domingo, 29 de junio de 2008

Diana, mi lagartona favorita

V, Invasión Extraterrestre constituyó todo un hito en el panorama de televisión de los 80. Hasta ahora no me he decidido a revisionarla, temiendo que la magia nostálgica se rompa. A pesar de los años todavía recuerdo su brillante principio, e intuyo que conforme avanzaba la serie aumentaban los despropósitos. Pero hoy no escribo para hablar de la serie, sino para hablar de la feroz, ultramalvada y definitivamente sexy Diana, la retorcida científico de la invasión reptil.
El personaje de Diana probablemente sea el primer ejemplo de atracción por el sexo puesto al que pueda remontarse mi memoria, aunque entonces ni siquiera supiera qué diablos era eso. Las niñas aún me parecían estúpidas e irritantes, pero Diana tenía algo especial, no cabía duda. El que fuera malvada la hacía todavía más atractiva, y podía imaginarmela perfectamente paseando de la mano de Darth Vader mientras se abrazaban y conspiraban contra la galaxia.

Fue tremendante excitante y chocante descubrir lo que se escondía bajo la piel de aquellos supuestamente amistosos alienígenas, pero ver a Diana engullendo ratones de laboratorio, pájaros y demás era definitivamente impactante. Y rememorar semejante capacidad pantagruélica siendo un adulto de locas hormonas, pues, en fin, es como sumar dos y dos. En resumen, el personaje de Diana era diferente al de los demás, y dejaba al resto de personajes femeninos de la serie a la altura de meras lagartijas. Cómo comparar a la perversa morena con aquella rubia que se pasaba al lado humano, como el boberas de Robert Englund. ¡No había comparación posible!


¡Suertudo alienígena!

Evidentemente tras todos estos años no recordaba ningún nombre de actriz ni nada parecido (¿actriz? ¿qué actriz? ¡Diana es de carne hueso y sigue siendo joven y bella en mi mente!), pero sí, tras la malvada reptil se escondía Jane Badler, cuyos anuncios de anticonceptivos son algo desmitificantes, pero cuya presencia y sex appeal siguen ahi, a pesar de los años, convirtiéndola en toda una apetecible MILF, lo que la emparenta con la morbosa Lorraine Bracco. ¡Ah, quien fuera ratoncillo!


5 comentarios:

Belén dijo...

Jo, mira que era mala, pero que glamour tenía y que buena estaba eh? jajajajajjajaja

Mi favorito? en contra de lo que puedas pensar no era Donovan, era Tyler tu! jajajajaj siempre me ponían los rebeldillos jajajajjajaja

Besicos

Möbius el Crononauta dijo...

¡Tyler, gran tipo sin duda! Donovan era un sosainas de cuidado.

ISOBEL dijo...

jajajaa no diré los malos pensamientos que pasaron por mi cabeza, besitos

Noemí Pastor dijo...

Seguro que ya te he contado alguna vez que en mi infancia-adolescencia tuve una época en la que no veía nada la tele y no hacía más que leer y leer. Pues bien, durante aquella época se emitió esta serie y no la he visto. Qué cosas.

cineclubgolfa dijo...

Efectivamente, la que molaba era Diana, July era una moñas.
Que levante la mano el que no colgara en su cuarto los posters o pegara en su carpeta las pegatinas de V que daban con la teleindiscreta. Cuando revisas aquella primera rata devorada parecen dibujos animados, pero el encanto lo conserva.