sábado, 18 de julio de 2009

Spiritual Beggars


Ahora que un colega me ha pasado (¡sí, como en los viejos tiempos!) la reedición del debut de Spiritual Beggars, pues me parece un buen momento para repasar la vida y milagros de la banda del sueco Michael Amott.

No sé si será cosa del clima, que encierra a los pálidos suecos en casa, pero no conozco muchos 'deathmetaleros' que parezcan capaces de ser tan versátiles como Nicke Anderson o el propio Amott, que tras abandonar Carcass decidió montarse un proyecto de pesados riffs setenteros que tal vez hoy en día serían tiltados como stoner rock. Desde luego cuando los escuché por primera vez, como el stoner no era tan popular, lo etiquetábamos así, como "riffs setenteros pesados". O sea, un grupo que sabiamente sabía jugar con el legado de, cómo no, los beyond-the-beyond Black Sabbath.

Junto al batería Ludwig Witt y el bajista y vocalista Spice, Amott se descargó con un estupendo debut repleto de grandes riffs enraízados en la gloria de sus antepasados. Un tema como "Under Silence" podría haber sido facturado por el primer Hendrix, "Blind Mountain" recuerda a sus contemporáneos de Kyuss, y, en fin, en general por el disco sobrevuela en todo momento el legado del cuarteto de Birmingham.
Tras un segundo álbum (Another Way To Shine) y un tercer trabajo, Mantra III, donde parece que la influencia del stoner californiano se deja notar cada vez más, llega el celebrado Ad Astra, con el que comienzan a dar que hablar por todas partes.

A la contundencia de anteriores trabajos hay que añadir la riqueza de unos teclados que ya provenían del anterior disco, y un acercamiento al sonido clásico del hard rock 70s, aunque conservando la agresividad de la última decada del siglo XX. "Wonderful World", por ejemplo, muestra por momentos agresiones sónicas dignas de un Jon Lord empapado en crack liderando a unos Deep Purple más vikingos que nunca, aunque en "Sedated" Amott nos recuerda cuales son sus orígenes, sin por ello dejar de dar paso a pasajes más melódicos. "Angel of Bretayal" se convirtió por derecho propio en uno de los temás más radiados de la banda, y no podía ser menos, al ser la perfecta combinación entre melodía y contundencia; lo mejor de la década de los 70 y de los 90 forjado en cremosos sonidos de pastelito suizo. "Blessed" es una muestra de la energía que un buen día le robó una rubicunda mujer a Ritchie Blackmore, mientras que "Per Aspera Ad Astra" nos demuestra que Amott y los suyos también tienen su corazoncito de adolescente jebi criado en los 80. Y, en fin, la cruda "Until The Morning", la movida "On Dark Rivers" o la pantagruélica "Let The Magic Talk" hacen del Ad Astra uno de los mejores discos de música contundente del prácticamente ya nuevo milenio.

Ese cambio de milenio traería también cambios de formación. Spice ya no estaba en el barco, y los rumores apuntaban al total protagonismo de Amott en la banda. De todas formas no hablaré de su On Fire, del que nada he oído, pero sí del Demons, el último trabajo de los Spiritual Beggars del que tengo noticia hasta ahora. Nuevo vocalista y nuevo bajista, aunque las diferencias no son demasiadas. El nuevo cantante, JB Christofferson, tiene un punto más melódico en la voz, pero aparte de eso el sonido sigue siendo básicamente el mismo. Hay grandes temas como el 'nugentiano' "One Man Army", la dicharachera "Dying Every Day" o el típico tema contudente como "In My Blood". Sin embargo temas como "Through The Halls" o "Born To Die", que no sólo se acerca a los AIC en el título, sin ser malos, no me convencen demasiado. En resumen, los Spiritual del Demons no me parece que estén a la altura de la formación original, pero siguen teniendo buenos temas que ofrecer.


4 comentarios:

sammy tylerose dijo...

Me ha gustado el tema del video, muy a lo Corrosion. Spiritual Beggars, asignatura pendiente. A ver si algún día me encuentro "Ad Astra" a 5 euros por el FNAC, jejeje.

Aitor Fuckin' Perry dijo...

Ya podía Amott haberse dejado de Arch Enemy y hacer de Spiritual Beggars una banda al nivel de Monster Magnet. Joder, Ad Astra es una obra maestra y Another Way To Shine y Mantra III son una pasada. I pity the Amott, que diría Mr. T.

Y sobre todo haberse quedado con Spice... el JB este es ni la mitad de bueno. Lo dicho... muy melódico... un mingafría. Spice era el berserker definitivo.

kareemah dijo...

Uhh polemista! haha, tienes razón hombre pero eso Lupe, Kanye west...eran pecados!De todas formas opinas lo mismo de A tribe called Quest(al menos de sus canciones más viejas)?.
Me ha convencido tu vídeo sí señor.Cuando termine con Zep a fondo lo mismo los bicheo a ellos quizá.Saludos mañaneros.

Möbius el Crononauta dijo...

Sammy: sí que tienen un punto a los Corrosion, sí, aunque COC son mucho COC.

Aitor: pues sí, pero no sé, con los Arch quizás se pague el piso o le proporcione groupies góticas.
Hombre Spice y Amott eran como pan y mantequilla, pero JB no está tan mal. Pero vamos, sí, desde luego no es el bruto de Spice

kareemah: sí, pecados, pero algunos más que pecados eran... orgías de sangre. ¡tatu, nickelback!
De A Tribe Called Quest me sonaba el nombre, he visto un par de videos y creo que el cantante colaboró en alguna ocasión con los De La Soul, me sonarían de eso probablemente.
No sabría que decirte, algún tema vacilón tienen, pero... poca chicha les veo yo.