jueves, 20 de marzo de 2008

Hail! Hail! Rock 'n' Roll (1987)


Un joven músico y su banda tuvieron su día de suerte al saber que telonearían a dos colosos de la música como son Jerry Lee Lewis y Chuck Berry. Como siempre, Berry supuestamente iba a tocar con una banda local, pero aquel joven habló con el promotor y le convenció para que le dejara tocar con el maestro.
Comienza el concierto. Media hora y el pequeño grupo deja pasado a Jerry Lee Lewis. El público enloquece y The Killer acaba subido sobre su piano. El tiempo pasa y Chuck Berry no aparece por ningún sitio. La hora de la actuación se acerca. El nervioso promotor pide al joven músico que salga con su banda. "Ni hablar, tío", contesta. "Esperan a Chuck, es lo que quieren ver". Cinco minutos antes de la hora de la actuación llega el viejo Chuck, solo, acompañado tan sólo por el estuche de su guitarra. La saca, la afina, y sale al escenario junto a la joven banda. El cantante le pregunta sobre las canciones que van a tocar. "Canciones de Chuck Berry". El público grita como loco. El joven intenta averiguar el repertorio, pero Chuck no parece escucharle. Comienza a marcar el ritmo con un pié y ataca con una de sus canciones. La banda se coge como puede. Tonos extraños, cambios imprevistos, notas desafinadas... todos intentan seguir al bajista. Bienvenidos al mundo de Chuck Berry. La historia la relata aquel mismo joven, convertido hoy en una gran estrella de rock. Su nombre es Bruce Springsteen. Saluden al señor rock and roll, Mr. Chuck Berry.

En 1986 Chuck Berry iba a cumplir 60 años. Uno de sus mayores y más famosos admiradores, Keith Richards, organizó un concierto de homenaje para su ídolo. Hastiado de ver siempre a Chuck tocando desafinado y haciendo lo que le da la gana, el bueno de Richards le monta una banda para que suene de una forma decente por una vez. El Rolling Stone se pone a la rítmica y se rodea de algunos viejos conocidos como son Bobby Keys y Chuck Leavell, su mano derecha en solitario, Steve Jordan, y el bajista Spampinato. Un colaborador de lujo será Johnnie Johnson, el viejo pianista y colaborador de Berry con quien éste comenzara su carrera, muchos años atrás.
Varias estrellas como Etta James, Eric Clapton, Robert Cray se añadirán a la fiesta en directo. Julian Lennon, el hijo del gran John, también se pasará por allí, aunque quizás habría sido mejor llevar a algún reconocido artista.

Aparte del concierto en St. Louis que le montó Richards en Hail! Hail! Rock 'n' Roll podemos disfrutar de viejas historias relatadas por el propio Berry sobre su vida, entrevistas, y un trio atómico del rock and roll (Berry más Little Richard y Bo Diddley) analizando la vida de los músicos negros en los 50 y relatando divertidas anécdotas.
Quizás la parte más divertida de la película sean los ensayos grabados con el viejo gruñón de Chuck y un Richards tratando de ser profesional y tocar las canciones como es debido. Es impagable ver a Berry protestando y diciendo que nadie toque su amplificador, mientras Keith le dice que es necesario porque si no no sonará bien en la película. "¡A mi sólo me interesa como suena aquí!", dice Berry. Y el colmo es ver a un desesperado Richards tratando de enseñar a Chuck como se toca "Oh Carol". Como dice Keith, es muy difícil tocar con Berry, pero es un gran tipo y hay que amarle.

Hail! Hail! Rock 'n' Roll es un documento imprescindible para cualquier seguidor del rock y de su arquitecto Chuck Berry.


¡El ligado empieza aquí, Keith!

3 comentarios:

Psicodeliazombie dijo...

Tremendo video..... lleno de estrellas de la buena musica... de culto...!!!

M.I. dijo...

Hola, amigo:

¿Sabes dónde pasa algo parecido a El Cid de Mann? Pues nada más y nada menos que en Espartaco de Kubrick. Sí, sí.
Hasta en 10 ocasiones se habla de Italia, cuando Italia no existiría hasta muchos siglos después, jajajaja.

Gracias por honrarme con tu visita.

Y perdona por incitarte al error... Elsa Pataky, AFORTUNADAMENTE, no está en el reparto de Las Hermanas Bolena. La que está es Ana Torrent en el papel de Catalina de Aragón.
Esto me dio pie para hacer la broma, agradeciendo que la directora de casting de la película no supiera que la verdadera Catalina de Aragón era rubia. Si lo llega a saber, en vez de a Ana Torret, podrían haber llamado a la Pataky,.... y eso me da escalofríos, jajajaja.
Un beso.

Kpax dijo...

en directo tocas igual de bien Chuck... buen tema.


saludos