jueves, 23 de julio de 2009

Rocky (1976)

Sylvester Stallone, gran héroe de los 80s, y actor denostado por millones de personas en todo el mundo, no sin razón. El amigo Stallone nos ha brindado decenas de películas desastrosas y actuando nunca ha sido gran cosa, aunque me temo que el doblaje español nunca le ha ayudado. Pero allá en los 70 hizo cosas interesantes, aunque su debut semiporno no le augurara un gran futuro, pero América es la tierra de las oportunidades, y supo aprovechar la suya. Pasó de un divertido cameo en Bananas y participar en el pequeño clásico de Serie B La carrera de la muerte del año 2000 a sorprender a todo Dios con nominaciones a los Oscar como mejor actor y guionista, y llevando a Rocky a arrebatarle las estuillas a mejor película y director a todo un Martin Scorsese y su Taxi Driver. ¿Habría merecido Scorsese mejor suerte? Sin duda, pero Rocky no era una película del montón. En la ceremonia de los Oscar de aquel año Stallone logró ponerse, por unos momentos, a la altura de nada menos que un Chaplin o un Orson Welles, y ya nunca más tuvo que preocuparse por su futuro. Rocky fue la gran revelación de aquel año, el sueño hecho realidad de Stallone, un proyecto en el que había creído y por el que había luchado a toda costa. En lo que restaba de década Stallone aun haría cosas interesantes como F.I.S.T., y en el 82 una buena adaptación de ese curioso e interesante libro que es Primera sangre, pero pronto llegaría el Stallone desatado, para entonces Rocky Balboa ya era una broma y pronto transformaría a John Rambo de un veterano de Vietnam inadaptado al puño cultural de Reagan. Y aunque a muchos nos parezcan entrañables films como Rambo II o Yo, el halcón, lo cierto es que poco tenían que ver con el buen cine. Lo cual no quita para que no sean clásicos a su manera.

Todo comenzó un 24 de mayo de 1975, cuando un, según muchos, acabado boxeador veterano sorprendió al mundo al complicarle la existencia a todo un Mohamed Ali en lo que a priori iba a ser un combate fácil, un trámite de preparación para futuras conquistas del mítico campeón de los pesados. Chuck Wepner, el don nadie que como mucho iba a durar tres asaltos, no sólo aguantó en pie los quince asaltos del combate, sino que llegó a derribar al campeón con un golpe que cogió a Ali por sorpresa. A quince segundos del final del combate, Wepner cayó sobre las cuerdas, tras haber recibido un constante castigo de Ali, y perdió el combate. Pero la derrota importaba poco, ya había hecho historia. Ese increíble combate fascinó a muchos televidentes, entre ellos un ambicioso Stallone que vio en Wepner un pasaporte para la élite de Hollywood.

Stallone trabajó en su guión y la historia de cómo se convirtió en un film de éxito casi daría para otra película. Stallone puso mucho de sí mismo en Balboa, y sabía que tenía algo bueno entre manos. Fue así como se aferró a su guión, prácticamente yéndole la vida en ello, y rechazando miles de dólares por su historia. Fue uno de esos casos en que el protagonista vio el claro el camino y lo siguió hasta el final. Si querían su guión, le tendrían que dar el papel protagonista. Y finalmente se salió con la suya, a cambio de trabajar como guionista prácticamente gratis, y cobrando un mínimo por actuar, y participando en un proyecto cuyo prespuesto se redujo a la mitad una vez se confirmó que el protagonista sería él y no una gran estrella.

Y así fue como poco a poco se fue creando Rocky, casi como en la propia película, con mucho esfuerzo, improvisación, y pocos medios. Fue así como durante una audición Carl Weathers, el futuro Apollo Creek, confundió a Stallone con un mero actorcillo que daba la réplica; como se fichó con gran acierto, aunque a última hora, a la gran Talia Shire, hermanísima de Coppola; y como Stallone tuvo que conformarse con tener al rudo Burt Young como Paulie en vez de a Harvey Keitel, y como muchas escenas se rodaron en la calle sin permiso.

John G. Avildsen, el director, un tipo poco conocido que ni siquiera había visto combates de boxeo, logró hacer un buen trabajo, dándonos, por ejemplo, los combates más realistas de toda la saga de Rocky, combates que en posteriores secuelas llegaron al delirio; y por supuesto, una de las escenas míticas del cine de los últimos años, gracias, también, a la labor del compositor Bill Conti.

Y, sí, Stallone no es Monty Clift precisamente, pero encajaba en el papel, y se dejó las entrañas en su actuación. El que hubiera mucho de él en su personaje sin duda se notó; no le recuerdo una actuación más completa que en esta película. Y además, ahí estaban la Shire o el estupendo secundario Burgess Meredith para completar sus huecos. Y Joe Spinell, un tipo a quien siempre hay que nombrar, aunque su papel sea pequeño. Y pocas películas han logrado un final tan épico y tan hortera al mismo tiempo, aunque en España el efecto creo que fue aún peor con un doblador que parecía más bien un enemigo de Stallone.

Stallone se ha ganado a pulso el ser una broma con patas, no me cabe duda, pero es una pena que haya gente que no le de una oportunidad al primer Rocky o al primer Rambo por culpa de las cómicas o infames secuelas que hayan venido después. Especialmente Rocky es un gran film que, por ejemplo, pudo competir en los Oscar del 77 con cintas como Todos los hombres del presidente, Network: un mundo implacable o la citada Taxi Driver. Y eso, amigos, dice mucho en favor del primer Rocky Balboa. Que luego la saga se convirtiera en una comedia no es razón como para negarle al bueno de Stallone su parte de mérito. Ya sabéis, la próxima vez que os riáis con los desmadres fílmicos del amigo Sylvester, recordad que hubo un día en que esta otrora mole de músculos tuvo criterio y hasta sabía manejar una máquina de escribir. Aunque por lo que suele comentar el ex-campeón Joe Frazier, Stallone le sigue debiendo, al menos, algo de crédito por un par de ideas que se convirtieron en escenas iconográficas de la película. Pero así es Hollywood amigos, una eterna casa de putas.

13 comentarios:

TSI-NA-PAH dijo...

Le tengo cariño al amigo Sylvester y Rocky es una gran pelicula de boxeo,en Copland demostro que puede ser un gran actor si quisiese.
Un saludo.

Alí Reyes H. dijo...

Mwe entero de que se inspiró en el último combate de Alí, aunque lo de las viscicitudes para hacer la película es una historia de por sí fascinante ¿Qué raro que no la han llevado a la pantalla grande? porque vale la pena.

supersalvajuan dijo...

Grandísima peli, a pesar de los años. Y en la última frase tienes razón (y siempre hay que desconfiar de las que tienen senos pequeños).

sammy tylerose dijo...

Está muy chula hombre, cualquiera con un poco de gusto disfruta con esta peli. Es todo un clásico. Respecto a Avildsen, dirigió a Belushi años después en "Mis locos vecinos" y el gordo humorista creía que era poco menos que un inutil retrasado! Y lo fuerte es que los estudios le acabaron dando la razón!

Erik dijo...

Ays, me he perdido algun post tuyo, no sabía que habias vuelto a publicar. Mis mas sinceras sorrys.

Qué decir de Rocky, con todos esos puñetazos a camara lenta y el gran Stallone? Una película gigante.

Aitor Fuckin' Perry dijo...

Sé de uno que es forofo absoluto de Rocky y Rambo, pero yo no termino de verle la gracia. Si es que donde estén Hugh Grant y thrillers psicológicos como Love Actually que se quite Silvestre.

Nah, la verdad es que mi cultura cinematográfica es nula, oh, Crononauta, tenga manga ancha con servidor.

Alejandro the Kitsune-san dijo...

gran pelicula y gran historia cinematografica lo que hizo stallones

rocky y sus desastrosas secuelas son importantes para el cine

saludos

Belén dijo...

Pero esta peli es un clásico, sin mas

Besicos

Kraven dijo...

Genial reseña. El bueno de Sly se dejó la piel en el proyecto, si señor.

Reconozco que soy un admirador del amigo Stallone y le saco jugo prácticamente a todo lo que hace, pero creo que con "John Rambo" ha vuelto a dar en la diana.

¡Felicidades por esta pasada de blog que te has currado!

Una senderista. dijo...

Bueno, a mi Stallone me gustó mucho en su época, ahora, me quedo con Rambo primero y último, sobre todo esta última peli, más de uno debería aprender de él, no es tan malo dirigiendo

Anónimo dijo...

Alberto Q.
www.lacoctelera.com/traslaspuertas

Está claro que Stallone no es un actor aclamado por todos pero su guión y actuación del primer Rocky son buenísimos, qué quieres que te diga...

Genial post y reconocida defensa de Sylvester en este caso.

Saludos

Lillu dijo...

Oh, soy una pecadora... no la he visto!! Llevo años intentando remediarlo, lo juro, que dicen que es lo mejor que ha hecho Stallone en su vida :D No me leo tu post (que estoy segura de que es fantástico) por si me spoileas algo. Me pondré a "alquilarla" en el animalejo :P

saluditos

Möbius el Crononauta dijo...

Tsinapah: no llegué a ver Copland, aunque oí hablar de la valía de la peli... pero tampoco creo que Stallone pueda llegar a ser Laurence Olivier

Ali Reyes: al menos seguro que habría dado para un estupendo "como se hizo"

supersalvajuan: es motivo de reflexión ciertamente

sammy tylerose: jaja quizás Belushi tuviera razón, quien sabe, pero al menos con 'Rocky' cumplió

Erik: pues quédate y no peques más

Aitor: ¿parezco Fu Manchu, yo?

Alejandro Kitsune-san: desde luego marcaron una época... a pesar de lo horribles. Pero qué gran comedia es Rock IV

Belén: efetiviwonder

Kraven: gracias por pasar y me alegro que te guste. 'John Rambo' es deliciosamente delirante

senderista: no es tan malo, aunque bueno, en la última se quedó a gusto, ciertamente

Alberto Q: Stallone se ha revolcado por la mierda muchas veces, pero hay que reconocerle también sus méritos. Y 'Rocky' es un clásico

Lillu: ¡te juro que el que te reventó el final de 'El sexto sentido" no fui yo!