sábado, 13 de septiembre de 2008

El caballero oscuro (2008)

Bien, bien, bien... como suele ocurrir con todos los grandes acontecimientos cinematográficos que atraen a todo quisque a las salas de cine (salvo a aquellos que nunca van y a los fans de Kieslowski), os habréis encontrado con que en muchos de vuestros blogs habituales se repetían las críticas sobre esta película. Lo cual no es bueno ni malo, sino lógico. Aunque al final uno ya no sabe quien ha dicho qué o qué ha gustado a quién. Bueno, al menos esta vez ahora estoy al otro lado. Desde luego, si veía El caballero oscuro, tenía que ser en la oscuridad de una sala. Y gracias a los sabios consejos de algunos blogueros, acudía (por suerte había esa posibilidad) a verla en versión original. Sí, aquí están mis sensaciones respecto a El caballero oscuro. Antes de proseguir, dos aclaraciones: como siempre suelo decir, no entiendo demasiado de comics, pero me gustan. Así que cualquier referencia a la obra original será sesgada, errónea y/o intuitiva. Segundo: si no me equivoco, es la primera película que veo de Heath Ledger. Tras su muerte cierto sector de la prensa, siempre tan inteligente, empezó hablar del señor Dean. Bien, allá ellos. Yo sólo diré que su partida no me afectó demasiado, más allá de que prefiero que la gente viva hasta que tenga que hacerlo. Pero ya lo estoy lamentando.

Si quieren saberlo, y si no lo diré igualmente, El caballero oscuro me parece hasta ahora la mejor entrega fílmica de Batman, incluídas las de Tim Burton. El Gotham de Burton era una mezcla de Willy Wonka y Bob Kane, lo cual no le restaba ningún punto. Sin embargo, salvo por los villanos, su reparto nunca me pareció acertado. Michael Keaton, sea mejor o peor actor, no me encajaba como Batman. No sé que pintaba Kim Basinger allí. Y en la segunda parte lo mejor era Danny De Vito. Después no hubo nada. Esos sinsentidos que vinieron después para mí no existen, aunque Jim Carrey me caiga genial.

Luego llegó Batman Begins, una película que vi en DVD, y que alquilé porque ponía Batman en la carátula, y el señor de las sombras siempre ha sido de mis favoritos. No esperaba nada, con lo que me sorprendió encontrarme con una reinvención del personaje que no era simplemente marketing. Vaya, me gustó la película. No me volvió loco, pero no acabé asqueado ni pensando que Batman era un personaje del Día del Orgullo Gay y no producto de la mente de Kane. El Hombre Murciélago volvía por sus fueros.

Y este año ha llegado El caballero oscuro. Vi el impactante cartel, aunque no llegué a ver ningún trailer. Era mejor así; con lo mal que los hacen ahora serían capaces de convertir Casablanca en una nueva tontada de los Vachofski (bueno vale miraré como se escribe; Wachowski). Era ir y ver, y si era posible, vencer. Así que ayer fui y vi. ¿Vencí?
Dicen que El caballero oscuro no es una película de superhéroes. Tal vez sea así, no lo sé. Desde luego no es la saga de Spiderman, ni todas esas de Marvel que han comenzado a sacar a cascoporro, y de las cuales la gran mayoría sólo superan a la serie televisiva kitsch por sus megalocos efectos especiales. Tampoco tiene el toque de humor de Superman. Pero tampoco la veo tan alejada de la primera de Burton.
En cuanto a Batman, bueno, pues ahí tenemos a un hombre con tribulaciones, como siempre fueron muchos de los personajes de la Marvel que yo sepa. Porque si no me equivoco, si Batman no puede dormir (aparte de porque trabaja) a causa de no saber si no será otro villano más, Spiderman se lamenta por la muerte de su tío y se agobia por la responsabilidad de sus poderes; o El Capitán América se siente confuso porque vuelve tras unos años en el hielo y ve que su patria está llena de yonquis y jipis. O la Cosa no se puede mirar al espejo y echa de menos a su novia, o Iron Man le da a la botella para evadirse de sus problemas. Hombre, algo de superhéroes sí tiene la película. Pero no tanto como estamos acostumbrados.

El peso de la cinta no recae en Batman, lo que debe ser la principal diferencia con el resto de la saga o el resto de películas de salvadores del mundo al uso. La historia del personaje con capa está en el trasfondo. El futuro comisario Gordon (excelente Gary Oldman, del que todos dicen que él ES Gordon, así que lo diré yo también, porque mejor no ha habido en la pantalla), cual Serpico de Gotham, agobiado por la extendida corrupción policial, parece tener tantas escenas como el encapuchado. Se enfatiza como héroe de pueblo a Harvey Dent (no sé quien es el actor, pero no lo hace mal), futuro Doscaras, que tiene sus más y sus menos con Bruce Wayne a causa de su ex. La chica, aunque tratan, acorde a los tiempos, de retratarla como chica independiente y fuerte, entre tanto fregado acaba siendo prácticamente la típica chica que hay que salvar del malo. Dicen algunos del Hombre Murciélago que no está tan bien como en Batman Begins. Yo no he notado demasiadas diferencias, la verdad. Christian Bale sigue tan contundente, malpulgoso y serio como siempre. ¿Seguro que realmente no se crió en un campo de prisioneros y perdió a sus padres a la salida de un teatro? Y siguiendo con el amplio y acertado reparto (¿tan difícil era, maldito Schumacher?) tenemos a Morgan Freeman, tan serio y responsable él, y a la conciencia de Batman, su criado y confesor Alfred; aunque casi por nostalgia y cariño echo de menos al antiguo Alfred, ese actor tan viejito que realmente parecía un mayordomo inglés, es bueno saber que Michael Caine sigue ahí, capaz de borrar con una mueca a medio estrellato actual.
Antes de pasar al plato fuerte, señalar esa primera hora de metraje, en el que Batman y la policía andan a la caza de los mafiosos y sus ganancias, en lo que constituye una historia policial en toda regla (bueno, a Batman le llamaban "detective, ¿no?), con permisos judiciales, pruebas, interrogatorios, y demás. Si hubiera aparecido Steve Forrest por allí no me habría extrañado nada. Con todo, la mayor sorpresa de la película fue encontrarme con Eric Roberts, al que creía relegado a telefilms de sobremesa y pelis de serie B, con un jugoso papel de capo mafioso. A pesar de su desastrosa carrera siempre le encontré extrañamente carismático. Pero los días de Sed de poder ya iban quedando lejos.

Si algo agradezco al Señor, al señor Nolan, o al destino, o a quien sea, es que Matt Damon no acabara de Harvey Dent, ni Robin Williams de Joker. No es que Matt me caiga mal, pero aquí sobraba. Y Williams, a diferencia de otros, tampoco me enerva, pero... no sé, ¡ni siquiera sé como ha llegado a mezclarse su nombre con esta película! Por suerte para todos nosotros, el elegido fue Heath Ledger.

En una película de Batman el personaje de Joker siempre va a ser el más agradecido; basta que alguien con un mínimo de talento lo interprete. Y lamentablemente (por que ya no está entre nosotros) Ledger lo tenía, y no sólo eso, sino que parece que hubiera ido a por el papel como si fuera el último. Sí, ya sé, después de lo que ha ocurrido se le molde a uno la mente, pero... desde luego era consciente de la gran oportunidad que tenía delante de sí. En lo que a los actores toca, el peso del film lo lleva Ledger. Desde que él hace acto de aparición la película pasa a tratar de Joker. Y más que algo escrito en guión da la sensación de que simplemente el desaparecido actor se lleva cada escena en la que sale.
Personalmente, una de las cosas que me han gustado de su actuación es que parece mostrar algunos tics, en un abrir y cerrar de ojos, que parecen seguir la tradición de César Romero y Jack Nicholson. Y sin embargo redefine el personaje a su modo. Parece obvio que tanto Nolan como Ledger deseaban a un Joker más psicópata que clown, más parecido, imagino, al personaje original. Creo que de las mejores escenas de las películas una es la historia que Joker relata sobre su padre cuchillo en mano. No es de extrañar que en la publicidad de Joker se leyera ese why so serious? Y eso que al ver la primer imagen de Joker en internet desconfié mucho. Esa especie de toque 'grunge' me descolocaba. Pero no, aquí no hay despropósitos. Heath Ledger era un diamante en bruto. Porque aunque esté muy bien como Joker, tengo la impresión de que aun habría sido mejor con el tiempo. Claro que le estoy juzgando sólo por este film.

Resumiendo: como película de Batman, El caballero oscuro me parece la mejor de todas. Como película de acción me parece muy sólida. Un reparto excelente. Y a pesar de que la trama se enrosca y se enrosca, y se alcanzan las dos horas y media de duración, en ningún momento se me hizo larga. No creo que os defraude. Pero con todo, sigo teniendo una espinita. Creo que una película de Batman se puede hacer aún mejor. Mas la franquicia requiere y reporta mucho dinero. Con lo que la película definitiva del detective con capa no creo que llegue jamás.

Para finalizar, un par de reflexiones y/o peticiones. Alguien comentó en algun blog de los que frecuento, hablando de superhéroes, que iba siendo hora de que alguien hiciera justicia a The Phantom, el precedente del señor murciélago. Ver las típicas escenas de los films de Batman en los que los villanos van desapareciendo en la oscuridad siempre me recuerda a la creación de Lee Falk. Siempre han tenido similitudes ambos dos, aunque tampoco es que fuera para hablar de plagio como hizo Falk... pero claro, el murciélago estaba teniendo tanto éxito...
Y la segunda, que en la próxima entrega de Spiderman hagan como en El caballero oscuro, y el personaje de Jonah Jones tenga tanto protagonismo como aquí lo tiene Gordon.

9 comentarios:

mr chesnutt dijo...

Me arrepiento de no haberla ido a ver al cine, la verdad; y al principio cuando me enteré que iba a salir otra vez el joker en ésta entrega me temi algo como "Batman y Robin", o algo así, pero al final parece que la cosa se ha arreglado. En fin, recuerdos desde NYC.

Daniel Rivas Pacheco dijo...

Me alegro de que te gustase la película. Tiene que ser muy interesante verla en versión original porque siempre se pierde mucho con el doblaje. Imagínate a Micheal Caine con su voz original. Un lujo! jaja.

Un saludo

Möbius el Crononauta dijo...

Mr Chesnutt: bueno dale una oportunidad si puedes; no sé si te gustará o no, pero te puedo asegurar que no tiene nada que ver con Batman y Robin ¡aqui no hay trajes con pezones!

Vaya, ya en NY... ¡enjoy!

Daniel: desde luego ver al Joker en original fue una gran idea. Saludos

Quimera dijo...

Ten cuidado, en el penúltimo párrafo has escrito tres veces "Lodger" por Ledger.
Buen artículo. Te voy a linkear, aunque no esperes demasiadas visitas procedentes de mi blog.
Con aprecio.

Q.

Möbius el Crononauta dijo...

mmm es lo que tiene estar leyendo a Hitchcock. Gracias por el aviso y por el link.

Pase usted cuando quiera.

Saludos

marcbranches dijo...

Sabiendo que leíste mi análisis no volveré sobre mis pasos, así que comentaré un par de cositas que has apuntado en tu crítica. Lo primero: no te perdono que te olvides de la Catwoman de Michelle la Belle en "Batman vuelve". Al respecto de los trailers, tienes toda la razón, hoy en día los hacen de pena y tienden a contarte toda la película; sin embargo, con los de TDK no ha sido así, y el primero, en concreto, es una maravilla. Por otra parte, lo de Eric Roberts es un acto de justicia para un actor mucho mejor que su carrera. Lo de Spider-man es absolutamente imposible, viendo que van a seguir por el mismo camino (agotadísimo ya) de Raimi-Maguire. De hecho, opino que la verdadera trascendencia de TDK, aparte de dejar un villano para la historia del cine, va a empezarse a comprobar ahora, cuando vayan apareciendo las próximas películas de superpijameros y vayan siendo inexorablemente comparadas con TDK. Algunos van a recibir mucho jarabe de palo... Saludos.

Möbius el Crononauta dijo...

marc: en realidad no me he olvidado, aunque entiendo la indignación. ¡Yo también me indignaría! Coincido en lo de Roberts
Veremos si como dices esta película sirve para que se pongan las pilas en futuras adaptaciones.

Anónimo dijo...

Alberto Q.
www.lacoctelera.com/traslaspuertas

Si Robin Williams hubiese acabado de Joker le hubiera perdido el respeto a Nolan para siempre...

Saludos!!!

Fantomas dijo...

La película más comentada de la blogosfera y con justa razón. La mejor película del año hasta el momento (por lo menos para mí) y tal vez la mejor película de superhéroes realizada hasta la fecha.

Excelente reseña.
Saludos.