domingo, 1 de junio de 2008

Indiana Jones y el Reino de la Calavera de Cristal (2008)

Arqueología mística y fantástica, gran número de villanos, bichos, serpientes, golpes y peleas, espectaculares persecuciones, viajes trazados sobre un mapa... Indy is back! A estas alturas muchos ya habréis visto la película o habréis leido o escuchado las mil y una opiniones. Aquí va una más, por si no hubiera ya bastantes. Y ahí va una pregunta: ¿habrá cuatro sin cinco?

No sé muy bien que es lo que llevó a Steven Spielberg y a George Lucas a reunirse de nuevo y montarse una nueva aventura del arqueológo aventurero más famoso del mundo, pero bienvenido sea el feliz retorno. No negaré que en un cine atestado de niños y en pleno siglo XXI se me hacía algo raro asistir a un estreno de la saga de Indiana Jones, algo que sobretodo relaciono con mi niñez y adolescencia, pero bueno, no sólo Harrison Ford se ha hecho más mayor. ¡Y no sé si la idea me gusta! Y bien, ¿es Indiana Jones y el Reino de la Calavera de Cristal (¿no tenían un título más corto?) un fiasco, una digna continuación, o una maravilla a la altura de la anterior trilogía? Personalmente pienso que la cuarta entrega está más cerca de la segunda idea, y agradezcámoslo a Spielberg, porque si hubiera recaído toda la responsabilidad en el creador de Star Wars estaríamos apañados.

Fueran cuales fueren los motivos tras esta nueva entrega, lo cierto es que lo que parece quedar claro es que al director y al productor les debió seducir la idea de juguetear con un Indiana Jones más viejo e inmerso en una época distinta a la que estábamos acostumbrados. El principio (una de las mejores escenas de la cinta, con la clásica referencia al logo de la Paramount incluída) no deja lugar dudas, esta vez vamos a asistir a una aventura diferente. El desierto de Nevada, coches rápidos y chicas, Elvis y rock and roll... el doctor Jones ha entrado en la era de la Guerra Fría, de los nuevos adelantos tecnológicos, de las armas terribles, de la televisión... los nazis ya son un recuerdo del pasado. En ésta ocasión les toca el turno a los rusos. ¿Cuántas películas verían los niños Spielberg y Lucas en su televisor o en el cine con malvados soviéticos tratando de dominar el mundo? Una vez más queda claro que Indiana Jones es el particular patio de juego de los dos cineastas.

¿Un comando ruso penetrando en una secretísima base norteamericana en plena Guerra Fría? ¿Apenas unos guardias? Algo descabellado, pero sería tonto echar en cara a estas alturas fantasías como esa. La trilogía entera está llena de despropósitos, y no parecía que nos importara. Quizás en esta entrega hayan rizado el rizo más de la cuenta (¡esa escena de las lianas! ¿Cuánta velocidad se puede alcanzar viajando así?), pero básicamente siguen habiendo los mismos saltos y el "todavía más" de las entregas anteriores, sólo que en esta ocasión cuentan con energía atómica. ¡Creo que nunca volveré a ver mi nevera de la misma manera!
Camiones, soldados, un coche, un maletero que se abre, un plano cenital, un familiar sombrero en el suelo, una sombra... mentiría si dijera que no se me puso la piel de gallina ante la magnífica introducción del personaje en la película. Una vez más las constantes de la saga están allí. El sombrero siempre volverá a las manos de Indy, y recibirá más golpes que una estera. El látigo restallará de nuevo, aunque tal vez haya perdido algo de efectividad, pero no creo que nadie pueda negar que el viejo Indiana Jones sigue siendo el mismo; tan sólo ha sido modernizado un poco su concepto, y se le ha puesto en otra era. Sigue habiendo humor, aunque quizás no tanto como en Indiana Jones y la última cruzada; siguen habiendo espectaculares persecuciones en coche, con soldados y conductores siendo derribados. Sigue habiendo un doctor Jones que da clases, aunque ya no vuelve locas a las jovencitas; sigue habiendo compañeros de aventuras, sigue habiendo un carismático villano, y una pelea con un gigante (¡un recuerdo desde aquí para el pobre Pat Roach!)... en definitiva, los ingredientes de la saga son los mismos. Así pues, ¿qué ha cambiado?

Supongo que en muchos casos para empezar hemos cambiado nosotros (aunque nadie me convencerá nunca de que mi desilusión por la nueva trilogía galáctica sea porque he crecido), aunque el principal y mayor cambio, y el más negativo, es el guión, mucho menos consistente. Se habla de que gente como M. Night Shyamalan o el dramaturgo Tom Stoppard elaboraron borradores de la historia en las primeras etapas de la pre-producción, y de que Spielberg y Lucas llevaban desde el 2000 esperando a tener el mejor guión posible. Hubo un guión escrito por Frank Darabont que fue rechazado por Lucas, y no sé los motivos, pero viendo el criterio que tiene el director y productor últimamente no sé si habrá hecho bien. Sea como fuere la versión final carece de la fuerza de las películas anteriores. Los chistes son menos graciosos, hay menos frases antológicas, y la historia queda algo desdibujada, sobretodo hacia el tramo final. Pero al menos la buena noticia es que hay momentos cómicos, que hay frases antológicas, y que hay una historia de acción y aventuras a la vieja usanza. Como el lector podrá comprobar mi idea sobre Indiana Jones y el Reino de la Calavera de Cristal es la misma: es el Indiana Jones de siempre, pero a menor escala. Pero, yo al menos, prefiero un poquito del arqueólogo a nada.

Es de agradecer que Spielberg intentara rodar la película usando los menores efectos de ordenador posibles (sea por ser más listo o por haber aprendido del desastre de las nuevas Star Wars), y se recurriera a los viejos efectos especiales, a los dobles, a las explosiones... por una vez, en Indiana Jones y el Reino de la Calavera de Cristal los llamados CGI están al servicio de la historia, y no al revés, con lo que tenemos una espectacularísima escena con millones de hormigas y algún otro detalle más, pero en general el director ha intentado ceñirse al espíritu vintage de las anteriores entregas. Aunque eso, al final, ¡los de la ILM se deben haber quedado a gusto!
Precisamente es esa escena final una de las que más controversia ha causado. Hay fans de la saga indignados, y otros como yo que no acabamos de ver el problema. Es difícil hablar sobre ello sin revelar contenidos esenciales para aquellos que no hayan visto la película aún, pero en resumen mi opinión es que ese momento es tan fantástico (que poco tiene que ver con la realidad, vamos) como el de ver a unos nazis derritiéndose ante el poder de Dios. Como ya he comentado, simplemente se ha adaptado el MacGuffin al signo de los tiempos... y hasta aquí puedo leer.

Uno de los mayores aciertos de Spielberg (porque estoy seguro que la idea fue suya) en las entregas anteriores fue la de colocar a los nazis como los enemigos del héroe. Y es que un nazi representa al villano definitivo, y todo lo terrible, lo místico y lo cinematográfico que nos evocan las huestes de Hitler funcionaban perfectamente en la pantalla. Veinte años después el paso lógico era colocar a los rusos como los malutos de la historia, y así ha sido. Una lástima que los nazis no pudieran repetir, pero como sustituto los soviéticos no quedan nada mal. Sus planes de contro mental encajan perfectamente en la forma de pensar soviética, y como nuevo signo de los tiempos tenemos a una mujer como villano principal, una estupenda Cate Blanchett, repleta de frialdad y mala leche, cuyo principal referente en la saga sea seguramente aquel nazi de gafitas de la primera entrega. Además, el sex appeal de malvada que desprende es tremendo, con ese peinado a lo Valentina de Guido Crepax.

Bien, vayamos con el apartado nostálgico, y de paso hablemos un poco del resto del reparto. Harrison Ford ES Indiana Jones, y me parece una bobada que se diga que está demasiado viejo. Se le ve muy en forma, y las bromas a su edad son ciertamente hilarantes. Obviamente ningún pero para él.
Una auténtica lástima que no pudiera reaparecer el personaje de Marcus Brody (aunque los homenajes que se le dedican a lo largo de metraje son varios), el hombre que se perdía en su propio museo, un personaje al que tenía mucho cariño. Por otro lado, cuando leí la noticia me pareció indignante que Sean Connery prefiriera jugar al golf antes que interpretar al padre de Indiana (sin duda él es lo mejor de la tercera entrega), aunque al final hay que reconocer que no se le echa demasiado de menos. Spielberg quería hacer algo distinto de la tercera y la negativa del viejo James Bond seguró que le vino bien. Así pues las opciones para retomar a alguno de los personajes de la trilogía eran cada vez más reducidas, y puesto que al parecer ya se había decidido que el tal Shia LaBeouf iba a ser el acompañante de Indy, y que John Rhys-Davies no iba a aparecer por ningún lado (¡indignante! ¿también este hombre se ha negado?), pues quedaban las mujeres de Indy, sobretodo esa carismática Marion de En busca del arca perdida. Así se matan dos pájaros de un tiro: los veteranos fans de la saga se reencuentran con un personaje familiar y de paso se aclara de una vez por todas lo que hay entre Indy y Marion. Y qué demonios, aunque también los años hayan pasado por Karen Allen, sigue estando muy guapa. En esta era de corrección política sólo he echado a faltar alguna referencia al poder alcohólico de la buena de Marion. LaBeouf me tenía escamado, pero cumple como joven acompañante del arqueólogo (amén de todas las tramas que hay entorno a él), aunque está a años luz de un Tapón, un Connery o un Sallah. Feliz me hizo reencontrarme con uno de mis actores preferidos, John Hurt, quien exigió leer un guión antes de aceptar trabajar con Spielberg, por mucho Rey Midas que sea éste. No sé cuanto le pagarían por interpretar al profesor Oxley, pero desde luego debe haber sido dinero fácil, ¡porque de las pocas líneas que tuvo que aprenderse casi todas son las mismas! Lo importante es que Hurt no sólo es un pedazo de actor sino que además aporta talento y saber estar al film.

Y bien, ¿habrá quinta entrega? ¿Será el maldito LaBeouf el continuador de la saga? ¿Habrá un quinto Indiana Jones con el joven que imita a Brando de héroe principal y el viejo Indy haciendo de Connery? George Lucas algo ha dejado caer, pero obviamente estamos entrando aquí en la más pura especulación. De momento lo mejor será disfrutar de esta nueva entrega del arqueólogo aventurero, y esperar que a Lucas le de por la jardinería o algo así y deje al viejo Indy en paz.

6 comentarios:

mr chesnutt dijo...

Hmmmm... no sé, yo salí tan contento del cine. Vaya por delante que mi trilogía siempre fue más "Star Wars" que Indiana, pero la trilogía de Indiana tambien me deparó buenos momentos. Para mí el arranque de ésta esta facilmente entre lo mejor de las cuatro, así como los primeros cuarenta y pico minutos de peli.

A partir de ahí... pues al guionista se le va demasiado la pinza, para mi gusto, e intenta mezclar mil temas de ocultismo y pseudohistoria en poco tiempo, sin definir nada: los dibujos de nazca, ufología, las calaveras...

Al final la película resulta entretenida, pero si hubiera mantenido el ritmo del principio, hubiera podido estar entre las mejores de la saga... saludos.

Adrian Vogel dijo...

¡Que alegría tu productividad de hoy! Por cierto te he contestado a lo de Keith Richards.

Pero volviendo al tema del post, confirmar que me encantó. Y como dice Mr. Chesnutt el arranque de la película es magistral. Y la persecución inicial por la universidad, y dentro de la biblioteca de la facultad, es antológica. Si el resto de la película hubiese estado a ese nivel ¿no crees Mr Chesnutt que entonces estaríamos hablando de la mejor película de aventuras de la historia? Es que a veces nuestro entusiasmo nos hace pedir imposibles. Porque pensé lo mismo al acabar de verla. Y en la sala durante la proyección me pregunté ¿cómo van a superar esto?

A mi los gazapos o los trazos gruesos sobre la historia, no me preocupan demasiado. That´s entertainment sin complejos. La aventura por la aventura. Lleno de guiños y autobombo.

Creo que después de la primera ésta es mi segunda favorita de la serie.

ISOBEL dijo...

me reí y casi me disloque una rodilla en el cine, que yo soy de las que salta, para salir lo mas desapercibida posible, que con tanto grito se reían de mi hasta los mas pequeños, besitos

Fantomas dijo...

Es una película entretenida pero mucho más baja que las anteriores entregas. Para mi fue una gran decepción. Ojalá el codicioso de Lucas no pretenda seguir la saga con el maldito LeBeouf.

Saludos.

M.I. dijo...

Mmmmmm ¿tú también?, jajajajjaa, ¿tú también te tiras a hacer una crítica de Indi 4?

Muy buen comienzo: "Arqueología mística y fantástica, gran número de villanos, bichos, serpientes, golpes y peleas, espectaculares persecuciones, viajes trazados sobre un mapa...", porque yo he dicho lo mismo, pero en muuuchas líneas. Se nota quién sabe resumir e ir al grano. A mí se me acababa el especio y me di cuenta ¡¡de que no había hablado ná de la película!!

En cuanto a una 5 entrega, que no te queda ni la más mínima duda: la habrá.

Besos!.

M.I. dijo...

Mmmmmm ¿tú también?, jajajajjaa, ¿tú también te tiras a hacer una crítica de Indi 4?

Muy buen comienzo: "Arqueología mística y fantástica, gran número de villanos, bichos, serpientes, golpes y peleas, espectaculares persecuciones, viajes trazados sobre un mapa...", porque yo he dicho lo mismo, pero en muuuchas líneas. Se nota quién sabe resumir e ir al grano. A mí se me acababa el especio y me di cuenta ¡¡de que no había hablado ná de la película!!

En cuanto a una 5 entrega, que no te queda ni la más mínima duda: la habrá.

Besos!.