domingo, 14 de junio de 2009

American Beauty (1999)

Desde luego los 90 fueron una buena década para Kevin Spacey. Glengarry Glenn Ross, Sospechosos habituales, Seven, Medianoche en el Jardín del Bien y del Mal, LA Confidential... y para ir cerrando la década nos dejó con un estupendo sabor de boca con American Beauty, que puso en el mapa a Sam Mendes con un debut muy chévere que nos hablaba de un estupendo grupo de desordenes clínicos, recordándonos aquello de que no es oro todo lo que reluce.

Con un maravilloso guión de Alan Ball, un tipo que debe ser muy bueno puesto que se ha dedicado más que nada a escribir para la pequeña pantalla, y un director novel avalado por todo un Spielberg, la cosa era difícil que fallara, pero además el reparto era sublime. Con mejores o peores dotes interpretativas, todos encajaban muy bien en los papeles, es difícil pensar en alguien más interpretando a los Burnham o al lírico onírico depresivo de Fitts, que no sé si hoy lo llamarían emo. Aunque vayamos a por un poco más de carnaza. Trataré de no desvelar muchos detalles, pero aquellos que no la hayáis visto quizás no queráis seguir leyendo. En ese caso, dejar de leer y corred a ver American Beauty, por el amor de Hitch.

Desde luego para mí el rey era Kevin Spacey, sencillamente por ser protagonista y porque su papel es absolutamente genial, pero Annette Bening desde luego no le va a la zaga, y Chris Cooper daba miedo no sólo por su personaje sino por lo bien que lo hacía.
Spacey era Lester Burnham, el tipo encerrado en la rutina que le llegaba la crisis de los 40, y lo envía todo al carajo mientras se miraba con buenos ojos a la amiga-microondas de su hija. Su colección de impagables caretos, medias sonrisas, caras de fumao, estallidos de ira, y demás torbellino de emociones, le hacían a uno querer a este tipo como si fuese tu tío Braulio, y abrazarle en mitad de la lluvia, pero sin mariconadas.
Annette Bening, la mujer que cazó al elefante de Hollywood (¿han visto Sinchan?) y cuyas ofertas no deben ser, por desgracia, inversamente proporcionales a su talento, no se dejaba intimidar por Spacey, y su interpretación de la neurótico-obsesiva esposa de Burnham, obsesionada por el éxito y la apariencia, era realmente outstanding, por sonar un poco inmobiliario. Sus gritos de desesperación, sus expresiones de incredulidad... ¡y el polvo con el rey de las inmobiliarias! ¡Cómo olvidar esos diálogos! ¿Por qué no tiene más papeles protagónicos esta mujer?
El tercero peso pesado del film es, en mi opinión, Chris Cooper, el hombre que nunca había estado allí, uno de esos secundarios que puedes haber visto varias veces y nunca recuerdas (como mucho de la más que interesante Lone Star), y que de repente, como decía Sabina, le pasan calidad y Hollywood arde (metafóricamente, para desasosiego de Chuck D). El homófobo coronel Fitts es dictatorial, terrible, y con una azotea más confusa que la del edificio de Los cazafantasmas. Su escena con Kevin Spacey (ya sabéis cual) era de la que provocaban rumores en las salas, y por supuesto su último acto te descolocaba por completo.

¿Era el hijo de Fitts, Ricky, otro tipo que debería tener pasaporte para el asilo Arkham? No sé que habrá sido de Wes Bentley, pero el andoba desde luego lo hacía bien, y tenía pintas de ser una extraña personalidad como su personaje, lo cual se suele conocer como actuar bien, o tener cara de todoquisque. Una de las escenas más recordadas y probablemente incomprendidas es la de las imágenes de la bolsa que vuela y vuela. Todo un referente para otros personajes como Peter Griffin, y base de mi afecto para el tal Fitts. No sé si será un loco porrero, pero cualquiera que ligue poniendo vídeos de bolsas de plástico que revolotean tiene mi admiración.

Por último, vayamos a por el elemento lolitesco ¿lolitesco? del film. Tenemos a acomplejada hija de Burnham, interpretada por Thora Birch, a la que siempre he tenido (sí, a ella también, bueno, en realidad mucho más) afecto desde que la vi en esta película. En las salas de cine he visto muchas escenas de acción, grandes efectos especiales, grandes desnudos, etc. Pero pocas me impactaron tanto (impactar no es la palabra, es algo más sutil... es... pero me temo que la palabra que busco se ha ido, como una bolsa mecida por el viento) como ver a la Birch lamentándose de no ser una supervixen o algo así y deseando poder (en el lenguaje castizo de nuestros políticos) ponerse tetas. Lo peor es que habrá adolescentes así y todo. De todas formas, bien elegida para el reparto, la Birch.


¿Necesita esta mujer un aumento de pecho? ¡No! Como mucho un aumento de sueldo.

Por último quedaba Mena Suvari, la típica vecinita de al lado que parece ser marchosa cual caniche retozón, y que en el film hacía hervir la caldera del señor Burnham. Seguro que desde aquella famosa escena en la cancha de baloncesto muchos hemos visualizado a nuestros vecinos, amigos de amigos, novias de amigos, amigos de novias, y tal vez incluso hijas de amigas y amigos de hijas y madres de hijas y... bueno, ya saben, hemos imaginado a esa persona en particular allí, en el techo, echando pétalos de rosa por todas partes. Tal vez algunos, los más depravados, incluso hayan sacado a pasear al alemanito.

Pero no importa, pues el mensaje de la película es que hay que vivir la vida viviéndola, y no vivirla trabajándola a todas horas. Y en realidad con esto último no sé que he querido decir, o tal vez sí, pero lo resumiré así: sed más Spacey y menos Bening en esta vida. Pero que conste que no estoy incitando a las relaciones extramatrimoniales con menores ni al uso de cannabis. Eso sí, espero que escuchéis más a los Guess Who. No echan pétalos, pero sí estupendas notas.

33 comentarios:

Tarquin Winot dijo...

Una gran película. Parece mentira que sea una ópera prima. Luego se superó con "Camino a la perdición", pero con ésta, Mendes demostró estar muy por encima de la media.

Sin duda, el guión de Alan Ball fue de gran ayuda, pero dudo que Spacey, Cooper o la preciosa Anette hubiern podido bordar sus papeles como lo hacen de no haber mediado la mano izquierda de Sam Mendes. Muy grande, sí, señor.

supersalvajuan dijo...

Un icono. Una película para enmarcar. Desde el inicio, en la ducha, "el mejor momento del día". Y no hay que olvidar que American Beauty era también el título de uno de los dos álbumes que sacaron Jerry García y sus secuaces, The Grateful Dead, en 1970. Pues eso, un film genial.

Lillu dijo...

Impresionante película! Recuerdo que cuando GeekDraz la vio, antes que yo, me llamó por teléfono y me dijo: "He visto una película genial, pero ésta no la nominan a los Oscars ni de coña". Y se equivocó :D

Por cierto, Thora Birch no quería ponerse tetas... quería quitarse! Vivía amargada porque tenía demasiado pecho, algo que desde luego no debe encajar con el entorno juvenil americano.

A mí Annette Bening me sorprendió gratamente porque siempre me había parecido bastante sosita, y sin embargo su papel en "American Beauty" lo clavó. Y qué decir de Kevin Spacey, que tuvo una época dorada como bien dices y reconozco que me tragué casi todo lo que hizo entonces, incluso lo malo XD

saluditos!

Belén dijo...

Es una de mis películas fetiche querido amigo... kevin está magistral y todo en esta película fluye...

Gracias, me has abierto el apetito por kevin de nuevo...

Besicos

Il Cavaliere dijo...

La ví dos veces en el cine y la habré visto otras mil en casa. Kevin Spacey es un rey de los 90. Aparece en algunas de mis favoritas. Sus pelis en esa década son memorables.


Saludos amigo

Alex dijo...

Me encantó esta película. De lo mejorcito de su época!

Alejandro the Kitsune-san dijo...

buena pelicula

falto una mencion al soundtrack

saludos

Alí Reyes H. dijo...

Una buena invitación a ver la película hermano

TSI-NA-PAH dijo...

Muy buena pelicula y ademas Thora Birch me pone un monton,la banda sonora de gran calidad como todo en este film.
saludos

GINEBRA dijo...

No creo que necesite implantes de tetas, por Dios santo!!! machacaría su pobre espalda!!!!
En serio, es una buenísimaaa película que he visto varias veces, una de las mejores que se estrenaron en esos años en mi opinión. Kevin Spacey es sencillamente genial, un actor creíble, nada forzado, inteligente, un tío que lo hace estupendamente bien, no en vano ha trabajado con el maestro en Medianoche en el Jardín del Bien y del Mal (¡Dios como me gusta esta peli!!!).
El guión, los personajes, la dirección y la fotografía un diez... La imagen de la bañera me encanta, me alegro que hayas elegido ese fotograma.
Bueno y ya no me enrollo más, ok??? Besos domingueros

ROCKLAND dijo...

Gran película y excelente reparto con Spacey sobre todo. "Sospechosos habituales" tb es tremenda.

Saludso

Lucifer, Becario del Mal dijo...

Aún no entiendo como les colaron a la "fabrica de sueños" un guión tan corrosivo con la clase media. Uno de los grandes los 90.

saroide dijo...

Peliculón. Por cierto, la escena de la bolsa a mí me impactó; en serio. Yo miraba las bolsas volar por el patio de pequeñaja. Claro, que yo era -en palabras de un amigo- una niña "tupi" (léase rarita) jejeje.

paulamule dijo...

Tremenda película de ese gran actor que es Kevin Spacey y que hemos tenido por aquí cerca, en concreto en Avilés, hace bien poco y que volveremos a tener. A ver si la próxima no se me escapa. Una peli que me marcó mucho en una époco detereminada.
Salud.

Dr. Quatermass dijo...

Un amigo tenía la teoría de que el test para saber si eras un friki era si preferías a Thora Birch sobre Mena Suvari... si este es el test, me temo que yo lo paso de calle.

Clasicazo y demoledora critica del american way of life, no se ha vuelto a hacer algo tan bestia, al menos en un producto tan mainstream.

Espero que tampoco estés incitando a que tus mejores momentos del día sean por la mañana en la ducha...

Gran post, saludos!

Adrian Vogel dijo...

¡Peliculón! Mítica

tomas dijo...

Creo que, de largo es de lo mejor de la década.

Cecil B. Demente dijo...

La peli me encanta como a cualquier hijo de vecino, aunque en realidad tiene una doble moral algo dudosa. Es algo parecido a lo que sucede con Jóvenes Prodigios, al final, ese prota tan canalla, o se enmenda o lo acaba pagando...

Angus dijo...

Pues a mi no me gustó (no la he vuelto a ver desde que la estrenaron). Me reí con algunos puntos de Kevin Spacey cuando decide cambiar de viva, pero chorradas como la escena de la bolsa de plástico y lo bella que es la vida me dan mucho por el saco.
Gracias por recordarnos la berzas de la Zorra Bitch.

El Mar no Cesa dijo...

Jajaja, que buen post Möbius!, me has hecho recordar momentos de esa peli que ya se me empezaban a escapar de la memoria, pero seguro, lo que mas me ha gustado del post, es el "Chévere" que hay por ahí.
Un abrazo,
El Mar.

Pitima dijo...

Es de mis preferidas. Tengo ganas de volver a verla.
Y yo creo recordar que la chica estaba acomplejada... NO, no le hace falta más tetamen, está bien servida.

raúl dijo...

no pocas escenas de esta peli tenemos grabadas en las retinas, desde luego. GREAT! es una lástima que kevin siga haciendo películas en el siglo XXI (por "21 black jack", digo). en cualquier caso, uno de los grandes, haga lo que haga.

Erik dijo...

Demonios en vinagre, hacía un cojón que no pasaba por aquí. Gracias por desearme suerte para la selección y, sobre lo que dijiste, espero no tener que hacer unas oposiciones.

La peli no la he visto, pero he oído hablar muy bién de ella. Me lo tomocomo una obligacion.

Poderoso Malpaso dijo...

Obra maestra

Perem dijo...

No sabía si poner el coment o no, pues creo que soy la única persona del planeta que es crítica con esta pelicula. Y la he visto varias veces para intentar descubrir su secreto, que seguramente tendrá, ya que es una pelicula aclamadisima, pero no hay manera..... no consigo entrar en el universo de American Beauty.

Un saludo.

Señorita Puri dijo...

Una gozada de peli. Camino a la perdición no me gustó tanto, pero esta es maravillosa.

Anónimo dijo...

Cuanto hecho de menos a Kevin Spacey. Deja Londres, deja el teatro, y vuelve a hacer buen cine como antes.

Jose

el rayo verde dijo...

Buena Película e ilustrado post. Vive!
saludos.

Angel "Verbal" Kint dijo...

Oh...una gran película...y la de tiempo que tuve de fondo de escritorio a Mena rodeada de pétalos de rosa...arf arf

sylvia dijo...

Siento una fascinación especial por esta peli! Podría haber sido una gran novela...Saludillos
pd: Te has enganchado a Mad Men?? Es de uno de los guionistas de los Soprano...

Möbius el Crononauta dijo...

¡Vaya, 30 comentarios y sin necesidad de mi intervención! Me alegro que haya sido con American Beauty, el clásico lo merece.
Gracias por vuestros comentarios queridos amigos, y ahora que tengo la duda de si Thora Birch (jeje Angus ese mote lo hemos usado todos en alguna ocasión) quería ponerse o quitarse, tendré que volver a verla y fijarme... en lo que me tengo que fijar, supongo. De nuevo, thanks!

Anónimo dijo...

thora birch queria operarse las tetas porq las tiene raras.. no os dais cuenta?? sufre de mamas tuberosas..

Möbius el Crononauta dijo...

Tuberosas o no, me parecen unas buenas mamas, vaya