jueves, 17 de julio de 2008

La estrella del variedades (1943)

Gipsy Rose Lee podría ser considerada como la Diablo Cody de su era; una mujer con un pasado en clubs de striptease (más que eso: clubes de burlesque con encanto y glamour) y una carrera de actriz no demasiado exitosa, que en 1941 escribía una novela de misterio (aunque los hay que albergan dudas sobre su autoría) titulada The G-String Murders, una historia de asesinatos situada en el mundo que conocía mejor, el de las variedades. Dos años después la novela sería adaptada en Hollywood.

Hunt Stronger, dueño de la Hunt Stronger Productions, se hizo con los derechos de la novela como un vehículo para la estrella Barbara Stanwyck, y encargó la adaptación de la historia al guionista James Gunn, quien se mantuvo bastante fiel a la obra, añadiendo números musicales y algunos toques de comedia. Tras las cámaras se sentó William A. Wellman, director del clásico Ha nacido una estrella, con quien Barbara ya había coincidido en uno de sus primeros trabajos en Hollywood, Enfermeras de noche, y en títulos posteriores como So Big! o The Purchase Price. Un año antes rodaba junto a Wellman Una gran señora.
Junto a la Stanwyck, que ya poseía experiencia como bailarina en sus años anteriores a Hollywood, trabajaron actores y secundarios con experiencia en las variedades como Michael O'Shea o Pinky Lee.

Dixie Daisy (Barbara Stanwyck) es una bella bailarina de burlesque cuyas malas experiencias con los cómicos hacen que rechace las contínuas insinuaciones de Biff Brannigan (Michael O'Shea). Lolita La Verne, máxima rival de Daisy, no ve con buenos ojos el protagonism del goza Daisy. Dicha rivalidad se agravará con la llegada de una antigua estrella de la compañía, la princesa Nirvana, altiva y orgullosa, que parece guardar alguna relación con el dueño del teatro. Cuando tanto La Verne como la princesa sean asesinadas, Daisy se convertirá en la principal sospechosa, recibiendo el apoyo incondicional de Biff.

La estrella del variedades es la arquetípica historia del whodunnit anglosajón, mezclando a partes iguales intriga, drama y comedia. La cinta está rodada con competencia por Wellman, aunque el verdadero punto fuerte del film es su actriz principal, la maravillosa Barbara Stanwyck, quien redefinió el prototipo de mujer sexy con las cosas claras, y quien a lo largo de su carrera mostró una gran facilidad para cambiar de terreno interpretativo. Aunque son sus dotes de actriz y su buen gusto para el contoneo las que más destacan en toda la cinta, Michael O'Shea realiza un respetable trabajo como el partenaire de la actriz.
Además de la Stanwyck el mayor encanto de la película está en su visión de ese mágico mundo prácticamente perdido del burlesque, donde las chicas bonitas eran más que simples bellezas que se despojaban de sus atuendos, y donde la música y la comedia se unían a números de elaborados desprendimientos de ropa convertidos en arte por gente como Gipsy Rose Lee. Rodada en pleno auge de esa particular forma de entretenimiento adulto, La estrella del variedades es una estupenda oportunidad para el espectador de adentrarse en ese mundo tan particular y extraño gracias la historia de Lee, que conocía bien a fondo el negocio. En la película vemos no sólo lo que ocurría en el escenario sino también las bellas y trágicas historias que se desarrollaban tras el telón. Hay una terrible escena que resume esta idea en la que Daisy y sus compañeros tratan de seguir con el espectáculo mientras en las bambalinas Lolita La Verne es salvajemente golpeada por su pareja y chulo. Espeluznante, y por ello, estupendamente rodado por Wellman.

Aunque en un principio la Stanwyck asegurara que odiaba el papel y el guión, finalmente acabó pasando un buen rato, recordando sus días de bailarina, mientras su marido Robert Taylor acudía a verla en los descansos totalmente uniformado, hasta que fue ascendido a teniente y fue trasladado. Aun así la feliz pareja tuvo tiempo para formalizar su cambio de nombre, dejando atrás esos Ruby McGee Stevens y el horrible Spangler Arlington para adoptar oficialmente sus nombres artísticos. ¡Qué grado de compromiso tenían aquellas viejas estrellas que eran capaces de dejar sus nombres verdaderos atrás! Eran otros tiempos, los tiempos dorados del mejor Hollywood y el glamuroso burlesque.

4 comentarios:

M.I. dijo...

Lo de Admiradora Secreta me ha dejado aturdida...

A ver... ¿No hay una estrella del variedades anterior?
¿esta peli no es un remake de otra, al menos, con el mismo título?

Besos!

Möbius el Crononauta dijo...

Si la novela es del 41, ¡como va haber otra anterior! Lo que si habrá es películas anteriores sobre variedades con ese título, pero con la misma historia lo dudo.

Besicos

Noemí Pastor dijo...

Gipsy Rose Lee es una de mis favoritas.

Noemí Pastor dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.