lunes, 11 de febrero de 2008

Buen viaje, Roy

Supongo que el primer recuerdo que muchos de nosotros tenemos de él proviene del clásico Tiburón y su interpretación del capitán Brody. Esos planos en la playa, mientras vigila el mar, con bañistas pasando de un lado a otro, o ese momento en que tirando carnaza aparece el escualo, me acompañarán durante el resto de mis días. Roy Scheider nos dejaba este domingo. Al parecer una maldita enfermedad se lo ha llevado. El tiburón no pudo con él, pero el tiempo sí. Por suerte nos queda su recuerdo y sus películas. A través de ellas será inmortal.
Una particularidad de Scheider que siempre me ha parecido curiosa ha sido que de algún modo tenía un rostro muy familiar. Enseguida se le reconocía, era como ver aparecer a un primo lejano en la televisión, o esa es la sensación que tenía. French Connection, All That Jazz, Marathon Man, 2010: Odisea dos... durante los 70 y gran parte de los 80 su carismática presencia bastaba para que una película mediocre ganara enteros, aunque sus grandes trabajos los hizo en todos esos filmes ya clásicos. ¡Y no quisiera olvidarme de El trueno azul!
Descansa en paz, Roy.

Sirva tu frase de diálogo más famosa como epitafio para este modesto blog: Vamos a necesitar un barco más grande.

2 comentarios:

Lillu dijo...

Asocio directamente a Roy Scheider con "Tiburón" pero acabas de recordarme otra película que me encantó cuando la vi, "El trueno azul". Estoy ampliando mi lista de próximas revisiones forzosas :D Gracias.

Saluditos

Angus dijo...

Se nos va una auténtica leyenda, lástima.