miércoles, 10 de diciembre de 2008

La balada de Bilbo Bolson


El subgénero musical (mmm ¿músical?) de los actores y actrices (aunque parece como si éstas salieran mejor paradas de sus respectivos trances) ha dado al mundo multitud de discos curiosos que van desde el toque kistch y hortera hasta el desastre más absoluto. Pocos son los que realmente grabaron trabajos de los que uno puede mostrar orgulloso en su discoteca.
Lo cierto es que no todos se sintieron inspirados por el divino Nerón para dejar su poco musical voz plasmada para las futuras generaciones, pero hubo una época en que esos discos estaban de moda y no tenían más remedio que ceder a las presiones de mánagers y productoras. Otros, en cambio, parecieron sentirse muy cómodos en su nuevo papel de moderno trobador intérprete, dispuestos a dar rienda suelta a sus inquietudes musicales y dar al mundo su importante mensaje. Entre estos últimos seguramente podríamos citar a míster Spock, el señor Leonard Nimoy.
El bueno de Nimoy se abrió a su carrera musical durante la época de esplendor de Star Trek. Aunque en principio su temática giraba sobretodo entorno a la serie y las cosas del universo (con grandes temas como "Highly Illogical") bien fuera cantando o recitando poemas cósmicos con música de ascensor de fondo, Nimoy se atrevió con todo: pop, country, rock... incluyendo versiones de la Creedence Clearwater Revival. Sí amigos, ¡Spock rockea! Como no podía ser de otra manera.

Pero el verdadero "hit" de Nimoy fue, sin duda, "The Ballad of Bilbo Baggins", un alegre tema pop, pegadizo como la melaza, cuyo estribillo campanero puede alojarse en el cerebro durante semanas, como aquellas orugas comesesos de Star Trek 2: La ira de Khan. Disfruten del tema, y si todo esto les parece ilógico, esperen a adentrarse en el legado de su colega William Shatner. Más destructivo que cualquier ofensiva Klingon.
En fin, ahi va el tributo de Nimoy a la obra de Tolkien. ¡Qué coreografías! ¡Ah, ese estribillo! Bil-bo! Bil-bo! Bilbo Baggins He's only three feet tall...

3 comentarios:

Aitor Fuckin' Perry dijo...

Oh cielos que grandísima frikada... que nunca superará al Jump in my Car de The Hoff! já!

saroide dijo...

Aaaaah, el vídeo es espeluznante, le voy a pasar el enlace a los de mi curro, van a flipar. Pero la imagen mental que me acabo de hacer de Leonard Nimoy versionando a los Creedence, también da una grimillaaaa. ¡Un abrazo!

sylvia dijo...

Pero qué maravilla :-) Estos son los vídeos que me encantan, jeje. Gran descubrimiento videográfico :)