martes, 26 de febrero de 2008

Cuarto lleno de espejos


Decía Ritchie Blackmore en una entrevista que de Jimi Hendrix le impresionaban más que su técnica a las seis cuerdas sus labores como compositor y cantante. Evidentemente, como guitarrista, Hendrix fue más allá de lo puramente humano, y fue uno de los mejores compositores que ha dado el rock and roll. Y a pesar de sus limitados rangos vocales, dominaba el registro blues a la perfección y su forma de cantar poseía un feeling inaudito. Pero otra faceta suya que no suele comentarse y que me fascina. Al igual que me pasa con Jimmy Page, Hendrix me parece un productor excelente, al menos en sus propios trabajos. Sus discos no suenan desfasados en absoluto, podrían haberse publicado ayer. Y sobretodo hacia la época del Electric Ladyland (una auténtica experiencia para los sentidos) las producciones de Hendrix alcanzaron cotas insospechadas.

"Room Full Of Mirrors" aparecía por primera vez en uno de los inmediatos álbumes póstumos del guitarrista, concretamente en el Rainbow Bridge. Una canción excelente, con esa poesía tan particular de Hendrix, y una amalgama de sonidos que le llevan a uno hacia la última frontera. Una producción colosal.

Room

I used to live in a room full of mirrors
All I could see was me
Then I take my spirit and I smash my mirrors
And now the whole world is here for me to see
Now I'm searching for my love to be


A broken glass was solvin' my brain

Cut and screamin' crowdin' in my head
A broken glass was loud in my brain

It used to fall on my dreams and cut me in my bed
It used to fall on my dreams and cut me in my bed

I say making love was strange in my bed

Yeah yeah yeah yeah yeah!!!
All right Ooo ooo
Yeah yeah yeah
Yeah yeah yeah
Yeah yeah yeah


No place stumpin
'
No place far Can't find the floor
No where at all

See nothing but sunshine
All around

Love comes shinin' over the mountains
Love comes shinin' over the sea
Love won't shine on my baby
Then I'll know who's exactly for me

Lord, I'll know who'll be for me

In the mean time, which is a groovy time

1 comentario:

Milgrom dijo...

Pues es cierto, Electric Ladyland en manos de otro productor no hubiera sido ni de lejos esa maravilla sonora que es...