lunes, 6 de octubre de 2008

El conde de Montecristo


No sé que libro me llevaría a una isla desierta, pero si tuviera que llevarme uno a prisión probablemente sería El conde de Montecristo, un libro "educacional", que diría el Red de Cadena perpetua. La novela del prolífico Alejandro Dumas es considerada por muchos, con justicia, como la novela de aventuras definitiva. Es desde luego una de las historias que más ha influido tanto en escritores como directores de cine y otros artistas, y uno de los libros más vendidos de la historia. La particular historia de Edmond Dantés fue un rotundo éxito desde su misma publicación, como demuestra el hecho de que le surgiera una continuación apócrifa, El hijo de Montecristo.

Al igual que me ocurrió con Los tres mosqueteros, las primeras aproximaciones que tuve a la historia de Dantés fueron cinematográficas, ya fueran películas o seriales. Hay muchos que dicen que las adaptaciones para la pantalla no hacen justicia al libro, lo cual evidentemente es cierto. La obra es muy compleja para condensarla en hora y media o dos horas, y tan sólo las series de televisión retratan mejor la trama. Aun así cuando leí la novela me sorprendió su final. Acostumbrado a los finales felices de películas y series (incluso, que yo recuerde, entre las europeas se cambia la conclusión), no me esperaba que la historia acaba como lo hace, aunque por otro lado es más lógica.
En la gran pantalla, sobretodo, el conde de Montecristo no es un personaje demasiado lúgubre, o al menos no tanto como en la novela. Una de las adaptaciones más recientes, bastante entretenida para los que no sean demasiado puristas o gusten del trabajo de Gerard Depardieu, sí presentaba a un Dantés roído por el rencor y la venganza, porque en realidad Montecristo no es tan heroico como pueda parecer. Alejandro Dumas no sólo escribió una grandísima novela de aventuras, sino que compuso un soberbio retrato del oscuro sentimiento de venganza, aunque trate de pasar por justicia. Y es que la historia de Edmond Dantés es una mezcla de varios sentimientos y acciones humanos, que le hacen bueno y perverso a un tiempo. La traición, el amor, el desamor, el honor, la lealtad, la sutil línea que puede separar la justicia de la venganza... todo eso y más se encuentra condensado en la novela. En definitiva la historia de Dantés es la del joven e inocente marino, bueno y amigo de todos, prometido con la catalana Mercedes, que madurará de la peor manera posible, conociendo de un golpe (en realidad le lleva algo de tiempo en el terrible castillo de If, y la ayuda del sabio abate Faria, el comprender la realidad de su situación) lo miserable y rastrero que puede llegar a ser el género humano.

Los sentimientos que llevan a Dantés a convertirse en Montecristo son universales, y su historia, en su esencia más pura, es una historia que cruza fronteras y culturas, lo que explica parte del gran éxito de la novela. Muchos de nosotros nos habremos sentido en alguna ocasión traicionados por amigos o parejas, lo que nos hace comprender cómo se siente Dantés al averiguar quién se encuentra tras su detención y juicio injusto, y al descubrir, tras su mítica evasión, lo que ha sido de su prometida, de sus amigos, y de su padre. Es entonces cuando, como lectores, podemos reflexionar sobre la elección que surge para el personaje, y para nosotros si nuestra pareja nos engaña con nuestro amigo o algo así: perdonar y olvidar, o fabricarnos nuestra propia justicia, que en palabras de otros observadores más objetivos bien pudiera llamarse venganza.
El conde de Montecristo, otro clásico imprescindible que debemos tener en nuestra biblioteca.

10 comentarios:

paulamule dijo...

Uff, demasiado alto el listón. Me acaba de venir a la memoria leyendo tu crónica "El ingénuo" de Voltaire, que aunque sea muy diferente, tiene algunas similitudes en cuanto a quién hay detrás de algunas de las cosas más significativas que pasan y el comportamiento de los que nos rodean en particular. En fin. Gran entrada.

ChicaVudu dijo...

No sabía qué leer ahora..., así que mañana me acerco a la biblioteca y me hago con El Conde de Montecristo ;).


Gracias!.


Ah, y para pintar, no hace falta hacer ni bien ni mal, simplemente hacerlo :).


Besos!

perem1 dijo...

El libro no lo he leído, pero he visto varias versiones de la película, incluso creo que un día me "trague" una versión realizada para la TV . Siempre ha sido una película que me ha gustado.

(habrá "meme" de películas?)

Un saludo.

vaderetrocordero dijo...

El Meister y Vaderetrocordero se complacen en presentarles a su criatura. 100 % APOCALYPSO, cultura a la contra. Peor que la droga!!!

Pasen y lean!

Aitor Fuckin' Perry dijo...

Libro que junto a Crimen y Castigo me da un vértigo demasiado grande como para leerlo... teniendo en cuenta la de manuales que tengo que tragarme de aquí a junio, por lo que entra con fuerza en la lista de "libros para leer en verano" a la que se añaden unos veinte libros cada año y se restan dos. Someday... si es que siguen existiendo las pensiones de jubilación o termino en Alcalameco reuniré fuerzas para terminar la lista.

Möbius el Crononauta dijo...

Paulamule: hombre, si lees a Voltaire, ¡no es tan alto el listón! Supongo

Chicavudu: seguro que lo disfrutas. Si, como poder puedo pintar, pero es como tocar la guitarra sin saber... ¡yo quería ser Velázquez o Goya, pero me quedé en pintamonas!

Perem1: pues te ha pasado como a míi. Si te gust ala historia te gustará la novela. No sé si haré meme de películas, tal vez algún día sorpresivo, out of the blue

Vaderetrocordero: pues ahi queda la cosa.

Aitor: jeje te entiendo. No pasa nada, tiempo habrá, siempre que no estalle una guerra nuclear.

Castigadora dijo...

POr favor, sí, sí. Es uno de mis libros favoritos! Lo he leido un par de veces, me encanta. Lo cierto es que primero vi la película de Gerad, pero la historia me gustó tanto que busqué el libro, y es mucho mejor. Dumas es uno de mis escritores predilectos. Pero con diferencia éste es para mi el mejor de ellos. La trama, los personajes, la venganza meditada y preparada durante años, como va aprendiendo de su propio odio.
Genial el post!
Un beso

Adrian Vogel dijo...

Digan lo que digan Dumas es de los grandes. Hace poco seleccionando lecturas veraniegas para mi chaval volví a releerlo (hacia más de 35 años que no le leía) y volvió a impresionarme.

Jim Garry dijo...

Este es uno le los libros de mi vida. Recuerdo cuando lo leí por primera vez estar en constante expectación por seguir leyendo. Lo llevaba a todas partes y lo devore. Me obsesionó. Y trata de un tema fantastico. Ultimamente he pensado mucho en él, dadas ciertas circunstancias que me rodean... me he sentido como como Dantes.

Saludos.

Noemí Pastor dijo...

Pues ya sabía yo que alguien tenía que hablar de la excelsa y sublime versión para "Novela" de la Televisión Española de mi infancia. Ahora mismo tengo la musiquita en la cabeza: chan, chan, charanchanchán...