sábado, 27 de septiembre de 2008

Traffic

El joven prodigio de ojos de pez, Steve Winwood, al cumplir la mayoría la edad ya se había codeado con los grandes nombres del blues americano y pioneros del rock como Chuck Berry, y ya había saboreado la fama con Spencer Davis Group junto a su hermano Muff. Con una mente sedienta e inquieta, el joven prodigio de las guitarras, la voz y el teclado dejaba la banda en 1967 para unirse a dos ex-miembros de Deep Feeling, Dave Mason (guitarra y voces) y Jim Capaldi (batería, teclados, voces). El saxofonista y flautista Chris Wood completaba la formación. Tras tocar aquí y allá se retiraron a meditar al campo, donde galvanizaron ideas, se hicieron uno con el Universo y de donde salieron convertidos en Traffic, una de las bandas más musicalmente inquietas de la British Invasion.

Evidentemente el contrato discográfico no se hizo esperar. "Paper Sun", el primer single de la banda, una canción de pop psicodélico al estilo Beatles, constituyó un éxito inmediato, alcanzado el quinto puesto en las listas británicas. "Hole In My Shoe" y "Here We Go Round the Mulberry Bush" (escrita para una película), los dos siguientes sencillos de la banda, alcanzan también los primeros puestos de las listas.
Ese mismo 1967 llegaba Mr. Fantasy, el álbum de debut de Traffic. Las bellas melodías que impregnan el primer título del disco, "Heaven Is In Your Mind", seguían bajo la sombra de los cuatro de Liverpool, mientras que "Berkshire Poppies" tiene sonidos taberneros y un estilo Belle Epoque que se intercala con explosiones festivas como las que tenían compañeros como los Small Faces. La excéntrica "House For Everyone" tal vez no habría desencajado en un disco de Primus treinta años después, y "No Face, No Name, No Number" es una dramática balada de Capaldi y Winwood. "Dear Mr. Fantasy" y "Dealer" son dos de los cortes más rockeros del disco, al que sigue "Utterly Simple", una canción al estilo hindú de esas que tanto gustaban a George Harrison. "Coloured Rain" tiene un regusto de Beatles y los primeros Pink Floyd, "Hope I Never Find Me There" es otro tema dodne se deja ver el rastro de los Fab Four, y "Giving To You" comienza, como se hacía mucho en la época, con voces y ruidos para dejar paso a un instrumental de blues rock con teclados, à là Doors. Ésta era, básicamente la edición británica de Mr. Fantasy que alcanzó un meritorio octavo puesto. La edición americana, como era costumbre, sufrió algunos cambios, pero el impacto al otro lado del Atlántico fue menor.



Con una relación entre Winwood y Mason cada vez más tensa, éste último deja el grupo nada más perfilarse el disco de debut. Sin embargo el guitarra acabaría regresando para participar en el segundo trabajo de la banda, Traffic, donde firmó la mitad de las canciones del álbum, empezando por la magnífica composición que abría el disco, "You Can All Join In", un auténtico antidepresivo. "Pearly Queen" es un tema de Winwood y Capaldi que confirmaba la tendencia de la banda a dejar atrás la psicodelia made in Sgt. Peppers y acercarse al sonido negro de amiguetes como Clapton. "Don't Be Sad", "Who Knows What Tomorrow May Bring", "Vagabond Virgin"... el resto del disco estaba repleto de buenos temas que hacían de Traffic un trabajo aún más redondo que el primero. Aunque si hubo un tema inmortal en ese disco fue el "Feelin' Alright?" de Mason, quien parecía haberle ganado la mano al propio Winwood y el resto de la banda en el apartado compositivo. La lucha de egos no podía durar demasiado, y tras una primera gira por los Estados Unidos Mason acabaría fuera del grupo. Aprovechando las migajas de la banda en descomposición la discográfica editaba Last Exit, un disco que combinaba descartes del estudio con temas grabados en el Fillmore West durante la gira americana.

Mientras Capaldi y Wood iniciaban algunos proyectos sin demasiado éxito, Winwood se unía a su amigo Clapton y al rojizo Ginger Baker para formar el estupendo combo Blind Faith, de corta vida pero con tiempo suficiente para dejarnos un magnífico disco. Tras la disgregación del supergrupo Winwood comienza a trabajar en un disco en solitario al que no tardarán en agregarse Capaldi y Wood. Los tres músicos traficantes ya se habían visto las caras en las sesiones del Electric Ladyland de Hendrix, y el que iba a ser un solo album se convierte en el cuarto disco de Traffic.

John Barleycorn Must Die está considerado el mejor disco de la banda. En mi gusto personal situaría quizás el disco homónimo en ese primer puesto, pero quien desee introducirse en la música de Traffic, en los Traffic de Winwood sin Mason, seguramente tendrá en este cuarto álbum una excelente llave de entrada. Más vientos, temas instrumentales más largos, mayor influencia de jazz y blues... Winwood y Capaldi dan rienda suelta a sus inquietudes y deseos por experimentar, americanizándose en el proceso. Las influencias británicas quedán más atrás que nunca (aunque no dejen atrás las flautas que les unen con Jethro Tull), con lo que no extraña que en 1970 John Barleycorn Must Die sea el primer disco de Traffic que realmente llegue a tener un impacto serio en los Estados Unidos. "Freedom Rider", "Stranger To Himself", "Every Mother's Son"... un disco de lo más completo que en su reedición en CD recuperó varios temas descartados y un par de cortes en vivo, mejorando aún al LP original.

Un año después se publica el directo Welcome To The Canteen, donde a los pesos pesados de Traffic se unen unos cuantos músicos de sesión y Dave Mason, de nuevo de regreso, que aporta dos composiciones que se juntan a las de propio grupo y al clásico del Spencer Davis Group "Gimme Some Lovin". Publicado por alguna razón con el nombre de los componentes en la portada, y una pequeña referencia a Traffic en la contraportada, el directo es un álbum de transición tras el cual Mason se despide definitivamente, dejando a una ampliada banda de músicos que enriquecerán el sonido del siguiente disco de estudio de Traffic, The Low Spark of High Heeled Boys. El álbum sigue la misma pauta que John Barleycorn Must Die. El folk, el jazz, el blues y el rock se combinan de nuevo en las manos de Winwood, Capaldi y Wood, confirmando el permanente estado de gracia del grupo. "Hidden Treasure" podría haber sido firmada por el mismísimo Ian Anderson, mientras que el largo tema que da título al disco se deja llevar por el sonido y la improvisación del jazz. "Rock and Roll Stew" (fruto de dos de las nuevas incorporaciones, Ric Grech y Jim Gordon) es un rock negro de los de banda sonora de blaxploitation, y "Many A Mile To Freedom" y "Light Up or Leave Me Alone" son dos de los mejores temas de rock de Traffic. Síntoma del rumbo que estaba tomando la banda The Low Spark of High Heeled Boys fue un éxito en los States mientras que en Gran Bretaña no alcanza los diez primeros puestos.

Que Traffic era cada vez más el juguete de Winwood se confirmó cuando Capaldi, junto a Grech y Gordon, abandonó el conjunto. Sigue pues un período de reorganización durante el cual Winwood colabora en sesiones allá y acullá, destacando sus aportaciones a trabajos eléctricos de Howlin Wolf y Muddy Waters. En 1973 unos remozados Traffic vuelven al ruedo con Shoot Out A The Fantasy Factory, que repetía la elaborada presentación 3D del cartón de su antecesor, aunque no lograba igualarlo en el plano musical, aunque de nuevo el disco se vendió bien en América. When The Eagle Flies llega en 1974, tratándose de otra obra menor, y constituyendo el último álbum de la banda hastsa la reunión de Winwood y Capaldi en 1994. Con un Winwood con la cabeza en otro sitio y un Chris Wood sumergido en la adicción al alcohol (el pobre Chris no llegaría a 1984) la banda decía adiós. Steve Winwood se dedicaría a su carrera en solitario y a colaborar con amiguetes, aunque su pasado pesa demasiado sobre una trayectoria que cosechó muchos éxitos, pero que iba por otro camino. Traffic quedó para la historia como un grupo que subo hacer de la experimentación un arte, regalándonos grandes pasajes de música.

5 comentarios:

Adrian Vogel dijo...

Winwood es una de mis debilidades. Y Traffic de mis grupos favoritos

RAÚL dijo...

"traffic" el que tiene usté a diario en su blog. cosa que no me sorprende en absoluto. enhorabuena!

GINEBRA dijo...

Muy buena música, sí señor... siempre tienes algo bueno en estas páginas, Möbius. Un beso

raskolnikoff dijo...

Digo lo mismo que Adrian. Pocos ha habido como Winwood y como dices tú pocas bandas ha habido tan eclécticas y tan brillantes.

Gran post, Moebius

Aitor Fuckin' Perry dijo...

Quince añios tenía cuando conoció a Clapton y apenas era mayor de edad cuando Blind Faith. Y yo en calzoncillos con 19 años. Qué mal está el mundo laboral en los 2000.

Ahora en serio, ya era hora de que alguien diese el reconocimiento que merece Traffic, siempre en un segundo plano pero una de las bandas definitivas de finales de los 60' y con un talento y una originalidad increíbles Crononauta.