miércoles, 17 de septiembre de 2008

Criaturas feroces (1997)

Casi diez años después de haber rodado la magnífica Un pez llamado Wanda, el reparto y parte del equipo originales se reunían de nuevo para crear una comedia ambientada en el zoo Marwood (¿tendrá algo que ver ese nombre con el de John M. Cleese?). De nuevo dos ex-Monty Python, Cleese y Michael Palin, se reunían junto a Jamie Lee Curtis, Kevin Kline y algunos otros actores del anterior film para revivir el espíritu de ese clásico de la comedia de finales de los 80.

Criatures feroces mantuvo parte del reparto, una protagonista femenina con nombre que empeza ba por W, Kline de nuevo como un excéntrico americano y con doble papel: de fiero millonario y de su inútil hijo; Palin pasaba de tartamudo a locuaz sabelotodo, mientras que Cleese más o menos se mantenía en ese papel de tipo digno y aristocrático que se ve envuelto en un enredo tras otro, y que al final se lleva a la chica. De todas formas aunque la química entre los actores seguía intacta tanto la historia como el guión flojeaban. El film no es una máquina de relojería cómica tan precisa como en su anterior trabajo. Por alguna razón . Uno se sonríe ante los intentos de los cuidadores del zoo por adaptarse a la nueva política del ex-policía y nuevo director del zoo Rollo (Cleese) segun la cual sólo los animales más salvajes interesan al público. Así intentan convencerle de que osos hormigueros y demás bichillos inofensivos son realmente terribles.
Uno se parte a carcajadas con la delirante escena en la que Rollo acaba lamiendo la herida de una visitante del zoo, y se ríe con todos los equívocos sexuales que rodean al personaje de Cleese y que despiertan el interés de la voluptuosa Jamie Lee Curtis. Pero la locuacidad de Palin aunque es hilarante no mata de risa, y Kline ni interpretando dos personajes se acerca al inolvidable Otto de Un pez llamado Wanda.

No, el film no está a la altura de su antecesor, pero es una entretenida comedia con buenos momentos, y cualquier acérrimo seguidor de los viejos Monty Python seguro que disfruta con las actuaciones de Palin y sobretodo con las trabas linguísticas, slapsticks y demás del gran John Cleese, quien no sólo se queda con Jamie Lee, sino que además la llama Wanda. Con un par. Y qué par. Bueno y el de John Cleese también.

9 comentarios:

Bra'tac dijo...

buenas, escribo pa decirte que e acabado varias veces en tu blog y me e puesto entretenidamente a leerlo. muy interesantes los temas.

un saludo!

Möbius el Crononauta dijo...

Gracias, me alegro que te guste. Vuelve cuando quieras, cualquier fan de Star Wars es bienvenido.

bones dijo...

crononauta, me han enviado un meme y se lo tengo qe enviar a seis personas mas ¿qieres qe te lo mande ?

contestame en mi blog.

chaoooo.

Aitor Fuckin' Perry dijo...

Hombre, yo la vi hace años y tengo muy muy buen recuerdo de la peli y los lemures; no es la mejor comedia de la historia pero ufff, después de ver la peli de vikingos que hicieron algunos Monty con Miky Rooney esta es la re-milk.

Aitor Fuckin' Perry dijo...

By the way, Michael Palin ha hecho varios programas de viajes, de hecho tiene uno dando la vuelta al mundo, y son de lo más divertido que pueda verse en televisión.

Y sí, es mi Monty favorito jajaj

Bra'tac dijo...

esa peli q dices es la de Eric el Vikingo, no? buff que rara y que locura mental.

Mobius, la piñata la llevamos entre cuatro y, aunqe yo no e escrito lo de SW, si, soy fan XD
un saludo!

without-unplugged dijo...

Todo lo que huele a Monthy Pyton, sabe bien!

elprimerhombre dijo...

Bueno, la recuerdo vagamente, aunque las caras y gestos de John Cleese salvan cualquier escena. Pero ni punto de comparación con Un pez llamado Wanda, casi se podía decir que no valía la pena hacer una especie de segunda parte. Un saludo!

Adrian Vogel dijo...

Completamente de acuerdo contigo en la apreciación de la película. Y eso que ver juntos a Cleese y a Palin –de los Palin de toda la vida, no como Sarah- siempre es motivo de regocijo. Ellos si que son un ticket de primer orden (de hecho siempre voy al cine a verlos).