miércoles, 2 de abril de 2008

Arrivederci, signore Azcona

Rafael Azcona, el que quizás sea el guionista español definitivo, nos dejaba hace unos días, huérfanos de su pluma y su ingenio. Algunos de los mayores clásicos del cine patrio desde la postguerra hasta hoy se los debemos en gran parte a su labor como autor o sabio adaptador de las obras de otros: El pisito, El cochecito, la fabulosa Plácido, asi como la genial El verdugo (el dúo Azcona-Berlanga era matador), ¡Vivan los novios!... todos grandes trabajos. En los años de la Transición resurgió de las cenizas tras volver de Italia con obras "de enjundia" como El anacoreta, y ya en democracia facturó la saga de la Escopeta Nacional y otros títulos como La Vaquilla, El bosque animado o ¡Ay, carmela!. En una larga carrera como la suya obviamente hubo muchas irregularidades (Moros y cristianos, donde colaboró de nuevo con un perdidísimo Berlanga), pero también nos dejó muchas joyas, sobretodo en sus primeros años de carrera. Por todo ello le debía una cordial y cálida despedida, aunque sea con retraso. Descanse en paz, señor Azcona.

5 comentarios:

Akeru dijo...

Descanse en paz.

Pablo dijo...

HASTA SIEMPRE!!!
http://pablocine.blogia.com

Jim Garry dijo...

Grande, grande Azcona, pocos tipos han sabido reirse de tantas cosas y con tanto tino como el.

Saludos.

Jefe Dreyfus dijo...

lo cierto es que te pones a repasar títulos suyos y es como para alucinar un rato.. tela!

Gloria dijo...

Realmente, de la máquina de escribir de este hombre ha salido lo mejor de la historia del cine español.

81 años... no los aparentaba: yo le hubiera echado, a lo más, unos 60! Creo que eso prueba que el sentido del humor rejuvenece ;p

Off Topic: Jefe Dreyfus, yo le entiendo... Yo también odio a Closeau! Viva Herbert Lom!