jueves, 21 de mayo de 2009

Dibujos desanimados (II)

Continuemos comentando más despropósitos en forma de dibujo animado. Evidentemente, lo que para uno pueden ser clásicos, para otro pueden ser algo digno de ser objeto de una hoguera pública, pero gustaran o no las series que iré citando, servirán de entretenimiento nostálgico y/o pasatiempo blogueril intrascendente. En resumidas cuentas, sigamos hablando de dibujos animados que tal vez no debieran haber pasado del boceto. Y empecemos rockeando duro.

Los trotamúsicos: convenientemente renombrados por mi hermano como "Los mierdamúsicos", este pastiche que habría hecho desear a los hermanos Grimm dedicarse a la carnicería fina en vez de a escribir cuentos, nos hablaba de las aventuras de unos animalejos que escapan de sus maltratadores para campar por el mundo dándole a la batería, la guitarra, el saxofón y demás instrumentos musicales, dispuestos a ayudar al prójimo y de paso torturar los oídos de la raza humana a quien, en secreto, odian profundamente. Desde luego sólo la inocencia despreocupada de un nanejo puede aguantar tanta animalada. Hoy en día todo parece fácil y lleno de alternativas, pero en una época en que no había ni Internet ni miles de canales ni nada, si uno quería su habitual dosis de rayos catódicos debía plegarse al terrible reinado de los músicos de Bremen.

Se Busca: banda peligrosa de forajidos. Pueden ser extremadamente irritantes.

Los auténticos Cazafantasmas: un confiado infante como yo, desconocedor de toda la jarana legal (consistente en la existencia de una serie llamada Ghostbusters y una secuela animada con gorila incluído) que se escondía tras el título de The Real Ghostbusters, eso de "auténticos" le sonaba a uno a cachondeo del personal o a ganas de tomarle el pelo a la gente, porque si eran realmente tan verdaderos no se parecían demasiado al doctor Venkman y sus amigos. Quitando al bichejo verde, la verdad es que los cazafantasmas "auténticos" parecían más bien una versión de pasarela de Versace. Sobretodo la versión animada del doctor Egon era digna de haber capitaneado a los Locomía. Si nuestra defensa contra Gozer el goseriano hubiera dependido de unos cazanfantasmas tan raviolis, ahora seríamos todos sumerios.


Robocop: otra lamentable y barata adaptación animada de un clásico del cine. El policía cibernético no sólo parecía un cruce fofo de zylon de Galáctica y exoesqueleto de gomaespuma, sino que además, obviamente, carecía de las dosis de ultraviolencia que tanto nos gustó a los que vibramos con la cinta original de Paul Verhoeven. Ni siquiera se aparecía por ella el gran Clarence Bodiker, lo cual situa a este serie a la altura de cualquiera de las lamentables secuelas de la película original. Sin duda lo único a destacar de esta serie es que acercó a Robocop al conflicto de Oriente Medio, cuando le colocaron de guardaespaldas de unos líderes de la zona que van a firmar el tan ansiado tratado de paz. Pero por supuesto los terroristas no lo pondrán fácil y enviarán a un modelo del entrañable ED-260 para que les de el pasarporte a los mandatarios orientales, cuando lo más fácil habría sido mandar a Ariel Sharon.


Defensores de la Tierra: El hombre enmascarado, también llamado The Phantom, Flash Gordon, Mandrake el Mago y un negraco llamado Lothar con una fuerza casi comparable a la de James Brown, unen sus fuerzas para combatir al malvado Ming, quien finalmente se ha cargado a la mujer de Flash, y cuya ambición tiene a la Tierra como próximo objetivo.
La serie fue una manera como otra cualquiera de mearse en el espíritu de los cómics y seriales originales, y para colmo introdujeron los inevitables y repelentes personajes infantiles para que nosotros, los niños, pudiéramos identificarnos con alguien de la serie. Alguien debería haberles dicho que había chavales (pues no creo que yo fuera el único) que no necesitaban a un repelente hijo de Flash Gordon o The Phantom para identificarse con los protas. Pero por supuesto de cara al marketing los niños sólo contamos como consumidores potenciales, y mucho me temo que a los pergeñadores de la serie sólo les interesaba vender muñecos, razón tras las que se esconden muchas de las series de nuestra niñez.

Thundercats: soy consciente de que Thundercats es una serie mítica para muchos catheads ahí fuera, pero nunca acabó de convencerme el diseño glam de su protagonista y los colorines de sus compañeros. Lo peor, aparte de que los capítulos de Thundercats no me parecían especialmente excitantes, eran los nombres de algunos de ellos. Nombres como Leon-O, Tigro o Cheetara me sonaban a nombres de pastelitos y galletas. Y claro, así es imposible tomarse en serio a ningún personaje. Y esa mascota... es casi tan horrible como el maldito unicornio de Dragones y Mazmorras. Bueno, espero que hoy al salir de casa no haya una legión de fans de Thundercats dispuestos a patearme el culo.


Halcones Galácticos: las series sobre grupos de amigos o familias galácticas que luchan contra la injusticia interplanetaria ha dado para muchas series míticas y para graves errores del dibujo animado. Evidentemente, al hablar de Halcones galácticos, hablamos de un craso error. La serie era un producto de los creadores de Thundercats, pero aquí obviamente no estuvieron acertados. Para empezar, el diseño de los musculados personajes y sus ceñidas armaduras parecían producto de unas horas de desparrame en el Día del Orgullo Gay, y ciertamente la trama no era mucho mejor. Como ejemplo, baste el resumen de la wikipedia: El Capitán Telescopio reclutó a los Halcones Galácticos para combatir a Monstruón, un extraterrestre que puede transformarse en armadura metálica con la ayuda de la Estrella Lunar de Limbo en la cámara de Transformación. ¿Hace falta decir más? Yo creo que no. Capitán Telescopio... ¿pero quién demonios elige esos nombres? Y no, no pienso comentar nada sobre el Halcón vaquero. Hay cosas, como la ouija, con las que es mejor no jugar. Bah, da igual, ahí va: ponedle un bigote, y ya lo tendréis. Y-M-C-Aaa...


C.O.P.S.: en principio parece que los creadores de esta serie habían querido dar algún viso de realidad a la misma considerando cada capítulo como un dosier de los archivos de la policía en el que se relataba algún caso de la organización COPS, una fuerza policial del futuro que trata de mantener el orden en Ciudad Imperio. Pero el realismo no iba mucho más allá, con policías que iban sin uniforme y trabajaban a la torera, destruyendo puentes y abriendo boquetes en las calles día sí día también. Y ademas el jefe de los COPS parecía llevar la gabardina lloviera o hiciera sol, batiendo unos récords que ni Colombo podría superar. Entre los buenos teníamos a personajes como Acorazado, Astuto o Barricada, quien por cierto no se parecía mucho a El Drogas, mientras que entre los malutos teníamos a gente mucho más carismática como Rabioso, Turbo-Dos Tonos (si fuera DJ me ponia ese apodo, fijo) o el Doctor Maldades, sin duda el nombre definitivo de los científicos malandrines. En resumen, una serie mala mala, pero que no deja de parecerme entrañable.


Os dejo con la mítica intro de C.O.P.S. (pronúnciese cooops), Comando Organisado de Polisíías Superiores. La doble tilde es esencial. De hecho, si alguna vez en un bar escuchan a alguien reproducir el comienzo de C.O.P.S. vayan a saludar al interfecto, que igual soy yo en uno de mis súbitos ataques de Copsmanía.


23 comentarios:

El Mar no Cesa dijo...

Jajaja, mis favoritos de todos estos, claro, los Thundercats, pero tienes razon, eran malasos... la serio era un poco cutre, pero a esas edades y a falta de cosas mejores, para mi Mumra sigue siendo de los mejores personajes que recuerdo "transformen este cuerpo decadente en Mumra el Inmortal" JAJAJAJA....
Que bueno, gracias por este momento!
Un abrazo,
El Mar.

edhigy dijo...

Los Thundercats te engañaban por la canción del principio, cómo me gustaba, pero le pasaba como a algunos cómic, tienen una portada fantástica y luego son una mierda por dentro.

supersalvajuan dijo...

Sigo quedándome con los trotamúsicos.

Daniel Rivas Pacheco dijo...

La suerte-degracia de mi generación es que las diferentes televisiones han pasado estos dibujos una y otra vez. Para mí son clásicos de la animación!!

sammy tylerose dijo...

De todas las que citas sólo llegue a ver Los trotamúsicos y Los cazafantasmas. La primera era un claro ejemplo de lo mal que se hacían los dibujos en España (salvo Willy Fog y D'Artacán), pero la segunda me molaba. La daban en tv3 y el monstruo verde se llamaba "Babetes"!
Solo te falta recordar al Gordo Alberto que daban en A3 dentro el programa de Rita y Miliki, jeje.

ROCKLAND dijo...

Jojojojo...qué bueno!!
Quiero tercera parte!

Saludos

GINEBRA dijo...

La verdad es que presentas lo más bizarro de una época de Tv, jejejejejeeje, los peores: los insulsos y tontones trotamúsicos, en mi opinión...pero no hay desperdicio... besos de buenas noches

Anónimo dijo...

Alberto Q.
www.lacoctelera.com/traslaspuertas

jajaja, eres un hereje MOEBIUS!!!

A mí me encantaba C.O.P.S (Comando Organizado de Policías Superiores) y su jefe Antibalas...

Y los Trotamúsicos fueron clásicos para muchos niños que los veíamos cada domingo.

Saludos!!

paulamule dijo...

Ojalá todos los perros fueran como los Trotamúsicos y dieran por culo a los hijos de la gran puta de los humanos que los abandonan. Qué asco me dan. Les echaría a la hoguera directamente. Puajj.
Salud.

Lillu dijo...

Pues sólo me suenan los Trotamúsicos, pero ni me acuerdo de ellos ni nada. Estos dibus de serie B con poca promoción... :P

saluditos

taratela dijo...

Madre mía!!! que recopilación!
La verdad es que yo con los Trotamusicos, prefería coger el bote de colon de mi madre y montar una orquestilla cutre con mis hermanos que ver esos dibujos, que eran un royo..., casi me sonaba mejor el ruido que conseguíamos... la que no debía esta tan contenta era mi madre...
;P

El resto no te creas que los recuerdo mucho, debia ser algo mas chiquita...

taratela dijo...

...o estaría saltando cajas en la calle...

Belén dijo...

Solo recuerdo los músicos esos, y si, era de lo peor, el resto, pues tuve suerte y me aficioné directamente a dragones y mazmorras :)

Besicos

dude dijo...

Que fuerte! que recuerdos!!

Salu2

rakel dijo...

Y que fue de Candy,Candy?

Una senderista. dijo...

Estos dibujos no son de mi época, losd e mi época tenían más estilo: Heidi, Manzinger Z, el Comando G, Erase una vez la historia...

RAÚL dijo...

yo sólo recuerdo a los trotamúsicos también, aunque creo que no me da mucha pena haberme perdido las aventuras de los polisíías superiores y demás!

Fantomas dijo...

Los cazafantasmas, los Thundercats y los halcones galácticos eran dibujos animados de visionado obligado durante mi infancia. Creo que nunca vi ni los Defensores de la Tierra ni C.O.P.S.

Saludos

saroide dijo...

Ostrás, qué ataque de caaaaaaspa. Efectivamente, sin Internet y demás alternativas, cuánta caca hemos tragao de niños. Menos mal que algunas no las he visto o recuerdo, afortunadamente para mi salud mental...

De todas formas, los niños de hoy tampoco andan muy pallá; con algunas excepciones, están sobresaturados de productos edulcorados a lo Hannah Montanah -o como se escriba- o los Jonas Brothers esos. En general, las series y pelis Disney Channel para niños, que apestan. Muas.

Chica Vudú dijo...

A mí los Trotamúsicos me gustaban!

Sobre todo las canciones!!

Baila Lupo bailaaa :)


Besos!

El Confesor dijo...

No entiendo el odio que se desprende hacia los Trotamúsicos, de hecho en mi opinión la única serie buena de las que has comentado por mucho fanático que haya de los "Thundercats" (esa serie si que no había dios que la aguantase).

Los de Bremen son un puto clásico de mi infancia; una pena que mi madre tirara los muñecos y la taza de Koki (eres el rey del corral... ) que tenía.

Un poco de respeto a un gran producto de nuestro país.

P.d.: Chica Vudú menos mal que queda gente como tú.

Möbius el Crononauta dijo...

El Mar: bueno, Thundercats son un clásico para mucha gente, pero les faltaba lo que a otro clásico como GI JOE: ¡el doblaje apoteósico!

edhigy: mucha chica y poca limoná, que se dice.

supersalvajuan: quedándote, pero, ¿para qué? ¿quieres hacerlos salsichas?

Daniel: seguramente lo sean, aunque sean en reposiciones. Pero COPS que yo sepa no ha vuelto, pero estaría curioso echarle un vistazo.

Sammy: juraría que Willy y D'Artacán eran manufacturas japonesas, por eso destacaban... ¿el Gordo Alberto? demonios, eso no lo recuerdo...

Rockland: you want it, you got it

Ginebra: eran bastante plomo los trotamúsicos esos

Alberto Q: si, yo también veía los Trotamúsicos, pero no han aguantado bien el paso del tiempo. Tendrá muchos valores y tal, ¡pero no tiene la poderosa intro de Cooops!

Paulamule: lo peor es que los Trotamúsicos no discriminaban. Era en plan "Garfield ya elegirá a los suyos.."

Lillu: y como sonaban. Era terrible...

Taratela: bueno, bendita amnesia, supongo jaja. Saltando cajas, que no asaltando cajas, supongo.

Belén: pues DyM tenían seguramente a la mascota más horrible de la historia de los dibus.

Dude: y esto no es todo, me temo.

Rakel: tal vez sucumbiera a la epilepsia de los pokemon. Bienvenida miss rakel.

senderista: seguramente sí. Ppero estoy seguro que rebuscando en la memoria, tambíen debía haber sus cutreríos.

Raul: pues las tardes de Cooops eran ciertamente excitantes.

Fantomas: Cooops merecen verse aunque sólo sea por echar unas risas. Los Defensores de la Tierra es atroz.

Saroide: desde luego, siempre se puede ir a peor, claro.

Chica Vudú: cuanto tiempo VoodooGirl. Tampoco es que a mí me disgustaran, pero el paso del tiempo es revelador.

El Confesor: desde luego no veo el gran producto por ninguna parte, como dibujos en sí al menos, pero está bien saber que todavía hay defensores acérrimos de los Trotamúsicos ahí fuera. Go musicriders!

Dr. Quatermass dijo...

Si señor, los trotamusicos eran los mierdadibujos que tenia equivocadamente catalogados como los 4 musicos de Bremen (de forma lógica por otra parte). Vaya manera de traumatizar a la infancia!

Saludos!