miércoles, 8 de abril de 2009

Cuando los dinosaurios dominaban la Tierra (XX)

Bang

Finales de los 60. En un instituto dos tipos con intereses comunes se hacen amigos y no tardarán en coger unos instrumentos y formar una banda. Frank Ferrara se pone a las cuatro cuerdas y Frank Gilken coge la guitarra. Pasan por distintos grupos y formaciones hasta que se topan con Tony D'Iorio, quien será a partir de entonces su batería. Con Ferrara a las voces y un artículo de la Rolling Stone que les inspira el nombre nacen Bang, un power trio que rezuma salsa barbacoa y que pondrán a Philadelphia patas arriba siguiendo la mejor tradición de Grand Funk Railroad y Balck Sabbath.
En una era sin Myspace y sin blogs el trío se entera de que algo gordo se prepara en Orlando y deciden cargar su equipo en una furgoneta y presentarse ante la puerta del estadio para ver si consiguen una oportunidad para tocar. Hablan con el promotor, un "vale, tíos, enseñadme qué sabéis que hacer", Bang tocan, y dicho y hecho, el grupo abre un festival con Small Faces y Deep Purple como cabezas de cartel. Apenas tocan media hora y en el típico momento en que la gente apenas si ha puesto el pie en la hierba, pero menos es nada. Les vale abrir en un show para Steppenwolf y que el promotor se convierta en su manager. En los meses siguientes abrirán para algunos de los más grandes: Alice Cooper, Mountain... El siguiente paso, claro está, es un contrato discográfico. Llega en 1971, cuando firman para Capitol Records. El debut homónimo no tardará en llegar.

Si queréis imaginaros cómo suena Bang, su primer disco, pensad en el primero de Leño... aunque con un cantante bastante más melódico y una producción más cuidada, podéis haceros una idea. El productor había trabajado con Blue Cheer. Así que seguro que ya os hacéis una idea: riffs pesados, sonido pantanoso, guitarras azuzantes... y una voz a medio camino entre Dick Peterson y un Geddy Lee muy comedido. Salvo "Last Will", un medio tiempo preciosista, todos los temas están cortados por el mismo patrón del metal de Birmingham con aleación blues rock: "Lions, Christians", "The Queen", "Future Shock"... rock pétreo de las Montañas de la Luna. "Our Home" deja un ligero regusto de las inevitables influencias beatlianas de la banda, aunque el sonido sigue siendo rasposo, mientras que "Redman" tiene una humeante colilla de sonido de la Frisco Bay.

El segundo largo de la banda, Mother/Bow To The Queen aparece en 1972, y es la obra de un grupo sin batería (el disco se completó con músicos de sesión), sin su primer productor, y con una compañía que quiere hacerlos más vendibles. El sonido es por lo tanto es más limpio, como demuestra "Mother", el tema que abre el álbum, y que comienza con unas bucólicas acústicas en una onda Led Zep, para dejar paso a un furioso boogie que habría gustado al musculoso Mark Farner. El segundo tema, "Humble", está cortado por un patrón parecido, y de nuevo deja caer unos riffs muy leñosos que seguro gustarían al bueno de Rosendo. "Keep On" es sin duda lo mejor del disco, un tema muy en la onda de Leaf Hound con un desparrame final en el que el grupo se permite acabar la canción con unos cambios por los que muchos grupos rezarían tener para sacarse una canción de la manga. El resto del disco tiene otros buenos temas guitarreros como "Idealist Realist" o la cremosa "Tomorrow". "Feel The Hurt" y "Bow To The King" son dos largos y espléndidos buenos tiempos, y para que quede patente el deseo de la discográfica de ver al grupo triunfar en los charts la banda se descarga con un alegre tema con coros femeninos y demás "No Sugar Tonight" que no hace sino demostrarnos lo bien que sonaba la comercialidad en el 72.
Tras un tercer disco, Music, y con una situación contractual que no satisfacía a ninguna de las dos partes, el grupo rompe con Capitol y se disuelve en las arenas del tiempo. A finales de los 90, con una situación propicia, Bang, al igual que otros muchos grupos que en su día acabaron sucumbiendo, vuelven a los estudios y a la carretera.
¿Qué como suenan sus nuevos trabajos? Ni idea, pero con la de buenos temas que encierran sus dos primeros discos, ya podría alguien traerlos a Europa, caramba.

Os dejo con "Keep On", un temón cuyo final me sigue dejando sentado. Un orgasmo fugaz cual descuido de la Johansson.

8 comentarios:

Akeru dijo...

Eres una enciclopedia del rock'n'roll.

Besos ilustrados, crononauta.

TSI-NA-PAH dijo...

Si señor,tremendo trallazo en el mas puro espiritu setentero.

ROCKLAND dijo...

Ni idea, compañero!! Pero con esas referencias que citas me pongo manos a la obra ipso facto y encima Tsi-Na-Pah los pone por las nubes...

Saludos!

supersalvajuan dijo...

Que vivan los clásicos.

Aitor Fuckin' Perry dijo...

Ni idea, pero diantre suenan bien, lo dicho, en la onda Blue Cheer y compañía. Dammit, eres un pozo sin fondo.

Cinéfilo7 dijo...

muy bueno, guapisimo.
saludos!!!!!!!

RAÚL dijo...

179.3 BMP? cuando más puro es el rock más loco se vuelve el contador de golpes del virtual studio. GREAT!!

Rocktube dijo...

no les conocía.. como se puede escapar algo tan bueno.. el parecido con geddy lee es más que razonable. saludos.