domingo, 1 de febrero de 2009

Margaret Nolan, la musa de Goldfinger


Margaret Nolan nacía en Hampstead, Londres, en octubre de 1943. Creció y estudio como cualquier chica normal, con las obras escolares como único contacto con el mundo de la interpretación. Iba para maestra, pero lo dejó tras conocer al que sería su primer marido, un actor británico que la animó a ser actriz. Sus primeros trabajos fueron como bailarina y modelo, hasta que una foto suya llegó a manos del productor de El santo, quien enseguida la contrató para unos cuantos capítulos de la mítica serie televisiva. Aquel sería el primero de muchos papeles en la televisión, antes de los cuales obtuvo pequeños papeles en algunas películas, llegando a aparecer brevemente en el A Hard Day's Night de los Beatles.
Fue su siguiente trabajo el que la catapultaría, sino a la fama, sí a la inmortalidad. En princicipio iba a ser la chica Bond de Goldfinger, pero deseosa de obtener papeles de más enjundia, finalmente su participación se redujo a unas pocas escenas y a, por supuesto, los que probablemente sean los créditos más recordados y sexy de la inacabable saga de 007. El cuerpo dorado de Margaret Nolan sobre el que se proyectaban escenas de películas anteriores de Bond a la par que suena el mítico tema cantado por Shirley Bassey es sencillamente inolvidable.


En el rodaje de 'Goldfinger'

Durante el resto de los 60 Margaret trabajó en diversas series y películas británicas, y poco a poco fue fue introduciéndose cada vez más en asociaciones políticas de actores y artistas, lo que en ocasiones le puso difícil encontrar trabajo. A principios de los 70 trabajó en una serie de películas conocidas como 'Carrry On', comedias bastante populares en Gran Bretaña que fueron obra del director Gerald Thomas y el productor Peter Roger. La experiencia fue insatisfactoria, y la actriz fue dedicándose cada vez más a la televisión. En los 80 el trabajo comenzó a escasear, y su última aparición en el cine fue en un subproducto llamado Sky Bandits. Poco después Margaret se retiró a vivir a España, donde se dedicó al montaje fotográfico artístico y la permacultura, y donde ha vivido durante muchos años.


5 comentarios:

Angus dijo...

¡¡Ostras, vaya jamona!!

Alí Reyes H. dijo...

Muy bella esa peciosura. Menos mal que quedó grabada en el acetato.

----------------------

Debido a tu recomendación, quiero ver a 24 ojos, el filme japonés de 1954, si la comparas, salvando la distancia, con la lengia de las mariposas, es que tiene que ser buena. además, yo desconozco mucho el cine japonés

Lee dijo...

The Golden Girl.... que mitica.

Como me gustan a mi esas primeras peliculas de Bond.

Un saludo .

saroide dijo...

qué belleza de mujer y qué vida tan curiosa :)

elgatococo dijo...

el tema de shirley bassey es impresionante e inevitablemente lo relacionas con ella.