lunes, 9 de marzo de 2009

Mis villanos del cine: Dick Jones

I remember when I was a young executive for this company. I used to call the old man funny names. "Iron Butt." "Boner." Once I even called him..."asshole." But there was always respect. I always knew where the line was drawn. And you just stepped over it, buddy-boy. You've insulted me.

Si Michael J. Fox representó las bondades de las megaempresas y los encorbatados yupis en los 80, Michael Douglas y Ronny Cox se encargaron de mostrar la cara depredadora de los altos ejecutivos. Y el bueno de Ronny, que pudo solazarse interpretando a un maluto por una vez en su vida, se ganó un cacho de baldosa en algún lugar del Sunset Strip del Viejo Detroit poniéndose en el papel de Dick Jones, el ejecutivo sin escrúpulos que no duda en valerse de sus contactos con el crimen callejero (por medio del gran Clarence Boddicker) para hacer frente a otros trepas como él, como por ejemplo Bob Morton, el jefe del proyecto del ciberpolicía definitivo.
Cualquier fan de Robocop recordará con cariño el fallido intento del sorderas robot-policía de Jones, con la consiguiente alegría de Morton que corre a hablarle de su proyecto al jefazo, cosa que no gusta al quisquilloso Dick, quien, tras provocar con su salida del baño unas cuantas manchas de orina en algún que otro ejecutivo asustadizo, mantiene una rica charla con Bob Morton, a quien, literalmente, le acaba tomando el pelo.
Y por supuesto el simpático Dick, aguafiestas como él solo, le arruinará la pequeña una orgía prostitutil a Bob enviándole a Clarence quien con sus típicas frases lapidarias (Bitches, leave!) dejará a Bob sin chicas y sin el uso de las piernas. Entonces le pondrá un discurso grabado de Dick, quien muestra más gracia para estas cosas que nuestro campechano rey, y le dirá un "Adiós, Bob" muy simpático. Y del momento granada subsiguiente para qué hablar. Uno de los mejores momentos cómicos de los 80.

Sí, Dick Jones, un gran personaje. Lástima que en la realidad los ejecutivos desalmados no tengan su savoir faire ni su distinción. Lástima que en el mundo real muchos sean realmente unos hijos de puta. Reflexión ésta que a algunos nos hace querer todavía a más a Dick Jones. ¡Muy bien, Dick, eres el uno!

Marca de la casa: sonrisas para el jefe, juego sucio por la espalda, y tonillo irónico cuando se sabe con mano ganadora.

7 comentarios:

Akeru dijo...

He oído decir que quieren hacer un remake de Robocop...

Ultimemente, Hollywood me asusta mucho.

Besos metálicos, viajero.

supersalvajuan dijo...

Si los hijos de puta volaran no veríamos el sol.

Lillu dijo...

Y yo sin ver todavía "Robocop"! Qué desastre...

saluditos

Lee dijo...

Gran post. Yo ademas, soy fan fan de los villanos de cine ;)

Por cierto, me habia perdido el post de los Moody Blues, me encantan. Y me da igual lo pasado y repasado que este su Nights in White Satin, es una de las canciones mas bonitas de su epoca.

Saludos!!!

Angus dijo...

Un puto 10 de peli. Acojonante.
La he visto fácilmente 20 o 30 veces.
Un gran villano Ronny Cox, que repitió con Verhoeven en Deasfío Total.

LoRbAdA dijo...

Recuerdo perectamente cada secuencia que has escrito. Robocop es una de esas pelis que desgasté en VHS y volví a grabar para seguir desgastándola cuando era un pipiolo. Y el robot villano tb sigue siendo recordado en series como Padre De Familia o South Park donde ha hecho últimamente algun que otro cameo.

saroide dijo...

jejejee. Y es que hay malos realmente BUENOS. Me gusta esta "vil" entrada :)