martes, 24 de marzo de 2009

La duda (2008)


Dudas. Atenernos a nuestras convicciones o al reglamento establecido. Seguir nuestra conciencia o recurrir al sendero marcado por otros. Seguir adelante con o sin razón, o tratar de analizar los hechos fríamente. Disociar sentimientos de decisiones. Juzgar por apariencias y corazonadas. Escuchar al reptil o tratar de ayudar al prójimo. Acusar basándose en una certeza, o señalar al enemigo. Dudar es humano. Errar es humano. La duda, escrita y dirigida por el escritor y dramaturgo John Patrick Shanley, trata, con más o menos acierto, el tema del bien y el mal, de decidir qué es lo correcto. Pues, tras la duda del título se esconden, en realidad, muchas otras.

La historia de la duda transcurre a comienzos de los 60 en un colegio católico norteamericano. Allí poco a poco los cambios se van sucediendo, y por primera vez un niño negro (Donald) ingresa en la prestigiosa escuela. El colegio es dirigido con mano de hierro por la veterana hermana Aloysius, una monja estricta y anclada en el pasado que no ve con buenos ojos los aires modernos del nuevo pastor de la escuela, el padre Finney. Cuando la profesora de Donald, la hermana James, ponga en aviso a la hermana Aloysious sobre unas graves sospechas que conciernen a su alumno, se desencadenará una amarga guerra entre Aloysious y el padre Finney.
La duda es un film con unas importantes bazas y también con algunos inconvenientes. No cabe duda de que Shanley debe de ser un buen dramaturgo y escribe buenas historias, pero su escaso bagaje tras las cámaras (en su haber tan solo cuenta Joe contra el volcán, lo cual es mucho ciertamente) y por tanto su inexperiencia dirigiendo podría explicar el hecho de que el film no llegue a enganchar del todo, a pesar de que cuenta con una historia más o menos interesante. Pero que en un film corto (apenas una hora cuarenta minutos) se eche de menos más ritmo, y que el tratamiendo de su propia historia parezca restar algunos enteros al film, alejándolo del interesante drama que podría haber sido para acercarlo más a un melodrama al uso, son dos importantes hándicaps con los que lidiar como para que La duda acabe de despegar. De hecho cuando el film comienza a mejorar y ponerse interesante la historia se acaba. Habría faltado, pues, alguna otra subtrama y más metraje, o una mejor dirección que sacara más partido de un drama teatral. Con todo, el film es lo suficientemente bueno como para que la reflexión que pretende la historia quede ahí. Pero la presentación dista de ser la mejor.
Lo que nos lleva a analizar el por qué La duda se encuentra por encima de un teledrama de salón. Y la respuesta está en el apartado actoral. El enfrentamiento entre la veterana Meryl Streep, cuya dimensión como actriz y estatus la equiparan con la Estatua de la Libertad, y Phillip Seymour Hoffman, uno de los mejores intérpretes de la actualidad, es lo que hacen de La duda, aparte de la calidad plástica de un presupuesto hollywoodiense, una película que se deja ver, pero que le deja a uno la sensación de que podría haber sido más de lo que es.

5 comentarios:

supersalvajuan dijo...

La vi anoche. Me sembró dudas.

TSI-NA-PAH dijo...

Tengo que verla,a ver que tal.

GINEBRA dijo...

La verdad es que Maryl Streep es una pasada como actriz. Una de mis preferidas, sin duda y Eastwood creo que piensa algo parecido. La peli no me gustó demasíado, como dices gana interés cuando se termina, prácticamente.. bueno, besitos (que ya no te queda nada para el gran día guitarrero...)

Dr. Quatermass dijo...

Tengo una reseña echa en
The Quatermass Experiment y más o menos voy por donde tú en cuanto te queda la sensación de que la historia que te cuentan es muy poca cosa y todo se centra en la intriga de si el cura lo ha hecho o no lo ha hecho. Pero por otro lado a mi dramáticamente me parece que vale la pena solo por ver las interpretaciones de esos monstruos. Saludos!

smallawei dijo...

煙火批發,情趣,情趣,情趣用品,情趣用品,節慶鞭炮,傳統蜂炮,情趣用品,情趣用品,視訊,免費視訊,煙火,煙火工廠,煙火,煙火,煙火,視訊,正妹視訊,真愛密碼,真愛密碼,衣蝶,衣蝶,情趣,情趣,AV女優,AV女優