jueves, 27 de noviembre de 2008

Aliento de perro

Una pequeña muestra del genio (y la ácida locura) de Frank Zappa y sus muchachos. Les dabas una cámara y se lo pasaban en grande montando escenas psicotrópicas bañadas en obscenidad. Lástima que no esté la canción completa, porque es toda una obra maestra de artesanía surrealista.

2 comentarios:

Angus dijo...

Los estragos del LSD...

Adrian Vogel dijo...

La semana que viene (15 años de su muerte)tengo que saldar una deuda con John -quien me pidió un post al respecto en agosto- y con Zappa. Os sorprenderá... Y no, no era muy amigo de las drogas...