viernes, 29 de mayo de 2009

House

Se acabó la quinta temporada... ¡y vaya final! Aunque se intuía un final parecido, reconozco que los juegos que se han llevado los dos últimos capítulos no los he visto venir. Este sí es un final que crea expectación, y no el de la cuarta temporada, temporada bastante mediocre por otro lado, y es que la serie acusó bastante la huelga de guionistas. La quinta temporada ha terminado, con tema de Rolling Stones incluído, como deben acabar los buenos finales de la serie.

Imagino que en este mundo puede haber dos clases de personas: las que se han tragado todas las temporadas de House, y las que consideran que toda la serie es el mismo capítulo repetido hasta la extenuación. Supongo que no todo el mundo puede también amar a El equipo A o leerse todos los casos de Sherlock Holmes.
Evidentemente, todos los capítulos giran alrededor del enigma médico, y siempre es así, lo único que cambia es el entorno alrededor de la mesa de diagnósticos. Imagino que quien no se identifique demasiado con los personajes acabará asqueado de tanto enigma.

Pero yo, al menos, si me declaró fan del personaje que cerró el círculo del médico-detective-médico, incluso más que en la serie en sí misma. Hay capítulos mejores y peores, pero la arrolladora personalidad del médico cojo, su hiriente ironía, sus malos mados, etc. pueden compensar los bajones de guión más pronunciados.

Me pregunto si podría haber un House mejor que Hugh Laurie. Al principio no llegué a reconocer en el médico insultante al Laurie de series como Blackadder, cuando interpretaba a aristócratas imbéciles, y hacía comedia muy a la británica. Y ahí lo tenemos, haciendo de médico antipático, un personaje bastante oscuro para lo habitual en un protagonista (hasta el mismo Laurie dijo que al principio pensó que House sería un secundario), y haciendo gala de un perfecto acento norteamericano, bastante alejado de su inglés de Eton. Yo ya no puedo imaginarme a otro House que no sea él, desde luego.

La serie, con todos sus altibajos, cuenta con capítulos brillantes (el sempiterno "Tres historias", por ejemplo) y a través de la serie hay diálogos realmente apabullantes. No es que se den en cada capítulo, pero de vez en cuando cae alguna escena con unas perlas realmente trabajadas. Y aparte, claro están, tenemos las frases de House, que cuando no son geniales son de lo más divertidas.

Por lo demás, House se vale de los varios recursos sobados pero efectivos que muchas otras series han antes que ésta han usado con éxito: la eterna curiosidad del espectador, las tensiones sexuales entre personajes, y el saber cómo acabará todo. Ya sabéis, una vez te enganchas a una historia, tienes que averiguar el final. Y creo hablar por todos sus fans al decir que ardemos en deseos de saber si House, el médico, será un cabrón miserable para todo su vida, o alcanzará la felicidad más allá de la música y las prostitutas.

Por último, están el resto de personajes, la mayoría bastante interesantes. Junto a House destacaría al doctor Wilson, que fue ganando con cada capítulo, y desde hace un tiempo ya me parece un personaje tan genial como el propio House. Además, ambos personajes son una combinación perfecta, como lo es la química entre sus actores, Laurie y un genial Wilson con forma de Robert Sean Leonard, bastante crecidito desde que interpretara al pequeño estudiante fauno con ínfulas de actor en El club de los poetas muertos. La colección de caretos de impotencia que nos regala Leonard en cada capítulo, más muchas otras cosas, hacen de Wilson mi personaje favorito junto a House.

Luego están la retahíla de ayudantes, ex-ayudantes y demás, quien, según Leonard, son el verdadero "Watson" de la serie. La primera tanda me pareció más interesante, aunque los tres suplentes han ganado mucho en la quinta temporada. He visto pocas doctoras tan lindas como Jennifer Morrison, y el australiano Jesse Spencer parece que haya nacido siendo un médico egoísta y trepa. Y, vaya, reconozco que la gélida belleza de Olivia "13" Wilde y su magnífica mirada fueron un gran fichaje, pero tras ver algunas fotos suyas en una premiere, me llevé un buen susto, y espero que alguien le de un bocadillo a esa mujer. Hay que ver las batas médicas lo que engañan.

Y para el final dejo a la doctora Lisa Cuddy, interpretada, en otro gran acierto del reparto, por Lisa Edelstein, toda una belleza judía que encarna a la jefa sexy que a muchos nos hubiera gustado tener. ¿Le dará algún día a House lo que busca? ¡Ah, la tensión sexual! ¡Que sería de las series de médicos sin ellas! Bueno, y de casi todas las series.

En fin, diríase que House tiene tantos detractores como defensores, y yo soy de estos últimos. y como comentario rosa final, decir que, viendo a Hugh Laurie haciendo el ganso allá en la Gran Bretaña, jamás habría pensado que pudiera llegar a convertirse en un sex symbol, pero lo que son las cosas, conozco a muchas chicas y amigas que le considera el "madurito interesante" definitivo. Será por la barba de siete días y el puntito cabrón ese tan picaresco... ¡ah, qué cosas!

14 comentarios:

Pitima dijo...

Adoro House. Me encanta la serie. El personaje tiene mucha miga, y los enigmas me atrapan fácilmente... La tensión sexual me tienen pendiente también.. jaja, aunque reconozco que después de Luz de Luna quedé bastante vacunada..
Suscribo todas tus palabras en este post. Bueno, yo no vi las fotos de 13, aunque parece delgada, sí.
Saludos.

supersalvajuan dijo...

Otra de mis asignaturas pendientes. No he visto ni un solo episodio.

WOOD dijo...

Al principio me gustaba, despues me ponía nervioso, después me volví a enganchar y ahora no lo aguanto. Veremos... Saludos

Akeru dijo...

No me gusta House. Sus chascarrillos no me hacen ninguna gracia. ¿Compararlo con Sherlock? Por favor... Si pusieran a los dos juntos, Sherlock se lo comería enterito.
¡Todo para ti, ja ja!

saciuf dijo...

Me apasiona la serie, tanto la trama médica (deformación profesional supongo jeje) como el personaje en sí.

Adrian Vogel dijo...

Soy de los "perdidos" de la cuarta temporada. Y acabdo de saber que se ha terminado la quinta...¿Qué pasó? Where's the beef?

marguis dijo...

Yo me hetragado todos los capítulos, pero está epezando a cansarme, ya no me río como antes con las ocurrencias de House y ha perdido mucho desde que no está el trio original resolviendo casos con él... veremos qué pasa en la siguiente temporada...

kar dijo...

qué puedo decir, me gustaron las 2 primeras temporadas. Luego me comenzó a aburrir, y a aburrir, y lo cierto es que ya no soporto un capítulo entero. De qué lado estoy, pues? de los que aman o de los que odian a House?? qué cosas...

saludos

marcbranches dijo...

Discrepo contigo en tu valoración de las T4 y T5. A mí la T4 me gusta, aunque los médicos elegidos no tengan el carisma de los anteriores, hay varios capítulos escelentes ("Ice", con Mira Sorvino, sin ir más lejos) y el capítulo doble final, en especial el penúltimo es de los mejores de toda la serie, es muy bueno. En cambio, la T5 no se ha decidido a desarrollar una subtrama firme hasta el final, y esos capítulos tampoco son especialmente logrados, a pesar de los giros argumentales. Eso sí, el final podría haber sido, perfectamente, el final de la serie. Me encanta el personaje, pero la serie empieza a dar síntomas de agotamiento.

Belén dijo...

Ojalá no se acuente con la Caddy, porque si lo hacen la tensión sexual a la porra! mira Luz de Luna, lo qu eperdió...

Besicos

Noemí Pastor dijo...

Yo soy también fan total de la serie. Creo que te ha deslumbrado (lo comprendo) la belleza de las chicas, pero sus personajes dan para más que para poner loco a House. Y sí, sorprendentemente, el señor Laurie está mucho más atractivo de cincuentón que de treinteañero, con esos ojos saltones. ¿Cómo habrán hecho pa metérselos padentro?
Otra cosa buena de la serie es lo bien traducida que está. Y lamento que sea una excepción.
Todavía no he visto el último capítulo. Pero espero ponerle remedio inmediatamente.

Möbius el Crononauta dijo...

Pitima: si es que de todas formas la tensión esa nunca falla.

Supersalvajuan: prueba con el primero, y a ver...

Wood: eres un estacionario, pues.

Akeru: tiene diálogos brillantes, aunque me creas locuelo. Pero no siempre, eso sí. Bueno, no hay por qué compararlo, pero la inspiración y el ligero parecido están ahí. Igual lo que te molesta es ver tanto plasma desperdiciado... jaja.

Saciuf: a mí las tramas médicas, una vez se perdió el factor sorpresa, depende del capítulo. Pero todo lo que rodea a House... eso me trae loquito.

Adrian: I can't tell. You should check it by your own! But the beef is hot and spicy.

Marguis: yo creo que el cambio de trío no fue tan malo, sino seguro que nos habríamos cansado antes.

Kar: de los que necesitan volver a ver El Equipo A, sin duda, jaja.

Marcbranxi: los últimos capítulos en sí son muy buenos, destacan mucho con el resto de la temporada, pero el final simplemente me dejó... no sé si frío es la palabra, pero vamos, no me hizo dar respingos como en la quinta. ¿Agotamiento? Mmm creo que aún no, pero tampoco pondría la mano en el fuego.

Belén: cierto. Aunque tal vez no planeen alargar la serie hasta que se convierta en 'Santa Barbara', no sé.

Noemí: dan para más... bueno, Cuddy es un gran personaje, sí, y Cameron ha derivado hacia el romanticismo, pero 13 no me parece que haya aportado nada, por ej.

Noemí Pastor dijo...

Ay, que ya he visto el último capítulo. Qué hermosa luz negra, gris, verdosa, dura, dura, dura. Y qué tremendo ese "yo siempre quiero besarte".

sylvia dijo...

Ando perdidísima con el tema series por falta de tiempo pero HOUSE para mí nunca defrauda...me esperaré a los dvdeses para seguir disfrutándola! Saludillos!