domingo, 18 de enero de 2009

Alicia ya no vive aquí (1974)

Me gustaría pensar que alguien con un talento increíble como el de Martin Scorsese habría llegado a la cima de una forma u otra, pero hablando de un sitio tan ingrato a veces como Hollywood, ¿quién pondría la mano en el fuego? De todas formas a todo director con algo de talento le llega un día la oportunidad de dar un paso definitivo en su carrera, una oportunidad que bien aprovechada bien puede abrirle las puertas del Olimpo de Tinseltown (lo cual no implica una total independencia creativa, pero sí al menos el poder sacar tu opinión adelante de vez en cuando). El tren del reconocimiento comenzó a rodar para Scorsese cuando la actriz del momento, Ellen Burstyn (la sufrida madre de El exorcista), se fijó en él y le escogió (a pesar de unas iniciales reticencias) para rodar su historia sobre una mujer normal que trataba de superar sus problemas cotidianos. Scorsese consiguió su empujón, Burstyn consiguió un Oscar, y nosotros conseguimos una película lleno de bellos momentos y grandes interpretaciones. Creo que todos salimos ganando.

Alice Hyatt era, años atrás, una cantante de bares en el circuito californiano, que un día conoció a un hombre, de quien se enamoró, y a quien siguió, dejándolo todo atrás para formar con él una familia en Nuevo México. Tuvieron un hijo, hubo peleas, llegó la rutina, y ella se convirtió en otra ama de casa más, atrapada en una rutina que nunca imaginó. Su hijo creció, y cierto día una llamada de teléfono cambió su vida: su marido había fallecido en un accidente automovilístico. Alice, una esposa que se había acostumbrado a vivir protegida por su marido, se ve de repente sola, con un futuro incierto, y un hijo en una edad difícil del que cuidar. Habiéndole prometido que algún día le llevaría a Monterey, donde Alice había cantado en su juventud, decide venderlo todo y llevarlo a un viaje tanto físico como emocional en el que el objetivo final es la felicidad.

Además de la excelente interpretación de la Burstyn, destacan el por entonces protégé y mano derecha Harvey Keitel, Kris Kristofferson, Diane Ladd y un pequeño papel para una infantil Jodie Foster. Y ahora, voy a realizar un pequeño apunte al creo que es importante colocarle el siguiente cartelito:

*Atención: Un Spoiler*
La verdad es que hay veces en que ciertas secuencias o escenas debería revisarlas detalladamente, porque por ejemplo no sé como se lo hacen Harvey Keitel y Scorsese para de una forma totalmente imperceptible, avisar a las neuronas de que el personaje de Keitel, cuando se sienta a hablar con Alice, no augura nada bueno, a pesar de que haya sólamente sonrisas de por medio.
*Fin del Spoiler*

En fin, creo que hoy debo estar más espeso de lo normal. Se me hace difícil seguir hablando de la película sin revelar cosas que no debo. Así que si no habéis visto esta película, haceos un favor y echadle un vistazo; y si la habéis visto, ya comentaremos la jugada en algún bareto con unas cervezas delante.

Alicia ya no vive aquí está totalmente carente de la testosterona de un Malas calles o Uno de los nuestros, pero es una nueva maestra de lo fascinante que es siempre (añádanle si quieren, o no, el "casi") el cine de Martin Scorsese. Director cuyo siguiente proyecto sería todo un Taxi Driver. El resto, como suele decirse, es historia.

5 comentarios:

GINEBRA dijo...

Me encantó esta película. A mí personalmente Scorsese me parece un buenísimo director, una visión distinta de las cosas y tiene películas que son excepcionales, me decanto por Casino, After Hours...
Harvey Keitel está genial, a pesar de tu cartelito... un beso enorme

Akeru dijo...

Me has pillado. Esta no la he visto... algo que voy a intentar remediar inmediatamente...

Besos, viajero.

(Por cierto, lo de las cervecitas me parece estupendo... a ver cuando puede ser, je je je)

Daniel Rivas Pacheco dijo...

Este título no lo he visto, pero me gustan las road movies, y esta lo parece, xD.

Un saludo

Möbius el Crononauta dijo...

Ginebra: sip ,con cartelito o no, Harvey está sensacional. Y de Scorsese, qué decir. Un grande.

Akeru: jeje gotcha!. Pues cuando lo remedies, lo de las cervezas será solo cuestión de tiempo...

Daniel: sí, podría definirse como road movie. Road movie sentimental, supongo.

Fantomas dijo...

Esta película no la he visto. De hecho ni siquiera sabia de su existencia.

Trataré de conseguir esta cinta aprovechando que últimamente tengo algo de tiempo libre.

Saludos.