sábado, 5 de julio de 2008

Jesucristo Superstar (1973)


Antecedentes

A finales de los años 60 el hoy aclamado compositor Andrew Lloyd Webber comienza la que sería una fructífera colaboración con el letrista Tim Rice. Rice había abandonado su carrera de abogado para dedicarse a la música, y fue tras contactar al director de la editorial Arlington Books para escribir un libro sobre la historia del pop como entró en contacto con Webber. A sugerencia de dicho director Webber y Rice componen su primer musical, The Likes Of Us, basado en la vida de un filántropo inglés del siglo XIX. Dicho musical no sería representado hasta cuarenta años después.
Compositor y escritor siguieron trabajando, componiendo canciones para cantantes melódicos, lo que les lleva en 1967 a escribir una canción para el festival de Eurovisión, "Try It And See", cantada por Rita Pavone. El tema no tendría éxito, pero constituiría la primera piedra del musical que iba a dar a conocer al mundo los nombres de Webber y Rice.

En 1968 el dúo recibe un encargo del colegio Colet Court para componer una pieza para el coro escolar que sería interpretado en el final de curso. El resultado sería Joseph and the Amazing Technicolor Dreamcoat, una obra que fue un éxito total en su puesta de largo en el colegio y que acabaría siendo representada poco después en la catedral de San Pablo. Es entonces cuando llega un contrato con Decca para grabar un disco conceptual de Joseph.
Una vez Webber y Rice están dedicados totalmente a su profesión musical, entran en contacto con el empresario con Sefton Myers y su socio David Land, quienes les ofrecen tres años de contrato para que escriban musicales para ellos. Su primer proyecto es Come Back Richard, Your Country Needs You, un musical sobre el rey Ricardo que es estrenado en el City of London School. Sin embargo el proyecto es abandonado por otro más ambicioso, siguiendo un viejo interés de Tim Rice por la figura de Judas Iscariote. El dúo compositivo toma como referencia el Nuevo Testamento (especialmente el Evangelio según San Juan) y comienzan a trabajar en una obra conceptual sobre los últimos días de Jesús vistos desde el punto de vista de Judas.

Con apoyo de la discográfica MCA Rice y Webber escriben para el cantante y actor británico Murray Head el tema "Superstar", que será publicado como single el 21 de noviembre de 1969. Aunque muchas radios prohibieron su emisión por considerarlo sacrílego, la canción obtiene un rotundo éxito, lo que animó a la MCA a producir un álbum conceptual. Uno de los primeros temas para el disco será una revisión del "Try It And See" que se convertirá en "King Herod's Song". Tras más de 60 sesiones de grabación, incluyendo coros, una orquesta, sintetizadores, cinco meses de trabajo y un presupuesto que sobrepasó lo proyectado alcanzando los 65.000 dólares, Jesus Christ Superstar llega a las tiendas en octubre de 1970. Entre las voces principales se encontraban Murray Head como Judas, Ian Gillan (sí, el cantante de Deep Purple) como Jesús, Yvonne Elliman como María Magdalena y Barry Dennen como Poncio Pilato. Tras una tímida acogida el disco alcanza los primeros puestos de las listas al otro lado del Atlántico, obteniendo ventas más discretas en Gran Bretaña. Jesus Christ Superstar se convertía en el álbum mas vendido en Estados Unidos en 1971. El próximo paso sería Broadway. El montaje musical se abría en agosto del 72, donde tan solo Elliman y Dennen repetían entre los personajes principales. Fue entonces cuando llegaron las grandes críticas y la polémica, siendo atacada la obra por irrespetuosa, ganándose el odio a partes iguales de grupos cristianos y judíos. Como suele sucedecer en estos casos, dichos ataques no hicieron sino aumentar el interés del público por la obra.

La película

Ya desde las primeras representaciones en Broadway se había considerado llevar la obra a la gran pantalla. La elección del director surgió de otro film musical. Fue durante el rodaje de El violinista en el tejado cuando el director Norman Jewison conoció la existencia de Jesus Christ Superstar. Barry Dennen, el Poncio Pilato del LP y el musical, le sugirió que escuchara el disco y que considerara dirigir la película. Jewison escuchó el doble álbum y aceptó.

El director quería rodar la película en la bíblica tierra de Israel. Aunque tras el estreno en Broadway de la obra se habían alzado voces que consideraban que el retrato del pueblo judío volvía a incidir en la negativa imagen de los judíos como asesinos de Jesús, Jewison no tuvo demasiados problemas en obtener los permisos para rodar en viejas ruinas y distintas localizaciones en Israel. Su conmovedor tratamiento de los judíos en El violinista en el tejado tal vez tuviera algo que ver.
Tanto Jewison como Webber y Rice trabajaron intensamente en la adaptación cinematográfica. Los autores de la obra sugirieron llevar la producción a una gran escala, en la mejor tradición de las adaptaciones bíblicas de Hollywood, pero el director consideró que la obra funcionaría mejor si se rodara de forma sencilla. Para el reparto principal se mantuvieron algunos nombres que ya habían participado en Broadway. Yvonne Elliman y Barry Dennen, supervivientes de la primera versión de la obra, repitieron en sus papeles de María Magdalena y Pilatos. Ted Neeley, Jesús suplente en Broadway y figura principal en la representación de Los Ángeles, fue elegido para el papel del Mesías tras la negativa de Ian Gillan. Carl Anderson repetía en el papel de Judas. Paul Thomas, que había participado en Hair y había sido Pedro en Broadway, retomaba el papel del favorito de Jesús en la película. Poco tiempo después Thomas decidió que el porno era más rentable que los musicales e inició una prolífica carrera como actor y director de films para adultos.

La elección del actor para interpretar al Rey Herodes fue más problemática. Descartado el actor de Broadway, Jewison se decidió por el hijo del actor Zero Mostel, Joshua Mostel. El padre, Zero, que había participado en el reparto de Broadway de El violinista en el tejado, se sintió molesto cuando Jewison le dejó fuera de la película. Al saber que el director se interesaba ahora por su hijo, declaró que contratara al hijo de su sustituto en El violinista en el tejado. ¡Los artistas también tienen su corazoncito!

Con la pre-producción terminada el equipo de producción se trasladó a los desiertos de Israel para iniciar el rodaje. Allí se enfrentaron al calor y la deshidratación, y es que cantar y hacer pasos de baile bajo un calor sofocante demostró ser toda una prueba para el reparto.
Para la película se conservaron los deliberadamente anacrónicos trajes y equipos, con lo que los actores llevaban ajustados pantalones de campana y los soldados romanos portaban metralletas y botas modernas. Los demonios que acosan a Judas fueron representados con modernos tanques proporcionados por el ejército israelí.
La desventaja con que cuentan los films con respecto a los musicales es que aquellos no se pueden actualizar, con lo que visualmente Jesucristo Superstar ha quedado desfasada y anclada en el tiempo, y adolece de los típicos guiños y tics propios de la era de Acuario. Por otro lado, la música sigue sonando deliciosa, con ese sonido tan eléctrico y poderoso de los 70 del que adolecen producciones más actuales.
Por otro lado la película cuenta además con la mano de todo un profesional del cine como es Norman Jewison, que se mueve por los diversos géneros cinematográficos como pez en el agua, y que en Jesucristo Superstar deja patente su talento como director en una película anticuada pero que sigue teniendo grandes momentos. Tenemos por ejemplo el elegante plano con que Jewison da entrada a Judas, un magnífico Carl Anderson, en el tema "Everything's Alright", o el nervio que logra imprimir a escenas como la de "Simon Zealotes", aunque la coreografía quizás no resulte especialmente brillante, o "Blood Money/Damned".

Uno de los grandes aciertos de cara al film fue el añadido de algún tema que profundizara en el retrato de los ambiciosos y temerosos Anás y Caifás. El contraste entre los dos hombres de negro es perfecto, con un sibilino y reptiliano Anás con un característico registro agudo que confabula con el grave y oscuro Caifás. Dicho contraste queda perfectamente dibujado en el tema "Then We Are Decided".

Jesucristo Superstar no es desde luego el mejor film de Norman Jewison, y al ser un musical es difícil que mantenga el interés de un espectador que no guste de la música de la obra, pero cinematográficamente desde luego es mejor que otros films del estilo como Hair, aunque como ya he dicho la estética del film tal vez chirríe demasiado hoy en día. Jesucristo Superstar no es tan brillante como El violinista en el tejado, pero es una buena película rodada por un director que entre 1965 y 1975 se mantuvo en constante estado de gracia.

3 comentarios:

Belén dijo...

Y encima con los vídeos de los temas, pedazo documento!

Muchas gracias moebius, la verdad es que este post si es oro puro ;)

Besicos

Taratela dijo...

Gracias por toda esta info!!
Me animaré a ponerla en el CineGolfa y les daré un enlace a este documento!
Thank's ^_^

markcohen dijo...

Personalmente te recomiendo que le eches un ojo a la versión teatral que se grabó en estudios en el 2000, con nuevos arreglos musicales y una puesta en escena bastante diferente... aparte de poder a Rik Mayall (Sí, Rick de "The Young Ones") haciendo de Herodes.