miércoles, 2 de abril de 2008

Entrevistas de trabajo

Aunque sean un mal necesario, no puedo evitar ver las entrevistas de trabajo como algo extraño, sobretodo por el tipo de preguntas que realizan a veces, cosas como "háblame de ti mismo" o "¿qué espera de este trabajo?". Si un día de estos se pusieran a examinarme la dentadura como a los caballos la verdad es que no me sorprendería. Tras realizar alguna entrevista, sobretodo aquellas en que las cosas no salen muy bien, siempre me acuerdo de Graham Chapman y ese inmortal sktech de los Monty Python sobre una desquiciante entrevista de trabajo. Creo que es un buen resumen de lo que quiero decir. ¡Aunque seguramente nada es peor que ser vendedor de enciclopedias!

5 comentarios:

Angus dijo...

Creo que no me he cambiado de trabajo en 9 años sólo por no volver a pasar por las entrevistas...

Noemí Pastor dijo...

Me consta que los entrevistadores son también unos pringaos.

Akeru dijo...

No hay un solo sketch de los Monty Python que no me haya hecho reír...

Besos plagados de risas, mi crononauta preferido.

Anónimo dijo...

Alberto Q.

www.lacoctelera.com/Traslaspuertas

Creo que muchas entrevistas dependen de la suerte. Como en todos los ámbitos de la vida, creo que lo mejor es ser sincero y no tratar de engañar al entrevistador.

El tema psicológico supongo que será clave, pero yo no me veo tan capaz de analizarlo.

Gran sketch, por cierto.

Saludos!!!

Fraentic dijo...

aaay... los Monty Phyton... eran tan buenos que no parecían humanos

jajaja

saludos!