martes, 13 de enero de 2009

Rebelión en la granja (1954)

El cuento Animal Farm y, en general, la gran obra de George Orwell daría para muchas entradas, pero en esta ocasión me centraré en Rebelión en la granja, una estupenda y bastante fidedigna adaptación del libro realizada en Gran Bretaña, casualmente (o quizás no) poco después de la muerte de José Stalin.

Vaya por delante una opinión algo paradójica quizás, pero que desde luego es lo que pienso. Rebelión en la granja, a pesar de ser una película de animación, no es realidad una película para niños, y sin embargo creo que cualquier chaval de cierta edad debería verla. Las sutilezas de la historia quizás no lleguen hasta años después, pero la moraleja me parece importante. Yo la vi por primera vez siendo un crío, y desde luego el impacto fue tremendo. No es que entendiera de que iba la cosa, pero creo que percibí que aquello era totalmente diferente a las otras "pelis de dibujos" que había visto. Supongo que demasiados personajes morían como para ser una de Disney.

Y eso que, vista hoy en día, parece claro que los directores-productores estaban irremediablemente imbuídos por el espíritu de tío Walt, y que, salvo por la notable ausencia de canciones (salvo el himno de los animales), podría haber sido quizás una producción menor de Disney. Aunque si tío Walt hubiera hecho una adaptación de Animal Farm, desde luego habría tenido más mala leche.

Creo que la trama es de sobras conocida: los animales de una granja inglesa malviven bajo la tiránica y desastrosa administración del granjero Jones, hasta que un viejo y gran cerdo, el Mayor, incita al resto de seres de cuatro patas (o dos patas y dos alas) a la revolución. Poco después fallece, y los animales unidos expulsan al granjero, haciéndose con el control de la Granja Manor, a la que rebautizan como Granja Animal, instaurando un nuevo orden de igualdad y justicia. Sólo que un despiadado y ambicioso cerdo, Napoleón, tiene otros planes.

A pesar de que hay algunos guiños para los pequeños espectadores (sobretodo en la figura de un patito que anda dando tumbos de acá para allá), la historia es bastante más oscura de lo habitual en una película de animación infantil. Como la mayoría sabréis ya, Animal Farm desde luego no e sólo un cuento sobre animales. George Orwell simplemente hizo una increíble adaptación de ciertos hechos en forma de cuento, teniendo sobretodo a un tipo con un gran bigote en mente, siendo todo (o principalmente) fruto de su amarga experiencia con los agentes comunistas durante la Guerra Civil española.

Por tanto, quien guste de la novela de Orwell apreciará seguramente esta Rebelión en la granja. Sigue bastante fielmente la historia, salvo por algunos pequeños cambios, y un final distinto que sin embargo no empaña al resto. Evidentemente muchos detalles del cuento se pierden en el proceso, pero lo principal está ahí. Así pues, como nos ocurría en el colegio: si no tienen ganas de leer, ¡vean la película!

9 comentarios:

taratela dijo...

Pues sí, habrá que verla. Yo solo he visto la versión de 1999 y me gustó. Habrá que hacerse con esta.
Feliz año!

Tarquin Winot dijo...

El libro me gustó tanto que no me atrevo a ver ninguna adaptación. Un tipo con perspectiva, el amigo Orwell, sí, señor.

Adrian Vogel dijo...

Yo igual que Taratela. Sólo he visto la de plastilina. Y concuerdo contigo -ain haber visto la original- que no es para niños.

saroide dijo...

Qué casualidad ver esta entrada. Yo acabo de leer la novela, que aún no la había leído, y me ha fascinado: es una obra brrrutal, profunda y lúcida como pocas, con su aparente sencillez.
Moebius: ¿no existe también una versión en peli con animales "reales", animados a lo Babe, el cerdito valiente? Igual me lo estoy imaginando...

Una senderista. dijo...

La leí en su momento y es genial, aunque no creo que los animales se comporten de esa forma, es un comportamiento muy humano, saludos

Möbius el Crononauta dijo...

Taratela: pues esa no la he visto yo. Feliz año.

Tarquin: comprensible opción. Aunque no creo que salieras muy decepcionado.

Adrian: no lo es, pero al mismo tiempo pienso que en algún momento deberían ver una película así.

Saroide: como han comentado, hay una versión más reciente. Si es con animales reales o no, eso ya no lo sé.

Senderistas: Si pudieran rebelarse, seguro que lo harían.

J. Jiménez Gálvez dijo...

El libro es una de esas obras a las que le arrancaría la portada y enmarcaría en la pared de mi dormitorio, para que nunca se me olvide que la leí en su momento.

Tonho dijo...

Magnífico el post. Por cierto, que eses agentes comunistas de los que hablas, y que "inspiraron" a Orwell, pertenecian en su mayor parte al PCE, y fueron acusados por los Brigadistas Internacionales de estar más preocupados de organizar una "revolución proletária" que de combatir a los fascistas. Curioso, el papel en el que pone el devenir de la Historia a las personas, verdad?

Möbius el Crononauta dijo...

J. Jimenez: por suerte no nos hace falta arrancar las portas de ciertos libros para no olvidarlos, ¿verdad?

Tonho: desde luego; dicen que el destino está escrito, pero a veces la historia parece un cúmulo de casualidades.

Bienvenidos y gracias por comentar