ciclista que gane algo, aunque sea un osito en la feria, si Armstrong ganó siete Tours fue porque era mejor que los demás, y nada hay que objetar a eso. Pero crecí viendo deportes y apoyando a los españoles, y los demás eran el enemigo. Y, bueno, si los hubiera ganado corriendo Giros o Tours o participando en más clásicas, lo asumiría mejor. Y, sí, sé reconocer su grandeza. Pero vaya, estos norteamericanos, siempre que van de turistas se mean en las tradiciones. ¡Malditos potentados! Y encima de repente los tontolabas de los telediarios le llamaban el mejor ciclista (de carretera habría que puntualizar tal vez) de todos los tiempos. Más bien habrá sido el mejor ganador de Tours de todos los tiempos. ¿Recuerdan a un tal Eddie Merckx?

Y, en fin, que aquí me tienen, reconciliado de nuevo con el ciclismo, especialmente, vuelvo a recalcar, con el Tour, y esperando que ese deporte que mezcla de forma extraña lo individual con el trabajo de equipo, que tanto esfuerzo requiere, y cuya épica es para mí superior a la del fútbol, dejé atrás de una vez por todas los escándalos y vuelve a ser lo que siempre fue: un gran deporte para ver en la tele, admirando paisajes o incluso dando cabezadas. Y que el reinado español en Francia siga por muchos años. ¡Tendréis a Carla Bruni, pero nunca tendréis el maillot amarillo! Muahahaha

17 comentarios:

supersalvajuan dijo...

lAS retransmisiones de Pedro Glez, que tiempos aquellos.

TSI-NA-PAH dijo...

ue pedazo de post te has marcado,a mi me gusta el ciclismo desde que un amigo mio cex-gran ciclista me explico todos los entresijos de este deporte.España siempre ha tenido grandes ciclista y yo prefiero el maillot jaune a carla bruni y esa cara de panfila que me trae.
saludos

L´Esbarzer dijo...

El ciclismo de carretera tiene todavía futuro ya que las retransmisiones en TV funcionan. Pero el mountain bike(mtb) le está comiendo terreno, y la UCI así lo ha visto y lo trata con dignidad. Si la UCI contrata a un buen realizador que consiga hacer no solo decente sino espectacular una retransmisión de mtb, las cosas cambiarán y mucho. El mtb televisado es aburridísimo, pero la cosa cambiará. Si hasta los aficionados al Tri y al Du se están pasando a competiciones de montaña! Pedalear sin coches ni camiones!! (¿se nota que practico mtb y no carretera?jejeje)
Y lo del himno: no lo entiendo. Contador estaba ahí por dinero, es un profesional y le paga su equipo, y la publicidad etc, etc. ¿para qué un himno? Si lo hago bien en mi curro, y muchos días lo hago realmente bien, ¿porque me van a poner un himno? Es absurdo!!
A mi no me paga España, me paga mi empresa.
Un último apunte totalmente político: un millón de veces más, el himno que sonó en la "cagada" de Australia, que el himno oficial borbónico. Viva la República!! (pero que no suenen himnos en acontecimientos deportivos!!.)
Perdón por el rollo,
Saludos,
L´E

Aitor Fuckin' Perry dijo...

Parte I

Lo del himno danés fue justicia poética por el verdadero ganador del Tour de 2007, Michael Rassmusen.

Gran post, te pienso comentar por citaciones, plan análisis detallado, con puntualizaciones y todo.

"Y a Alberto aun le queda cuerda para rato"

Sí, pero se vislumbra el problema que había con Indurain en 1992, que como no esté él ahí, mal va la cosa, porque el siguiente español ha sido Astarloza (11º) y luego el pansinsal de Sastre (17º).

"Y, sí, vaya, un aplauso para el señor Lance Armstrong, vuelve tras tres años, casi cuarentón, y va el tío y queda tercero. Vaya tipo. Y con cara de ¡hmpf! durante la entrega de premios y demás. Este hombre no cambiará nunca."

Y que no cambie. Si saca su testículo puede aplastar a los otros 188 del pelotón.

"Desde luego, cuando se habla de la fatiga de los jugadores de fútbol por la sobrecarga de partidos, es inevitable no sonreírse pensando en las palizas que se pegan los ciclistas"

Qué razón, aplaudo con las orejas esta frase. Nada más que añadir. Bueno, sí, que además de vagos se les permiten todos los caprichos del mundo y que pueden tomar lo que quieran. A Tom Boonen le pillan en un control de alcoholemia y es un yonki, en cambio los Romario, Ronaldinho y cía, farloperos míticos, nada, chitón.

"donde no hay Cristianos Ronaldos que vuelvan locas a las fans"

Bueno, ve a Italia y pregunta por el Pippo Pozzatto y se mojarán más bragas que en un concierto de Sebastian Bach. El propio Boonen se largó a Mónaco entre otras cosas por las acosadoras. Y bueno, el gran Mario Cipollini se pinchó a cientos de azafatas y tiene algunos videos caseros con su amigo Rocco Sifredi.

"dudo que hubiera en mí un Eddie Merckx en potencia, pero bueno, nunca se sabe... yo prefiero pensar, que efectivamente, el mundo ha perdido a un gran campeón conmigo"

Nuestros duelos al sol subiendo el Stelvio podrían haber sido antológicos.

"Como cualquier buen aficionado al ciclismo de carretera sabe, el Tour de Francia es la reina de todas las pruebas, y yo al menos comencé a aficionarme al ciclismo viendo el Tour"

¡Ay! Donde esté el Giro y las clásicas... una París-Roubaix vale como 15 etapas del Tour...

"aunque aun recuerdo Giro retransmitido por Telecinco absolutamente alucinógeno y desastroso"

1993, 1994 y 1995, míticos, en especial el del 95 con Rominger vs. Berzin, que el inepto de JJ Santos no sabía ni de qué estaba hablando. Están todos en el Pando y la mula, nadie debería irse de este mundo sin ver la etapa de Aprica donde Pantani reventó a Miguel.

"Por supuesto con la llegada del gran Pedro Delgado todo cambió; el ex-campeón es un tipo demasiado animado como para que se caiga en la retransmisión de run-run"

Perico es un crack y cuenta los peores chistes del mundo. Pero entre la retirada de Pedro y la muerte de González retransmitían juntos... frases míticas suyas hay a decenas, la mejor cuando Pantani destrozó a Tonkov en Pampeago: "Pantani ha hecho lo que parecía imposible". Bueno, con más retórica y dramatismo. Aunque si véis en Youtube la retransmisión de la RAI ya...

“Para mí el único sinsabor, aparte de no poder verle enfundarse un sexto maillot amarillo en París, fue el que no pudiera ganar una Vuelta y completar las tres rondas como los más grandes.”

El Tour del 96’ es un misterio para todos. La historia de la EPO no vale porque venía usándose desde 1994 en cantidades industriales. No es que fuese 3º o 5º, no, fue 11º. Lo de la Vuelta… tampoco lo intentó seriamente, otro misterio.

Aitor Fuckin' Perry dijo...

Parte II

“El escándalo del dopaje del equipo Festina, las detenciones, los interrogatorios, la Operación Puerto, más escándalos en el 2006... muchos asuntos vergonzosos, y no sólo por parte de ciclistas y médicos deportivos, sino por un trato que en ocasiones parecía que estuvieran tratando con criminales o asesinos. Me pregunté muchas veces si en la lucha contra el dopaje actuarían de la misma manera si fueran jugadores del Real Madrid.”

Estoy dándome de cabezazos contra el teclado asintiendo esto. En fin, añadir que cosas como antiestáminicos (Jonathan Vaughters fue forzado a retirarse porque le picó una avispa y el medicamento daba positivo; dos años de sanción si seguía corriendo, por poner un ejemplo) o el famoso Ventolín dan positivo. Es que la gente piensa que toman speed, cristal y caballo y que Nikki Sixx ganó el Giro en 1989.

“Ojalá de todo aquel turbio asunto se hayan extraído conclusiones positivas, y los corredores anden más atentos y concienzados, se controle más a los equipos, y si es preciso, que se endurezcan las penas. Que un positivo, una vez testado y recontratestado, no signifique perde r minutos o dos años de suspensión, sino una expulsión total, para que los tramposos sepan que realmente se juegan su carrera. Todo menos demonizar a unos deportistas y un deporte digno como pocos.”

No, aquí se quiere espectáculo. No digo barra libre, pero sí manga ancha. Limpio-limpio en el deporte profesional de máximo nivel no hay nada. Merckx dio positivo en el Giro del 69’ y no por eso deja de ser el mejor ciclista de la historia.

“Fue precisamente por entonces cuando el desencanto, y, confieso, un arranque chovinista ante la supremacía de Lance Armstrong en el Tour, me llevó por primera vez a dejar escapar algunos Tours. Nada parecía tener sentido, cualquier mínima demostración de superiodad ya se achacaba al uso de EPO o cualquier otra sustancia, se prohibía correr a equipos enteros, las clasificaciones cambiaban por positivos de drogas, y para colmo un norteamericano, oriundo del país que siempre parece dominar en todos los deportes, atacaba la tradicionalmente europea prueba, ignorando otras grandes carreras, y, en fin, yendo a por todas hasta romper la marca de los míticos cinco Tours.”

Lance hacía siempre un primer pico de forma en febrero-marzo corriendo algunas carreras y luego junio y julio a tope y a veces agosto y carreras como Lieja y Amstel. Vamos, como el 90% del pelotón. Mira la temporada de Miguel en 1995 Crononauta. Y lo de los cinco Tours es engañoso, Hinault y Merckx los fueron ganando salteados y es muy probable que si se hubiesen centrado como Miguel habrían ganado más. En aquellos años el Tour no tenía la importancia en plan “vamos a ganar X Tour”.

“si Armstrong ganó siete Tours fue porque era mejor que los demás, y nada hay que objetar a eso”

También hay que decir que se enfrentó a la peor generación de ciclistas, fenómenos como Mancebo, Basso, un Ullrich gordo y pasota, Beloki, Rumsas y compañía, igualito que los Pantani, Rominger, Chiapucci y Bugno, por ejemplo.

“Pero vaya, estos norteamericanos, siempre que van de turistas se mean en las tradiciones. ¡Malditos potentados!”

Unos tales Greg Lemond, Barry Hoban y los británicos Robert Millar, Tom Simpson, Sean Kelly, Stephen Roche, los sprinters australianos… vamos, que había anglosajones antes de Lance.

“Y, en fin, que aquí me tienen, reconciliado de nuevo con el ciclismo, especialmente, vuelvo a recalcar, con el Tour”

Esto me fascina en especial porque desde 2003 el Tour suele ser de lo peor del año. El Giro, la París-Niza, País Vasco y las clásicas le dan mil vueltas. Hasta la Vuelta, que este año tiene un recorrido estupendo.

“¡Tendréis a Carla Bruni, pero nunca tendréis el maillot amarillo!”

Y los alemanes dirán: ¡pero nadie tiene las tetas de Ullrich!

Lillu dijo...

Yo me aficioné al ciclismo más o menos por la época que tú comentas, cuando Indurain empezaba a despegar y Perico ponía fin a su carrera. Me tragué todos los Tours de Indurain (cinco, si no recuerdo mal) y por entonces me parecía emocionantísimo. Hasta que dejó de parecérmelo XD Pues un buen día se me fue la ilusión por ver a la serpiente multicolor y no volví a ver más ciclismo. Son de esas cosas que marcan etapas de tu vida, como un determinado tipo de música o una forma de vestir. Yo veía el ciclismo con mi padre, después de comer y hacía del hijo varón aficionado a los deportes que nunca tuvo :D Una vez, en una Vuelta a Galicia incluso me hice una foto con Álvaro Pino!

Fue una bonita época :)

saluditos

sammy tylerose dijo...

Y que nadie se olvide del papel de Kike Supermix en esas retransmisiones de Tele5! Mega-entrañable post, creo al 90% de adolescentes de una generación nos marcaron esas tardes de julio con Indurain. Yo mismo me lancé a conquistar las curvas de Collserola durante una temporada con pésimos resultados. Eso si, las bajadas como un torpedo en posición aerodinámica eran memorables!
El declive de Indurain fue asombroso. De ser un emperador a un matado en apenas unos meses, muy curioso. El abandono en la Vuelta a su paso por el hotel fue dolorosísimo para sus fans. Pero vamos, cuando Berzin le birló el Giro en la famosa crono e Indu culpó a una "alergia" es cuando la gasolina se empezó a terminar.

ROCKLAND dijo...

Joder, pedazo de entrada te has currado amigo!!
En mi casa, lo del tour siempre ha sido un ritual desde los tiempos de Perico o Arroyo y la cosa sigue por supuesto.
Qué bien haces en recordar a Pedro Gonzalez como comentarista. Se fue de este mundo bastante jóven, el hombre.
Armonstrong sigue siendo genio y figura y tiene un mérito de la hostia ser tercero a sus años...increíble!!
¿El mejor deportista de la historia? Mmmmm...

Saludos

"EnLaCuerdaFlojaDesde1968" dijo...

Lance es tercero gracias a Contador.
Sino,ni de coña.
no estaria ni en los 10 primeros.
Siempre revienta a los del equipo en su favor y solo se ha dedicado a esa carrera en toda su vida,como bien dices.
Que tiene 40 años pues que bien,imaginate como se tiene que cuidar ese individuo,me cuido yo asi y vivo 100 años de puta madre.Lo siento Crono,parece que te ataco ,pero es que hablar del Amstrong ,me cabrea.............
un poco...:) saludos bicivolador!!!

ladridos dijo...

Me ha encantado el post. Yo también he vuelto a seguir el Tour este año después de haber andado bastante desencantado con el ciclismo recientemente. No soy muy amigo de los ataques en el último kilómetro del último puerto de cada etapa, pero aún así he disfrutado mucho de este Tour. Y eso que Contador y Andy Schleck corrían con las manos atadas por sus respectivos equipos... Por el bien del espectáculo ojalá el año que viene veamos a Alberto, Andy y Lance cada uno en un equipo diferente y con ganas de plantear batalla.

Respecto a los recuerdos alucinógenos del Giro, uf... 1994 Berzin (o el doctor Ferrari, quizá) birlándole Giro a Indurain y... QUIQUE SUPERMIX... Qué locura.

¡Espero con avidez más posts de ciclismo!

Saludos,

E.B.

saciuf dijo...

Por aquí vivimos el ciclismo casi como una religión y sinceramente me apasiona.
Desde que tengo uso de razón recuerdo que en casa se veía la carrera,la que tocara en cada momento porque la ETB se encarga de retrasmitirlas casi todas. La época Indurain fue apoteósica (también corre por mis venas sangre navarra así que....)y actualmente hay corredores muy buenos y encima el Euskaltel resiste!!!! :)

Lucifer, Becario del Mal dijo...

Indurain doblando a Bugno, Claudio demarrando a 200km de meta, Fignon pateando la bici, Virenque ligando con las femmes, Fabio Casartelli, Pantani atacando cuesta abajo, L'Equipe negando la existencia de drogas en francia ... cuántos momentos...

Dr. Quatermass dijo...

Que gran post, pero nada se puede comparar a las subidas de adrenalina que los ataques de Perico Delgado me provocaban. Nunca el ciclismo fue tanta epica, ni la nenaza de Indurain. Perico demarrando lo mas.... aunque frecuentemente perdiera luego 20 min.

Johnny dijo...

Grandes locutores los de TVE, Pedro gonzález en ciclismo, y el que había antes en las motos... grandes megasiestas.

Angus dijo...

Solo seguía en ciclismo cuando era pequeño y, con la llegada del buen tiempo, empezábamos la época de las chapas y hacíamos la vuelta al patio del cole por los bordes de las aceras; tardábamos dos o tres semanas en completar todas las etapas.
En aquella época me sabía todos los nombres y equipos, pero ya entonces, y ahora, me aburre soberanamente como deporte para ver por TV.

Möbius el Crononauta dijo...

supersalvajuan: tiempos de ciclismo y azúcar

Tsinapah: jaja otras partes de su cuerpo no son tan pánfilas, creo

L'Esbarzer: si en las mountain bikes van sin pinganillos, tal vez aun llegué el día en que la gente le conceda más importancia.
Hombre, cierto es que no corren por países sino por equipos, aunque no siempre fue así... ¿pero que sería del deporte sin los himnos? Con el gusto que da oir el himno alemán e invadir Polonia

Aitor Megaduque: bueno, te responderé a las desavenencias, porque lo otro sería muy largo, y tampoco hace falta que nos chupemos las pollas todavía

-Pobre Sastre, que te ha hecho, el pobrecico. Bueno, tras Indurain tampoco parecía que fuera a ver más, y en unos años, mira... nunca se sabe
-Bueno, tu que estas más cerca de las adolescentes que yo, no me vayas a decir ahora que los ciclistas son sex symbols por excelencia... siempre han sido feos y reveníos, lo otro son excepciones
-y una buena etapa del Tour vale por todas las clásicas del mundo
-si no recuerdo mal, en el 96 la primera semana hubo monzón y el Indu acabó jodido
-mmm eso de Merckx, tendría que investigarlo
-permíteme que disienta, a pesar de que eres más master en ciclismo que yo, pero dudo mucho que el 90% del pelotón (o para lo que importa, el 90% de los campeones de Tour) se planteen la temporada con el morro de Armstrong
-los anglosajones, algunos, son europeos. Y Greg Lemond era más caballeroso. ¡Y tanto defender a Armstie es sospechoso!
-nadie, no. ¡Robert Plant las tiene!

Eso sí, no esperes que te hubiera dejado ganar una etapa como Contador o Indurain... ¡yo corro a lo Merckx!

Lillu: los eternos ciclos, al menos te ha dejado buenos recuerdos

Sammy: hombre, no veo porque no pudo ser una "alergia". Y en esto del deporte de élite, ya sabes, de un año a otro pueden pasar mil cosas. Y Miguelón, bueno, tampoco le caracterizó una ambición desmedida

Rockland: ya ves, me he puesto y... ¿mejor deportista de la historia? en cuanto a huevos (no pun intended) o fortaleza mental tal vez, pero... NOT!

CuerdaFloja: bueno no sé si gracias a Contador, pero vaya, por mucho que diga Aitor, Armstrong iba a lo que iba, y eso no está bien

ladridos: ojalá se deshicieran de los pinganillos de una vez, pero no pasará. ¡Esos Giros de T5 eran indescriptibles!

saciuf: los del Euskatel nos recuerdan nuestro gran pasado, de cuando apenas ganábamos nada que no fueran etapas... grandes tipos los del Euskatel

Lucifer: ojalá no se pierdan como lágrimas en la lluvia

DrQuatermass: Perico era un gran demarrador, pero hombre, tanto como Indurain una nenaza... no era el tipo más combativo, pero en fins, algo de mérito tenía

Johnny: si, ahora no hay quien duerma

Angus: esas chapas megamíticas... aunque ahora te aburra, ¡seguro que ves un bote de Kas y piensas en ciclismo!

ladridos dijo...

Yo cada vez que mando una carta en EEUU pienso en ciclismo. Concretamente en el maldito molinillo, en Manolito, Chechu y Roberto haciéndole toda la subida a Lance, y en Joseba despeñándose y abandonando el tour (aunque fuera de la ONCE me acuerdo de él cuando veo el simbolito de US Postal).

¡No más molinillo! ¡No más fichar al mejor escalador para hacer la subida a rueda! ¡Andy no te vayas al Radioshack!



Uf, qué agusto me he quedado.