martes, 21 de julio de 2009

Distrito Apache: el Bronx (1981)

El verano pasado, según me adentraba en el Bronx, para no tardar mucho en salir pitando de allí, me venían a la cabeza muchas cosas. Una, que bien pueden afirmar que el South Bronx ha sido reformado casi en su totalidad y que tal vez incluso se convierta en un sitio residencial de moda, que yo no me sentí como en la Quinta Avenida, y otra, que haberse criado viendo pelis sobre los peligrosos barrios de Nueva York no ayuda cuando uno, con sus pintas de turista idiotizado, deja las calles principales del Bronx y se mete en calles con pintadas e hispanos con pañuelos en la cabeza y obreros de color que cuando les preguntas una dirección te miran como si fueras un suicida llegado de Marte. No amigos, Distrito Apache: el Bronx no es una película que ayude a ver las cosas con perspectiva, incluso en el siglo XXI. Sobretodo cuando la perpespectiva puede ser más real que los chalecos de los 'warriors' y el discurso de Cyrus.

Distrito Apache: el Bronx nació de las experiencias reales de dos policías que se transformaron en un guión que pronto se transformó en película. No hacía mucho del 'Verano de Sam' y de la famosa frase de Howard Cosell en las Series Mundiales del 77. Seguro que muchos consideraban que Nueva York era la nueva Sodoma y Gomorra, y que las puertas del infierno se habían abierto en un lugar desolado llamado South Bronx.

No es de extrañar que un tema tan candente como ese interesara a Paul Newman, quien, como su amigo Robert Redford, parecía buscar por aquella época no sólo buenos papeles, sino papeles con un cierto contenido social. Y, desde luego, uno de los grandes alicientes de Distrito Apache: el Bronx es la presencia del gran actor de ojos azules.

Newman interpreta a un veterano y honrado policía que parece ya habituado a vivir en la selva del Bronx. Sabe que hay ocasiones en que es mejor ignorar el hurto de algún raterillo, y ocuparse de mantener la calma y de los verdaderos criminales. El Bronx es descrito como un barrio semiderruido, prácticamente una zona de guerra donde los policías de calle, y muchas gentes de bien, ven la comisaría como un nuevo Fuerte Apache, un refugio en mitad de un desierto sin ley. Sin embargo el statu quo cambiará cuando llegue un nuevo capitán (Edward Asner, el entrañable protagonista de Lou Grant) con nuevos métodos que esperará resultados inmediatos.
Distrito Apache: el Bronx es un entretenido film protagonizado por uno de los grandes, y si hemos de creer que la mayor parte de lo que vemos fueron hechos reales, bien, no queda sino afirmar que hace un par de décadas el Bronx debía ser un sitio divertido para patrullar. Quizás la falta de espectacularidad de varias de las sórdidas historias que vemos en la película sea una buena prueba de que en esta ocasión no hablamos de un típico guión de Hollywood sino de algo quizás más profundo y real. Con todo, realismo aparte, Distrito Apache: el Bronx es un buen film policíaco, con el típico ambiente neoyorquino que hemos visto en otras cintas de los 70 como Serpico o similares. Y además tenemos un pequeño papel de la divina Pam Grier, cuyo momento de esplendor, para su desgracia, y para la nuestra, comenzaba a ser algo lejano.

Si este verano queréis visitar el Bronx, ya sabéis, tenéis dos opciones: coger un avión y adentraros en el barrio, o ver esta película. Yo desde luego opto por la segunda. Lo del realismo tiene un límite, amigos.

8 comentarios:

Akeru dijo...

Creo que el cine policíaco llegó a su maximo esplendor en los 70. Desde entonces, y con la irrupcion de los efectos especiales en detrimento de los buenos guiones, han ido cuesta abajo.

Y esta es una muestra de la genialidad de la epoca.

Besos, mi viajero.

supersalvajuan dijo...

Otra que me apunto.

tomas dijo...

Personalmente, creo que lo más parecido al cine de esa época hecho recientemente... quizás... Training day, pero si que es un género que ahora ha decaido... o se ha transformado en otra cosa, más cercana a la acción que a nada.
Saludos

elprimerhombre dijo...

Pues me la apunto porque a mí el ambiente neoyorquino me gusta. Todas esas pelis de los 80 que ocurren en Nueva York me traen muchos recuerdos; nostalgia de una infancia llena de imágenes de películas. Y Sérpico tampoco la he visto. Un saludo!

Perem dijo...

Sencillamente espectacular.

Anónimo dijo...

No busquéis nada parecido en el cine actual. Sin embargo´, ahí está The Wire. Simplemente brutal en cualquiera de sus temporadas.

Saludos Amigo Crononauta

Jose

Möbius el Crononauta dijo...

Akeru: si, el encanto de esas películas ya no existe, por desgracia.

supersalvajuan: Paul Newman nunca decepciona, ya asbes

tomas: no la he visto, pero a veces diría que lo más parecido a aquellas películas está en Asia

elprimerhombre: pues entonces tanto Serpico como ésta te gustarán

Perem: pues nada que añadir a eso

Jose: llevo tiempo oir hablar de esa serie, tendré que echarle un vistazo

ladridos dijo...

Yo me he puesto con The Wire desde hace un par de días. Muy buena pinta.

Me gusta que en este blog siempre me entran ganas de ver películas tras leer las reseñas.

Un saludo,

E.B.