martes, 6 de mayo de 2008

Regreso al futuro (1985)

Términos como "1'21 gigovatios", condensador de fluzo y el coche DeLorean pasaron al habla común de la noche a la mañana gracias a uno de los mayores éxitos cinematográficos de los 80. Si no fuera por las aventuras de Marty McFly seguramente hoy no sabríamos de las diversas paradojas que se pueden dar en el viaje a través del tiempo, como la paradoja del abuelo. Lo cual me lleva a pensar... si Marty viaja a 1955 perseguido por terroristas, vuelve a 1985 y se ve a sí mismo siendo perseguido por los temibles libios... ¿se ha creado un bucle espacio-temporal? ¿Habrá siempre un Marty viajando hacia atrás y volviendo luego para entonces ver a su yo de 1985 viajando a la era de Elvis? Dejemos que este tema los traten los blogs de física, y vayamos con lo importante.

De las mentes de Bob Gale y Robert Zemeckis surgió la idea de una máquina del tiempo en forma de nevera (?) que llevara a un joven protagonista a conocer a sus padres treinta años atrás, en el 1955 de las casas de helados, coches, hamburguesas, bailes, pruebas atómicas, Guerra Fría y con el rock and roll a punto de estallar. Trabajaron en el guión a principios de los 80, y tras llevarla la vetusta Disney, que la rechazó (¿una madre enamorándose de su hijo? ¡Anatema!), finalmente captaron el interés de Steven Spielberg, y, por tanto, de la Universal. Tras pasar por las manos de Sin Sheinberg se introdujeron algunos cambios en el guión (por ejemplo, al regresar Marty al futuro, el rock and roll nunca ha sido inventado, y la música popular es ¡el mambo! Lo cual llevaba a Marty a convertirse en una suerte de Kilroy de los Styx. Delirante.
Como delirante fue la idea de Sheinberg de titular la película Spaceman From Pluto, porque eso del futuro no resultaba demasiado atrayante. Al leer el "memo" que le envió Sheinberg sobre el título, Spielberg creyó que bromeaba y le envió otro agradeciéndole el chiste. Alguien debería escribir algún día un libro sobre ideas peregrinas de productores y capos de estudios, si es que no se ha hecho ya.

La primera opción de los estudios para el protagonista fue Michael J. Fox, cuya popularidad por entonces estaba creciendo como la espuma, y que acababa de rodar la singular Teen Wolf. Le ofrecieron el papel pero Fox tuvo que declinar la oportunidad pues estaba bastante ocupado rodando la popular serie Family Ties. El rodaje comenzaría pues sin él, siendo sustituido por Eric Stoltz (el minoyó de Fox, por decirlo así). Sin embargo las diferencias entre Stoltz y los productores y directores se hicieron insalvables, y el pelirrojo se cayó del proyecto. La desesperación cundió entre el equipo. El rodaje había empezado y se habían quedado sin protagonista. Contactaron de nuevo con Fox, y gente del estudio fue a ver al productor de Family Ties para que diera su consetimiento. El producto aceptó sólo con la condición de que bajo ningún concepto el joven actor se perdiera una sola hora de rodaje de la serie. Esa demanda obligó a Fox soportar varios meses de duro trabajo, grabando la serie por el día y la película por la noche, y dedicando los fines de semana a rodar las escenas diurnas de Regreso al futuro. En muchas ocasiones apenas dormía un par de horas. Desde luego el pobre Michael se ganó el estrellato a pulso.
Para el papel del científico excéntrico a lo Einstein, Doc Brown, se eligió a Christopher Lloyd, un actor de teatro que se había dejado ver en películas como Alguien voló sobre el nido del cuco y que fue muy popular durante su participación en la serie Taxi. Tanto Michael como Lloyd fueron una elección perfecta, ambos se compenetraban perfectamente en la pantalla y el histrionismo y habilidad para el slapstick de Lloyd hicieron de su Doc uno de los más divertidos personajes de los 80. Frases como "¿Y quién es el vicepresidente? ¿Jerry Lewis?" ya forman parte de la historia de la comedia de las últimas décadas.
Otro gran acierto del reparto fue el fichaje de Crispin Glover, un actor que es todo un personaje en sí mismo, y que cuenta con toda una legión de fans que veneran su figura de excéntrico. Crispin Glover, el defensor del cine artie que rodó films surrealistas con rostros y animales, que no duda en rodar con actores con Síndrome de Down si así lo estima conveniente; el hombre que salió con plataformas y una peluca en el Late Show e intentó darle una patada en la cabeza a David Letterman. Sin duda, y dicho a lo anglosajón, ¡Crispin es el hombre! El gran Glover sencillamente lo clavó interpretando al torpe y patético nerd atormentado que era el padre de Marty en 1955.
La madre de Marty sería interpretada por la preciosa Lea Thompson, cuya imagen de la típica "chica de al lado" encajaba perfectamente con el personaje, y ayudaba a realzar los momentos de comedia cuando descubrimos que la tímida futura madre de Marty resulta ser algo casquivana.

Persecuciones, golpes, acción, romance, comedia, Christopher Lloyd emulando a su tocayo Harold subido a la torre del reloj... Regreso al futuro tenía un poco de todo y para todos los gustos, un acertado reparto y un guión simple pero realmente efectivo, con chistes y frases muy logrados. ¿O acaso en los 80 no parecíamos todos guardacostas con aquellos plumíferos hinchados? Seguro que todos (menos yo) quisimos tener un skateboard tras ver a Marty hacer todas aquellas piruetas. ¿Se podía pedir una Pepsi Sin en 1955? "¿Sin qué? ¿Sin pagar?". "¿Qué demonios es una Fanta?" ¿Realmente habrían servido Van Halen para torturar a las pobres gentes de la década Eisenhower? Y, por cierto, ¿cómo demonios se consigue conectar una videocámara a un televisor de los años 50?
El guión me sigue pareciendo excelente hoy en día, aunque actualmente arrastra algún que otro tic ochentero algo desfasado. Me siguen pareciendo memorables frases como la de Doc refiriéndose a un prom o baile de instituto como un "rito ceremonial rítmico", la fascinante y absurda exclamación de Lorraine ("¡Es Levis Strauss! ¡Es un sueño!"), el pobre George intentando declararse a Lorraina con la atómica frase "Quiero ser tu minino", o la ya legendaria "¿Me estás diciendo que has construido una máquina del tiempo con un DeLorean?". Y una escena para la historia: Marvin llamando a su primo Chuck para enseñarle "ese nuevo ritmo" que andaba buscando, mientras Marty epata a su audiencia soleando a lo Eddie Van Halen. Pensadlo bien, ¡si la película se hubiera estrenado en la era del nu metal una escena así no podría haber tenido lugar! ¡Terrible!

Otra nueva duda me asalta. Si conocéis en 1955 a una chica, más tarde os casáis con ella, y en 1968 tenéis un niño... ¿no os escamaría que el crío sacara la cara de un tío al que conocistéis 30 años atrás? Debe ser la magia de viajar en el tiempo.

Regreso al futuro es un pequeño gran clásico (o viceversa) no sólo de los 80, sino de toda la historia, una película con un ritmo perfecto y con un humor simple pero inteligente. Además nos enseñó (al igual que Abe hizo con Homer en el día de su boda) los peligros de viajar al pasado, y que es mejor no tocar nada ni salvar a nadie de ser atropellado. Y si algún día algún tipo loco viene a verme desde el futuro, ya sé cuál es la pregunta que hay que hacer: "¿Qué nos ocurre en el futuro? ¿Nos volvemos gilipollas o algo?".

De postdata, este singular y corto video, imagino que grabado a modo de diversión durante el rodaje, que parodia una escena suprimida en la versión final del film. Es la única e increíble versión pandillera chicana de Marty McFly.

9 comentarios:

Angus dijo...

¡¡¡Que peliculón!!! Nunca me canso de ella. En general la trilogía entera me parece pero que muy buena...
Es curioso que algunos de los chistes más acertados que comentas se deban a una buena traducción, o si no aquí nadie los habría pillado. Si no recuerdo mal, en el orginal Levi Strauss era Calvin Klein (cuando aquí todavía no se conocía la marca, y nadie llevábamos calzoncillos de diseñador), y la Pepsi Sin era 'Tab' (que en inglés es también 'la cuenta').

El vídeo que pones es cojonudo. Tiene pinta de ser simplemente unas risas que se echaron en el rodaje y que acabó de toma falsa.

RAÚL dijo...

tiene que pasarse usté por casa puri: www.senoritapuri.com/ :)

estanli cuvric dijo...

Cine puro, sin más.

Noemí Pastor dijo...

Ésta será siempre una de mis favoritas.

M.I. dijo...

También es una de mis pelis favoritas de todos los tiempos, de cuando yo aún no era crítico, y en vez de planos, contraplanos, angulares, travellings y retimes, veía MAGIA...

Una muy buena crítica. Enhorabuena!

Fantomas dijo...

Película mítica que debo haber visto a lo menos 10 veces. La mejor de la trilogía a mi gusto.

Saludos.

banderas dijo...

Otro que debe haberla visto "cienes" de veces (bueno, 6 ó 13)... y siempre acabo riendo como loco. Tiene detalles buenísimos, como comentas. Sin embargo de las otras dos sólo he visto la segunda y, como no me hizo la misma gracia, decidí que la tercera ni en pintura.

Sobre la "toma falsa" creo, más bien, que fue un momento de "cachondeo puro y duro" porque en otro vídeo de YouTube sobre diversas tomas descartadas finalmente aparece esta misma escena pero en plan normal (sin el "puto", el acento chicano, ni la camiseta de asas).

Un saludo ;-)

Psicodeliazombie dijo...

Un clasico de mi infancia.....!!!

javistone dijo...

plas, plas, plas... Enorme película y enorme post, sí señor, nunca se hará suficiente justicia a esta maravilla. Me he reído como un loco leyendo las frases que has sacado de los diálogos, joder como nos han marcado!!
Un saludo!