domingo, 12 de abril de 2009

Fiebre salvaje (1991)

¿Qué como descubrí esta película? Pues verán, hubo un tiempo, antes del DVD, en que los VHS de alquiler traían anuncios antes de la película, como también ocurre hoy, pero eran más difíciles, o mejor dicho, más aburridos de saltar que hoy en día. También como ocurre hoy, en ocasiones los trailers te vendían una película con la misma sinceridad que un Hitler reunido en Munich allá por el 38. Pues la supuesta comedia ligera que vendían hablando de Fiebre salvaje no tenía tanta comedia como daban a entender los "escogidos" diálogos y la alegre música de Stevie Wonder. Lo cierto es que se trataba, supuestamente, de una comedieta dirigida por Spike Lee, un tipo que hacía nada me había volado la cabeza con la alucinante Haz lo que debas. Así que obviamente la alquilé. Y lo que me encontré fue un buen producto, pero si hablamos en porcentajes, creo que de comedia tendría un 1%.

Allá por los 90 hubieron momentos tristes. El suicidio de Kurt, la separación de Soundgarden. El He Got Game de Public Enemy. Y el constatar que Spike Lee no iba a regalarnos jamás otro Haz lo que debas. Tampoco esperaba que Fiebre salvaje fuera a ser la solución a mis problemas. Mo' Better blues estaba bien. Pero Malcom X fue, a pesar de tener buenos momentos, un proyecto fallido. Crooklyn parecía un episodio de Bill Cosby, lo del videoclip de Eros Ramazzoti sigo sin entenderlo, y quizás por todo ello dejé de lado a Clockers. El caso es que de la noche a la mañana Spike Lee dejó de ser excitante. Desde luego no ha dejado de trabajar, y sigue siendo muy bueno en los documentales. En cine sigue acertando de vez en cuando, como con aquel interesante thriller llamado Plan oculto, pero está claro que sus días de gloria han quedado tan atrás como el Born in the USA de Springsteen.

No hace falta explorar mucho por Internet para dar con el hecho de que una de las razones por las que es conocida Fiebre salvaje es el día en que el Festival de Cannes creó un premio al "Best Supporting Actor" sólo para premiar la labor de un Samuel L. Jackson genial que interpreta a un adicto al crack, hermano del protagonista, Flip. Dicen que Samuel no necesitó mucho maquillaje, pues hacía apenas unas semanas que él mismo había completado su propia cura de desintoxicación. Desde luego se las bastó para llamar la atención de mucha gente (incluido el menda) con el papel del colgado Gator. Lo que vino después para Samuel ya lo sabéis: unos cuantos proyectos, Jurassic Park, y la grandiosa Pulp Fiction, que le valió a Sam un merecido estatus de estrella. Si sois fans del gran Sam y no habéis visto Fiebre salvaje, veréis como roba todas las escenas en la que aparece.

Antes de adentrarme más en la trama y demás, quería pararme en comentar la carrera del protagonista, Wesley Snipes. De hecho ha sido una sesión vespertina de cine curiosa, porque después de haber visto Blade II me he topado con Fiebre salvaje, y allí estaba el bueno de Wesley, cuando todavía se preocupaba por ser actor. Al menos hay que reconocerle que nunca ha engañado a nadie: todavía recuerdo una entrevista en la que afirmaba sin tapujos que le gustaban los coches caros, las mujeres guapas, y sus mansiones, y que los papeles "serios" no le pagaban nada de eso. Wesley Snipes, un tipo con las prioridades claras. En fin, Wesley nunca fue Monty Clift precisamente, pero es un actor lo bastante bueno como para no arruinar un film por sí solo. En Fiebre salvaje está correcto y no hay que pedirle más.

¿Y de qué va Fiebre salvaje? Bueno, imaginad que Woody Allen fuera negro, y se llamara Spike Lee, pero tratara de sus típicas relaciones de parejas y sus análisis sociales, aunque desde la perspectiva de un combativo director negro. Pues el producto sería, quizás, algo parecido a Fiebre salvaje.
En principio, la trama principal de la cinta nos habla de dos parejas, una blanca que vive en Brooklyn y otra negra que viva en Harlem. La primera está formada por Angie Tuccie (Annabella Sciorra), una italoamericana que vive con su padre y sus dos hermanos, y cuyo novio, Paulie (el gran John Turturro), tiene una tienda donde aguanta a los paletos italianos callejeros y una guapa y simpática vecina de color compra el periódico. La segunda pareja la forman el matrimonio de Flip y Drew, una fogosa pareja de Harlem que tiene una hija. El caso es que Angie entrará a trabajar en la compañía donde se gana la vida Flip, ante el disgusto inicial de éste, quien quería a un trabajador de color. Pero el roce hace el cariño, y ya os imagináis lo que viene después.

La historia bien podría haber sido una comedia romántica, pero evidentemente Spike Lee siempre ha ido a la suya, y lo que es comedia había poca. Aunque había muchos diálogos sobre los tópicos de parejas interraciales y de blancos y negros que parecían escritos por un Woody Allen de pelo afro, Spike no se cortó y se dedicó a incorporar no sólo el racismo entre guetos sino el espinoso tema del crack que durante los 80 había asolado América, pegando fuerte en Nueva York. En Fiebre salvaje, aparte de la trama de parejas que van y vuelven, encontraréis los temas que siempre ha tratado Spike Lee: el racismo, la intolerancia, los estereotipos, la importancia de la educación, la religión, los conflictos de los barrios negros (léase droga), el propio afroamericano como enemigo de su raza, etc. Y aunque quizás su enfoque sobre las drogas y el crack en particular no sea demasiado diferente del efectismo con el que solía tratarlo Hollywood (y, diría yo, de forma consciente, para concienciar al público sobre esa realidad), la fuerza y el saber hacer que Jackson le imprime al personaje de Gator, aparte del propio saber rodar de Spike Lee, situan a la subtrama muy por encima de films contemporáneos como New Jack City.
Si además a dicha subtrama añadimos el binomio Ruby Dee-Ossie Davies (que ya funcionara tan bien en Haz lo que debas) pues nos encontramos con que toda la trama que gira entorno a Gator acaba siendo mucha más interesante que el negro-conoce-a-italiana. Y además situaría el papel del siempre elegante Ossie justo por detrás del de Samuel. Su imponente retrato del fanático reverendo Purify es digno de verse.

Y, en fin, aparte de todo esto, ahí tenemos al peligroso Nueva York pre-era Giuliani, a Snipes adentrándose en los peores barrios de Harlem buscando a su hermano mientras de fondo suena el "Living For The City" de Stevie Wonder, y a una cuasi irreconocible Halle Barry en un pequeñito papel. Si quieren, búsquenla. Y si encuentran algo mejor, cómprenlo.

8 comentarios:

supersalvajuan dijo...

El New York post Giuliani es más seguro. o eso dicen.
Coda: y les ponen multan a todos los de la ONU.

paulamule dijo...

Donde mejor está hoy en día Spike Lee es en el Madison Square Garden viendo a los Knicks. Salud.

Tarquin Winot dijo...

La vi hace un cerro de años, pero recuerdo que me gustó bastante. A mí, no me defraudó Spike Lee porque, la verdad, nunca le he visto la gracia. Un director como otros mil. Cierto rmalazo visual, pero poco más.

GINEBRA dijo...

Pués puede que te haga caso, Möebius, porque no recuerdo haberla visto. El título me suena y seguro he leído algo, pero no la he visto.
Anoche ví "La Semilla del Diablo", de Polansky, hacía tiempo que no la veía y me puse un DVD. Ahora me gustó menos que las veces que la ví, pero aún así no está mal...
Bueno, besitos y pasa buena noche!

Möbius el Crononauta dijo...

Supersalvajuan: si lo es. Yo no estuve en el anterior, pero se puede pasear por Harlem, e incluso por el Bronx, aunque eso ya fue más inquietante.

Paulamule: hachazo.

Tarquin: mmm como otros mil. Dime quienes, y no vale recurrir a generaciones anteriores.

Ginebra: merece una oportunidad. 'La semilla del diablo' es todo un clásico, a pesar del terrible título. En algunos aspectos puede que haya perdido, pero la atmósfera es genial. Tiene muchos buenos momentos.

saroide dijo...

Hace poco conocí a una chica que hace anuncios de pelis (no los trailers, los anuncios); y como dices, le hacen vender como comedias ligeras verdaderos dramas. ¡Curioso! Bs

ladridos dijo...

Me está gustando mucho este blog. Llegué por casualidad al post de "Una Histeria del Bronx" a través de Google.

Acabo de comprar el pack "Spike Lee Joints" con 5 películas y tras leer el comentario que haces, esta noche toca Jungle Fever.

Sigo investigando, a ver qué me encuentro por aquí...

Saludos.

Tyler Durden dijo...

De largo y para mi gusto lo mejor de Spike Lee...la vi por la tele hace unos cuantos años en La 2, cuando todavía hacían pelis decentes y me encantó...Tengo pendiente volver a verla!!!
Saludos,