domingo, 15 de febrero de 2009

Topkapi (1964)

¿Qué diría Keith Richards de una película como Topkapi? Tal vez esto: "una pieza de artesanía y joyas extremadamente valiosa, un museo turco a prueba de ladrones, un grupo de entidades con un cerebro, un plan maestro, un imprevisto, un gilipollas, y ya lo tienes". Efectivamente, Topkapi es un claro ejemplo del subgénero de robos ingeniosos y complicados a bancos o museos.

Sin ser la joya de la corona de los atracos, Topkapi es una gema valiosa, un gran entretenimiento dirigido competentemente (que no brillantemente) por Jules Dassin, y cuyas principales bazas son la consabida trama del atraco perfecto, un reparto muy sólido y unas casi dos horas de metraje que son ligeras como plumas.
El tono general del fim es bastante desenfadado, y los toques de humor son una constante a lo largo del film. Las bromas ligeras no llegan a molestar, salvo por una escena final simpática que quizás debieran haberse ahorrado tras el desenlace de la trama principal. Aunque lo cierto es que desde luego personajes de humor in your face como el del cocinero borracho no suelen verse en películas del género, salvo en la serie de películas del felino rosa dirigidas por Blake Edwards.
Sin ser hitchcockiana, la atmósfera tiene algo que recuerda al gran maestro. Tal vez sea por la rubia elegante, los actores europeos, o la ambientación, pero Topkapi recuerda de algún modo a films como Atrapa a un ladrón, aunque en realidad sean bastante distintos.

Con un reparto europeo que parece el Festival de Eurovisión, donde parece haber representantes de todos los países, Topkapi deja caer gran parte del peso del film en unos actores que cumplen con su labor eficazmente, cuando no destacan como es el caso del Maximilian Schell o el sempiterno secundario de aire aristocrático Robert Morley. Pero el mejor intérprete de la película es sin duda un genial Peter Ustinov cuyo personaje es lo más parecido a Larry el hijo perdido del señor Burns que se haya visto en la gran pantalla.

En resumen, Topkapi es el vehículo perfecto para pasar una entretenida tarde de domingo. Una buena película sin más pretensiones. Veremos si el rumoreado remake llega siquiera a ese nivel.

6 comentarios:

supersalvajuan dijo...

Me la apunto.

TSI-NA-PAH dijo...

me recuerda mi infancia en el sofa,ademas de ser mega fan del cine de Jules Dassin, hace poco estuve viendo Fuerza Bruta y Phaedra.¿sabias que su hijo Joe Dassin fue un icono de la musica francesa?.
Saludos

M.I. dijo...

Buenas, Moe!
Soy M.I.... he vuelto!!!, jajajaja.
Doy por finalizada mi baja de maternidad, aunque todavía no sé cuándo podré volver a escribir, ni en el periódico de Albacete donde lo hacía hace 6 meses, ni en mi blog.
Pues eso, que estoy despistada y un poco angustiada; y que, sinceramente, espero que me sigas cuando pueda volver a escribir.
Besos.

GINEBRA dijo...

Topkapi es una película divertida, tienes razón. Siempre está ahí y puede verse en cualquier momento. No sabía lo del remake, pero no suelen gustarme mucho las segundas partes y las versiones mucho menos.
Un beso y buen día.

Möbius el Crononauta dijo...

Supersalvajuan: bien que hace usted.

Tsi: No, no tenía ni idea. De hecho es la primera película de Jules que veo, no sé nada de él.

MI: ¡Vaya! Creía que ya no sabríamos más de ti. Espero que a pesar de las dificultades haya ido todo bien.
Haz lo que tengas que hacer, que cuando vuelvas del todo creo que seguiremos por aquí. Ánimo

Ginebra: de momento sólo es un proyecto, pero quien sabe. ¿Quién puede hacerlo tan bien como Ustinov, por ej.? En fin, recemos para que no ocurra.

Fantomas dijo...

La tengo hace tiempo guardada por ahí. Es hora de darle un visionado.

Saludos.