miércoles, 1 de octubre de 2008

Che, el argentino (2008)

Una cuidada ambientación, excelentes parajes, flashforwards en blanco y negro, estupendas interpretaciones... una película que parece un documental, un aséptico acercamiento de Steven Soderbergh a la figura de un revolucionario que se convirtió en mito y acabó deviniendo en producto, un correcto biopic que huye de cualquier controversia al hablar de una figura controvertida que tuvo un papel destacado en acontecimientos controvertidos. Asepsia. Soderbergh y Benicio del Toro no mojan pan en la salsa. Seguramente no sepamos el sabor del plato, pero la presentación es estupenda.

Me gustaría poder tener un par de buenas biografías de Ernesto 'Che' Guevara en casa para poder hablar con más propiedad, pero no es así, así que me guío más por sensaciones y conjeturas que por información de primera mano. Pero me da la impresión de que Che, el argentino, si en algo se ha decantado, es por mostrar más al mito que al hombre. No es que glorifique al Che, ni sea un panegírico, pero tras salir del cine no puede evitar pensar que no todas las obras del revolucionario serían tan justas ni tan limpias. Pero en todo momento la cinta nunca penetra demasiado hondo en la figura real. Y no es algo que Soderbergh haya ocultado; en cualquier entrevista ha afirmado que su intención era ser lo más neutro posible. Esa decisión es por un lado acertada, pues así no se cae en la típica payasada hollywoodiense, pero por el otro deja al espectador minímamente inquieto algo sediento.
Nunca se puede juzgar completamente a un personaje histórico por una película, eso es cierto. Y las biografías, como el género histórico en sí en el cine, deben cumplir dos premisas al menos: rigor histórico, o entretenimiento y calidad cinematográfica. Si carece de ambas se ruedan bochornos como Gran bola de fuego. En cierto modo Che, el argentino tiene ambas, pero no parece una película hecha para despertar muchas pasiones. Entretiene lo justo, y no sé si llevará a mucha gente a querer leer libros escritos por el Che o sobre el Che. Ése quizás sea el gran pero de la cinta. La historia narra cómo un argentino conoce en Méjico a un tal Fidel Castro y a los pocos años se van a Cuba a internarse en la selva y dedicarse a la guerra de guerrillas, abriéndose camino poco a poco hacia la victoria final. Más o menos lo que ya sabíamos. Tal vez sean las diatribas en las Naciones Unidas los detalles históricos más interesantes del film.

¿Conviene ir a verla? Sí, el acabado del film está muy bien, con planos bastante buenos repartidos a lo largo de la película. Benicio está estupendo, como siempre, y realmente se parece al argentino, y el resto de secundarios no desmerecen, destascando sobretodo a ese tal Demián Bichir, quien ha logrado mimetizarse con el manierista gran hombre, Fidel Castro. Pueden ir a ver Che, el argentino sin temores, pero no esperen grandes revelaciones. Si la segunda parte, Guerrilla, será mejor, es algo a lo que tendremos que esperar.

6 comentarios:

GINEBRA dijo...

No he ido a verla, pero está en mi agenda. Me alegra que ,al menos, hayas disfrutado de la realización e interpretación. Yo me temía, por ser un film americano, ciertos tópicos... en fín, todo será cuestión de ir a verla.
Un beso matinal.

RAÚL dijo...

escuchando a carrillo el otro día en la radio hablaba maravillas. él se reunió varias veces con el che, y le sorprendió la fidelidad de la película, del personaje, le entusiasmó la recreación del mundillo, el ambiente de esos días revolucionarios. a mi también me apetece verla, desde luego.

sammy tylerose dijo...

A mi se me hizo un pelín larga, demasiado minutaje en la selva. Con todo, disfruté de la peli. Me encantó el excentricismo del que dotan al personaje de Fidel. Supongo que de joven ya apuntaba a chiflado.

Wallander800 dijo...

Yo quiero verla, sino es ahora, en la versión dvd,... Y a ver que tal,... Sé que está basada en las memorias de el mismo Ché, pero poco más.

Saludos

saciuf dijo...

Tiene muy buena pinta, la verdad, pero creo que esperaré a verla en casa, el tema cine lo tengo un poco abandonado (más o menos desde que "me hipotequé").

Tío Marvin dijo...

Coincido con usted en casi todo lo que dice, lo que veo peor es que la hayan dividido en dos partes sin justificación aparente. Esta primera parte se queda bastante coja.