sábado, 1 de noviembre de 2008

Eat The Rich (1987)


Irreverente comedia cuyo marco de fondo es la Gran Bretaña de la señora Thatcher, Eat The Rich es un pequeño clásico de culto, tanto entre seguidores de la comedia británica como entre los amantes del hard rock 80s; mezcla de mohoso bocato di cardinale y algodón de azúcar para los oídos, la película hace gala del humor británico de series como The Young Ones o La pareja basura. De hecho, el director y co-guionista, Peter Richardson, había labrado su carrera junto a otros miembros del reparto en un mítico programa de la BBC, The Comic Strip Presents..., una especie de SNL inglés. La película no tiene la mala leche de Spitting Image o la genialidad de Spinal Tap, y ni siquiera llegó a estrenarse en España, pero merece que se le eche un vistazo.

El primer motivo son algunos de los personajes principales. Comencemos por el mejor, el del Home Secretary o Ministro del Interior, Nosher. Mezcla de Jesús Gil y Hulk Holgan, Nosher es un político muy particular con acento de paleto y que se dedica a hacer política a golpe de puño y a beber cerveza en las cenas de gala. Y si de paso puede llevarse a la Reina a la cama, mejor. La otra gran baza del reparto es Lemmy, el bajista más estruendoso del universo, que tiene un suculento papel como Spider, el ayudante de un agente doble soviético. Lo cierto es que apenas se le entiende una palabra, pero, ¿a quién le importa? ¡Ver a Lemmy en acción es grande! Aunque desafortunadamente la experiencia le sirvió para convencerse de que la interpretación no era lo suyo, y desde entonces sólo se ha dedicado a hacer cameos (eso sí, hay muchos) que requieran como mucha aprenderse una o dos frases.

La trama gira alrededor de dos historias paralelas que van confluyendo. La primera es la de una especie de camarera/camarero travesti que es despedido de Bastard's, un restaurante de lujo para ricos snobs donde sirven cabezas de guepardo, osos panda, koalas asados y cosas por el estilo. Sin trabajo y sin hogar, se hace con una pistola que se le cae a una terrorista soviética a la que ha pedido dinero. Cuando en la oficina de desempleo le traten a patadas, el/la camarero/a se lía a tiros con los funcionarios y escapa con el subsidio y un tipo con pinta de camionero. Pronto se les unirán una especie de friki y una preñada que no tiene a donde ir. Juntos decidirán vengarse de los ricos y destruir el sistema armados con arco y flechas.
Por otro lado están el camarada Fortune y su ayudante Spider, que tratan de desprestigiar a Nosher y sembrar el caos en la nación para iniciar una revolución comunista. Cuando la camarera travesti y sus chicos se hagan con el control de Bastard's, al que renombrarán Eat the rich, dándoles a los pijoteros clientes algo de su propia medicina, por decirlo así, Fortune y Spider aprovecharán para tender la trampa definitiva a Nosher.

La mayoría de las caras en el film sólo serán reconocibles para los que conozcan a todo el plantel la panda de Comic Strip. Quizás el más reconocible de ellos sea Rik Mayall, cuyo trabajo sí es más conocido en la península, aunque tiene un pequeño papel en la película y prácticamente aparece para ser golpeado por Nosher. De todas formas hay una jugosa lista de cameos. Aparte de Lemmy, en el único papel digno de llamarse así que haya tenido, aparecen los propios Motörhead (con un Philthy Taylor que acababa de volver a la banda la misma mañana del rodaje de su escena), Paul McArtney, Bill Wyman, Angela Bowie, la esposísima de David, y Shane MacGowan de los Pogues, que interpreta a uno de los terroristas rojos. Y por si no fuera poco, la banda sonora de la película corre a cargo de los mismísimos Motörhead. Por lo tanto el film es obligado visionado para cualquier fan de la banda.

Aparte del problema de la barrera idiomática (y más con según qué acentos), Eat The Rich seguramente no cambiará la vida de nadie, pero no es mal aperitivo para una cena con amigos un sábado noche antes de salir a quemar la noche.

6 comentarios:

Neli dijo...

Hola Moe.
Pues no había oido hablar de esta peli, no la conocía.
Pero si me la recomiendas tú, lo tendré en consideración.

Un beso.
P.D: Te invito a una copa en el Bar de Giger, ya conoces algo de él :-)

Alex dijo...

No comprendo yo tampoco como le ha dado a hollywood por hacer tanto remake de películas de la serie B.

Pierden el tiempo... Un remake de Planeta Prohibido, no se no se... huele a fracaso.

ROCKLAND dijo...

Pues sólo por ver al amigo Lemmy chupando cámara merece la pena echar un vistazo.
Saludos

Kal Zakath dijo...

Primera noticia de esta película, a ver si la encuentro subtitulada que así a palo seco el anglosajón se me atasca...

Aura dijo...

Jajaja. Qué grande. No tenía noticias así que me pongo a buscarla.

Saludos!

Daniel Rivas Pacheco dijo...

Me ha gustado tu reseña. Este tipo de películas extravagantes me encantan y seguro que me voy a reir mucho con ella. Eso sí, el problema será encontrarla, y ya no te cuento encontrar los subtítulos, xD.

Un saludo, gracias por la recomendación