lunes, 24 de noviembre de 2008

El ente (1981)

Una historia, decían los créditos, basada en hechos reales. Un extraño relato de una casa encantada, donde una mujer que vivía con sus tres hijos no sólo padece los efectos de extraños ruidos y puertas que se abren y cierran, sino que sufre abusos sexuales por parte de un ente invisible que la ataca por las noches. Un caso misterioso y fascinante que será tratado a la vez por un psiquiatra y un equipo de investigadores de lo paranormal.

Durante los 60 se produjo un revival de lo extraño y lo fantasmal, aquello conocido como lo "paranormal", como no se había visto desde principios del siglo XX. Muchos medios se ocuparon de ese nuevo interés, el cine entre ellos. De las clásicas y viejas historias de casas encantadas con fantasmas de viejos duques que arrastran cadenas se fue evolucionando hacia tramas más relacionadas con la "realidad". La nueva ciencia o pseudociencia de la parapsicología comenzó a distinguir entre casas encantadas y fenómenos poltergeist, y a clasificar los distintos tipos de fantasmas, espíritus y duendes.

Fueron varios los films que durante los 70 trataron el tema de las casas impregnadas con sucesos extraños, fueran o no dichas historias basadas en hechos verdaderos. Por supuesto, el afirmar que una película narra hechos reales siempre aporta una dosis extra de morbo e interés al guión, como bien saben los hermanos Coen. Films como Terror en Amityville tomaban como premisa un supuesto hecho real. Otras cintas se fabricaban sus propias historias.
A principios de los 80 llegó la película que marcó el cénit del subgénero. Poltergeist, dirigida por Tobe Hooper, y producida y coescrita por Steven Spielberg, aterrorizó a miles de espectadores por todo el mundo. Nos dejó muchas imágenes para el recuerdo, y todavía se repone con cierta asiduidad en televisión. También relegó al olvido a otra cinta de la misma época, El ente.

Desde luego El ente no podía competir con la calidad de Poltergeist. Menor presupuesto, director del montón, efectos especiales limitados... la cogida entre la crítica no fue muy entusiasta. Pero desde luego la película tenía sus atractivos. Una curiosa historia que mezclaba abusos y fantasmas, que desde luego gustaría a cualquier fanl del subgénero. Y, para muchos, el mayor atractivo del film estaba en el cuerpo de la sin par Barbara Hershey, que no dudó en mostrarse tal como vino al mundo en más de una escena. También eran curiosas las escenas en la que los efectos artesanales nos permitían ver como un ser invisible manipulaba los pechos (en este caso falsos, claro) de la actriz.

No, El ente no era una maravilla, pero se convirtió en un pequeño clásico de culto. A unos gusta por su historia de fenónemos extraños, y a otros, aparte de disfrutar con las puertas que se abren y los objetos que se mueven, simplemente les gusta admirar a la Hershey. Y eso, amigos, no entra dentro de lo paranormal. Más que estocplasma, aquí estamos tratando con babas.

El ente. En pocas ocasiones el terror fue más sexy.

8 comentarios:

Taratela dijo...

Pues mira, es verdad que no puede competir con otras de mas calidad, pero a mi me tubo una larga temporada "emparanohiada" con la posibilidad de que existieran ese tipo de entes...:S Ya solo faltaba eso...

Neli dijo...

Bueno, algo me dice que a mi no me gustaría tanto como te pudiese gustar a ti.
Digamos que los encantos por los que nos interesamos, en esta ocasión, son opuestos. jeje

Me da mucho miedo las pelis de terror, aunque sea un terror muy leve y todos digan "pero si no da miedooo". Yo no puedo evitarlo y ya las sesiones de cine en la gran pantalla con este tipo de películas han terminado, ahora si acaso las veo en casa con un cojín en la cara.

Besos.

Cecil B. Demente dijo...

La recuerdo muy vagamente, pero lo de una mano invisible toqueteándole las tetas a la Hershey, eso, no se olvida!

Akeru dijo...

La ultima vez que fui al cine a ver una película de terror, el acomodador me pidió amablemente que dejara de reírme o tendría que echarme. Es lo que provocan en mi las actuales pelis de "terror". Quizá esta no sea una maravilla, pero aun consigue ponerme nerviosa cuando la veo.

Besos de esta vampiro, viajero.

tomas dijo...

El Ente tiene el encanto de un cine de terror que ahora mismo no se hace, basado más en una atmósfera, un malestar constante, salpicado de "picos" de terror.
Todavía me estremezco cuando pienso en aquellos golpes secos que se oían en cada ataque.

sylvia dijo...

No la he visto y me han hablado mucho de ella...¿sabes cómo se puede conseguir??

GINEBRA dijo...

Pués es cierto, en los setenta como que se puso de moda el cine de terror que narraba sucesos paranormales. De todas, "El Exorcista", una película genial que "puso los pelos de punta" a muchos espectadores. Siempre me gustó. Y por supuesto, El Resplandor, (si se evita el doblaje de la Forqué, que "jode" la cinta en cuanto pronuncia la primera palabra, jejejejejeje).
El ente no es una maravilla como dices, pero los que nos tragamos cualquiera de este género, nos puede valer.
Besos.
p.d. sobre los hermanos Marx ya te contesté en el antepenúltimo post, jejejejeje.

Möbius el Crononauta dijo...

Taratela: hombre, pensar en la existencia de seres así sí que da miedo...

Neli: jeje sí ya imagino que todos mis lectores comparten mi entusiasmo por Barbara Hershey. Aparte el almohadon de vez en cuando, y poco a poco seguro que se va el miedo.

Cecil: pues no, aunque no sean las suyas, impacta lo mismo.

Akeru: no veo demasiado cine de terror actual, pero principalmente me parece monótono. ¡Por no hacer, no me hace ni gracia!

tomas: el encanto añejo de la época lo tiene todo, desde luego.

sylvia: yo la vi en un pase televisivo. Imagino que debe estar en las grandes tiendas. Y si no eres de la SGAE supongo que puedes recurrir a ya sabes qué programa.

Ginebra: el Resplando me parece magistral. "El exorcista" me acojonó de pequeño como supongo que nos hizo con muchos, pero me siempre me ha gustado más "La profecía", aunque como película quizás no sea tan buena. Hay una muy buena, pero ya hablaré de ella en su momento.