sábado, 30 de agosto de 2008

Electric Mud

Marshall Chess, capo del mítico sello discográfico que llevaba el nombre de su padre, le vino con la idea a Muddy Waters: modernizar su sonido, grabar un sólido disco de blues rock como hacían sus discípulos blancos, usar wah wahs como su discípulo negro y añadir saxofones y órganos. Tomar de un compañero de generación (Willie Dixon) y de sus alumnos aventajados (The Rolling Stones) y regrabar algunos de sus temas, como "I'm Your Hoochie Koochie Man" o ese "Mannish Boy" inspirado en otro discípulo, Bo Diddley.
Rodeado de músicos de sesión, Muddy Waters hizo poco más que poner su voz a unas bases al estilo de Hendrix o el Jeff Beck Group. El resultado del experimento fue un pedazo de dinamita que no gustó a los críticos, siempre tan cortos de miras, ni al propio Muddy, que en todo aquello no vio demasiado blues. El blues eléctrico era una cosa, y el rock psicodélico otra. Pero el álbum se vendió bien, y hoy en día es todo un placer escuchar ese rock granítico con la gran voz de Muddy. Escuchen si no la versión del "Let's Spend The Night Together"; vaya animalada.

En el Reino de Mondongo creo que aun está disponible.

1 comentario:

RAÚL dijo...

qué muestra sonora más corta! labioenmielado me quedé. GREAT!