sábado, 30 de agosto de 2008

Crimen y castigo

Probablemente ningún escritor se ha adentrado en la psique de sus personajes y nos ha ofrecido un retrato de nuestra alma pensante con tanto acierto como Fiódor Dostoievski. Raskolnikov, personaje principal, el estudiante asesino con sueños de grandeza, ha devenido en paradigma de la lucha interna del hombre entre el bien y el mal, del peso de la conciencia, de la singular locura del hombre brillante.
Rodeado de personajes singulares, a través de Raskolnikov casi podemos sentir en nuestra carne los estremecimientos y debates internos de un asesino, casual quizá, pero asesino a sangre fría. Por otro lado, a través de él, y de los citados personajes, enmarcados todos en un escenario vivído, podemos también, en determinados fragmentos, tratar de imaginar la vida en la San Petersburgo de mediados el XIX.

Tras el título de Crimen y castigo se esconde otro binomio, el de pecado y redención, en el que Dostoievski incide, en mayor o menor medida, en toda la novela. El destino de Raskolnikov es incierto, pues, a medio camino entre la cólera y la depresión, según avanzan las páginas su decisión última parece variar como una nave a la deriva mecida por el viento. Sólo el precioso pasaje final nos hablará, por fin, del futuro que le espera a Raskolnikov.

En realidad, todo esto es supérfluo cuando hablamos de una de las obras cumbre de la literatura universal. Crimen y castigo, una de las más grandes novelas psicológicas.

PD: hay que ver, debe haber cómics de cualquier cosa.

6 comentarios:

mr chesnutt dijo...

Como tú dices, una de las obras cumbres de la literatura universal, aunque personalmente le quitaría doscientas paginas de demasiado minucioso relato sobre la sociedad (o suciedad) rusa de la época, y me quedaría solo con la narración del descenso a los infiernos del protagonista, sin duda un personaje que en guión cinematografico sería lo más a lo que aspiraría cualquier actor de todos los tiempos... saludos.

Aitor Diaz Paredes dijo...

Yo intenté leer Almas Muertas (Arima Hilak) de Gogol en euskera. Sólo sobrevivió una neurona. Supongo que si llegó a la edad de jubilarme con ella y sigue existiendo la jubilación, intentaré leerlo y pasar de la barrera de las 450 páginas.

Anónimo dijo...

Alberto Q.
www.lacoctelera.com/traslaspuertas

Tengo pendiente leer joyas de la literatura rusa... Dostoievski merece que le dedique mi tiempo. Nadie que le haya leido me ha dicho que fuera un error leerle. Y me lo creo.

Saludos!!!

raskolnikoff dijo...

ya me dirás si sabes donde encontrar el cómic, por favor. Lo mío con "Crimen y castigo" es enfermizo.

Möbius el Crononauta dijo...

Ni idea, vi la viñeta de casualidad... también vi una reseña de un comic de 'Crimen y castigo' protagonizado por batman (?), pero eso se lo dejo a los de Bizácoras.

Lo de enfermizo lo habría jurado...

raskolnikoff dijo...

ostia, Batmanikov. Hay que tener imaginación, ¿eh? Igual se carga a la usurera con una pistola de rayos X. Dónde vamos a llegar ...