viernes, 6 de febrero de 2009

Un botín de 500.000 dólares (1974)

Un ejercicio de piratería (...) y unos chistes tan malos que ni los Tres Stooges los hubiesen aceptado. Un tal Michael Cimino, de quien posiblemente nunca más volveremos a oír hablar, garabateó los diálogos y ha tenido el valor de admitir que ha dirigido la película (...) este tipo de bazofia comercial no debería estrenarse sino que debería reciclarse y utilizarse para recoger excrementos en los suelos de los gallineros. Rex Reed, The New York Daily Times.

Este texto no es sino una muestra de las muchas ocasiones en que el cine de Clint Eastwood fue atacado por la crítica como algo banal y carente de significado. Cierto es, por otra parte, que algunas de sus películas gozaron del favor de los entendidos, y que prácticamente todos siempre cosecharon algo positivo. Pero por lo general, para los sesudos críticos de la prensa especializada decir Clint Eastwood era decir cine palomitero. Claro que gente como Rex Reed, que en aquellos días parecían agonizar ante las películas más comerciales del actor y director, seguramente hoy estén contando los días para que llegue un nuevo film de Eastwood, dado el estado en que se encuentra el cine comercial de hoy en día.

Pero en 1974 Eastwood todavía no había rodado films com Bird o Sin perdón, y era además una de las estrellas más taquilleras del momento. Pero como siempre ha sido un independiente, el bueno de Clint iba a la suya rodando lo que apetecía en cada momento, con un pie en el arte y otro pie en la taquilla, a la que miraba de reojo de vez en cuando para mantener su Malpaso a flote. Un botín de 500.00 dólares es un ejemplo de esto último; la típica producción comercial Malpaso con vistas a recaudar dinero para financiar los proyectos más personales (y, por lo general, menos rentables) de Eastwood.

La trama gira alrededor de Thunderbolt y Lightfoot, dos tipos con distintas y marcadas personalidades que por casualidad unen sus caminos en la América profunda, quemando asfalto tras ellos mientras Thunderbolt trata de escapar de las represalias de Goody y Red Leary, dos ex-compañeros de Thunderbolt quienes tiempo atrás atracaron juntos un banco, y que acabó con el arresto de Red, quien creyó que Thunderbolt le había vendido a la policía.
Mientras Thunderbolt es un experto ladrón que se toma las cosas con calma y simplemente parece buscar una vida tranquila, Lightfoot es un joven alocado y repleto de hormonas que se mueve por impulsos y que sólo parece vivir para la velocidad y las mujeres. Sin embargo Thunderbolt le causa una gran impresión, y ambos, junto a los viejos colegas vengativos, se embarcarán en la repetición del golpe al banco que provocó las viejas disensiones entre Thunderbolt y Red, quienes se conocieron en la Guerra de Corea.

Fue Michael Cimino quien al parecer se aproximó a Eastwood con el guión de Un botín de 500.000 dólares, que había escrito él mismo. El jefe de la Malpaso, a quien había gustado el trabajo de Cimino para Harry el fuerte, le dio via libre y se dispuso a financiar lo que sería el debut de Cimino en la dirección. Y considerando que lo que vino después fue algo tan enorme como El cazador, Dios bendiga a Eastwood por esa oportunidad.

El debut de Cimino fue más que competente, logrando un rotundo film de coches, atracos y chicas en el que la acción no decae en ningun momento, convirtiendo las prácticamente dos horas que dura la película en un soplido. Ya que no sé si atribuirle el excelente y sólido reparto de la película, al menos hay que reconocerle a Cimino el haber perjeñado una entretenida historia y haberla sabido plasmar en la pantalla logrando un perfecto equilibrio entre el jaleo y las relaciones de los personajes que, sin ser especialmente profundos, son perfectos conductores de la historia, así como perfectos conductores de coches (ups, ¡no he podido evitarlo!).

Junto al protagonismo de Eastwood tenemos a un jovencito Jeff Bridges cuya energía y talento le pone las cosas difíciles al veterano actor, y es que probablemente desde que trabajara con Shirley MacClaine no tuvo a su lado Eastwood un coprotagonista de tanto peso. Completan el reparto un amiguete de Clint, el bueno de Geoffrey Lewis, y un genial George Kennedy que interpreta al irascible Red y que es de lo mejor de la película. En el apartado femenino, cuyo denominador común la son las curvas, el nombre a destacar es el de Catherine Bach, que tiene un pequeño papel de chica explosiva y que se ganaría el cielo por interpretar a Daisy en la mítica serie The Dukes of Hazzard.

Creo que si juntáramos Dos hombres y un destino con una road movie, el resultado sería Un botín de 500.00o dólares. Y digan lo que digan los críticos, es una buena mezcla. ¡Sólo por ver las pintas de Eastwood en la escena inicial merece la pena!

10 comentarios:

Angus dijo...

¡¡Co-ñó!! Es seguramente la crítica más dura que he oído nunca.
Menos mal que Clint es aún más duro y siguió su camino. Bien, Clint. Vamos, Clint.

GINEBRA dijo...

En esa época que describes Clint estaba empezando su carrera como director, le quedaba mucho por aprender y hacer. Siempre fue un magnífico actor y nadie nace con todo aprendido. Ahora, tras muchos años de experiencia, tiene un ojo clínico para las historias que nos cuenta y un talento especial para la realización y dirección, incluso para la producción (pues Malpaso es de elaboración casera). Un genio.
p.d. No podía esperar a contártelo: he conseguido las entradas para AC/DC en el Vicente Calderón el 5 de Junioooooo, síiii. Ya no hace falta que me avises si alguno de tus colegas tiene cagalera (espero no ser yo la que la tenga, jajjaajajja) creo que iría con el rollo de papel higiénico incluído, jajajajajaja.
Estoy feliz. La conseguí a las diez de la mañana y a las once se habían agotado.... Besos

marguis dijo...

Siempre me ha atraído el cine de Clint Eastwood, tengo un claro recuerdo de "El jinete pálido", debía tener 10 ó 12 años, cómo me atrajo su acción y cómo me emocionó la relación del pistolero, con esa chica "enamorada" de él... Luego una crece y ve mas cine y se da cuenta de lo bien hecho que estaba ese homenaje a "Raíces Profundas", Luego vinieron "Bird" y "Cazador blanco, corazón negro" y supongo que los de la industria cinemátográfica se dieron cuenta del gran direcor que era... hasta el reconocimiento de "Sin Perdón" debía ser uno de esos placeres secretos, disfrutar de sus películas...
Creo que hasta en las películas hechas para ganar dinero, también se ve ese genio!!!

Un saludo!!!

Daniel Rivas Pacheco dijo...

Ya veo que estás haciendo una buena labor repasando los títulos anteriores del señor Eastwood. Yo voy apuntando todas estas películas de acción para disfrutarlas un día tonto que no sepa qué hacer.

Shirley Maclaine es la mujer más encantandora que he visto nunca

saroide dijo...

¡Me la apunto también! Hoy el buen cine de entretenimiento escasea, a veces es mejor ponerse a ver una joyita del pasado :).

Möbius el Crononauta dijo...

Angus: ya ves como se las gastan algunos. Pero Clint abides

Ginebra: evidentemente, Clint aun debía madurar, pero fíjate en que debut, o ese clásico tan prematuro que fue "Infierno de Cobardes".
Enhorabuena por esa entrada. No se merecía voecencia quedarse sin ver a sus majestades australianas.

Marguis: a mi me ocurrió algo parecido con varias de Clint. Pocos directores pueden hyo en día manejarse tan bien con el cine comercial y el cine más personal. Creo que no te he dado la bienvenida, así que lo hago ahora.

Daniel: Shirley era una auténtica diosa. Y Clint, un maestro.

Saroide: ¿sólo a veces? Jaja no sé yo...

sammy tylerose dijo...

Clint is the man, mi gran ídolo de niñez junto con John Wayne, mi gran ídolo de adolescencia junto con Axl, y mi gran ídolo cuando me afilie al Inserso. Clint forever! Y "Un botín..." la vi hace mil años, pero la recuerdo como un peliculón, a la altura de Ruta Suicida.

sammy tylerose dijo...

Por cierto, recuerdo haber leido que no eres fan de Sondra Locke. Aunque estuviera hasta en la sopa, esa mujer tenía su morbo tío!

Möbius el Crononauta dijo...

Pues sí, no soy fan de Sondra Locke, estaba siempre allí y era un incordio. El límite del absurdo fue "Impacto súbito", con esa historia que casi arruina una peli de Harry.
De todas formas reconozco que en "El fuera de la ley" o "Ruta suicida" la chica estaba muy bien, en el sentido más amplio de la palabra.

"EnLaCuerdaFlojaDesde1968" dijo...

Una de mis pelis favoritas