domingo, 24 de febrero de 2008

Sweeney Todd (2007)


Nuevo título del rey de la fantasía terrorífica Tim Burton junto a su actor fetiche Johnny Depp, adaptando esta vez el musical de Broadway Sweeney Todd basado en la popular historia del barbero asesino. Sin duda Burton era el candidato idóneo para el trabajo, aunque la película no es todo lo brillante que cabría esperar.

Lo cierto es que Burton ya no aúna críticas positivas como a comienzos de su carrera, aunque siempre ha sido un director que ha fascinado o ha aburrido, dependiendo de cada persona. Personalmente creo que desde El planeta de los simios ha entrado en un círculo de vicioso de filmes irregulares. Unos son mejores y otros peores, pero ningún de sus últimos trabajos podría compararse a un Ed Wood, un Eduardo Manostijeras o un Bitelchús, que aunque sea una película que nunca me ha llegado a gustar, tenía más fuerza que Big Fish, que por otro lado sí me gustó bastante en su día.
No he visto La fábrica de chocolate y no podría decir si Sweeney Todd es mejor o peor, pero seguramente es lo mejor que ha rodado desde Sleepy Hollow. Un potente ritmo que no pisa el freno en toda la película, una cuidada ambientación y grandes interpretaciones son las mejores bazas del filme.

Aunque se trate de un musical, estamos ante una de las películas más sangrientas de Tim Burton, y las navajas plateadas de Todd ("¡al fin mi brazo está completo!", una frase ya mítica) están tan afiladas como el fino humor negro de Burton, quien se muestra especialmente efectivo en las rápidas escenas de los asesinatos, que llegan a enlazarse en cadena como si en vez de una película Burton estuviera dirigiendo un moderno matadero tejano.
Todos los actores se defienden en sus tareas vocales, y aunque uno ya sabía que Depp tenía aptitudes para el canto, no dejan de sorprenderme los más que aceptables gorgoritos de Helena Bonham Carter o de Alan Rickman, a quién me alegro de ver de nuevo interpretando a un malvado villano, oscuro y lujurioso, que nos recuerda lo bien que se le dan esos papeles. Timothy Spall (¿el Freddie Jones de estos tiempos? Probablemente) destaca como el esbirro del retorcido juez Turpin. Un casi irreconocible Sacha Baron Carter se lleva todas las escenas en las que aparece interpretando al excesivo barbero italiano Adolfo Pirelli. Por otro lado, los papeles de la joven pupila de Turpin y su joven admirador (¿un hijo bastardo de Paul Stanley?) son meros peones anecdóticos en el juego de ajedrez entre Todd y el juez.

Lo cierto es que los momentos musicales no llegaron a satisfacerme del todo, aunque el motivo probablemente no sea achacable a Burton. Sencillamente si uno va a ver un musical y las canciones no le gustan, ¡evidentemente tiene un problema! Y eso me ocurrió a mí, había momentos en que estaba deseando que los actores cerraran la boca y prosiguiera la historia dialogada. Para mí ese fue el principal lastre del filme, a lo que cabría añadir un ritmo cinematográfico que, aunque envidiable y que nos hace digerir Sweeney Todd de una forma ligera, deja poco espacio para profundizar en los personajes o la propia historia, algo que yo personalmente habría agradecido. En ese aspecto Sweeney Todd no es precisamente El violinista en el tejado.

Resumiendo: Sweeney Todd es una película correcta con algunos buenos momentos, pero yo sé que Burton es capaz de ofrecerme mucho más. Y eso es lo peor del asunto.

Leer critica de Sweeney Todd en Muchocine.net

5 comentarios:

Aura dijo...

La verdad es que tengo bastantes reservas sobre ir a ver Sweeney Todd y es que nunca he sido muy burtoniana y últimamente me cuesta cada vez más digerir sus juegos. Sólo por volver a ver a Alan Rickman malvado me acercaría a los cines, eso sí.

perem1 dijo...

Para mi Tim Burton es uno de los grandes. He podido ver la película en versión original y una vez mas Burton y Johnny Depp han conseguido sorprenderme. Eso si, por muchas peliculas que hagan, dudo mucho que puedan igualar a Eduardo Manostijeras, una absoluta y grandiosa obra maestra.

Un saludo.

Cecil B. Demente dijo...

Ya sé que no soy nada original pero sí, yo también me quedo con los dos "Eds", lo mejor de Burton.

Para mí que todos hemos visto la peli en versión original, ya que diálogos no cantados, haberlos hailos, pero los justos.

Higronauta dijo...

Un aprobado alto, aunque el musical sigue pareciéndome mucho más oscuro que la cinta. Y, he de discrepar del cante de la Carter, que no pasa filtros. Es que no llega, es que no da más de sí...

Castigadora dijo...

A mi realmente me ha fascinado la película, pero teniendo en cuenta que soy incondicional de Burton y de Depp, y que los musicales me encantan no podía ser menos

Saludos