viernes, 4 de enero de 2008

Buckcherry


Allá por los 90 parecía que el buen hard rock y el sleazy más salvaje habían pasado a mejor vida. Nuevas y frescas bandas como Nirvana o Pearl Jam se habían llevado por delante no sólo a la morralla que se había apuntado al carro del éxito sino también a casi todas las grandes bandas angelinas que habían reinado en la década anterior. Cuando se confirmó la separación de Guns 'n' Roses parecía que el nuevo metal dominaría la Tierra. Para colmo de males aquellas grandes bandas del fenómeno Seattle comenzaron a caer dejando paso a chistes como Papa Roach.
Así que fue toda una sorpresa comprobar que en 1999 había una nueva banda que era capaz de darnos ese espíritu festivo y vacilón del hard rock angelino con melodías coreables y riffs demoledores. Buckcherry resultaron todo un soplo de aire fresco para aquéllos que añorábamos algo de intrascendencia sleazy.
Las referencias eran inmejorables: ayudados por Terry Date y todo un Steve Jones como productor y uno de los mejores singles de la década, ese adrenalítico "Lit Up" que sonaba a victoria. Y para colmo cuando fui a por el disco me topé con una portada realmente preciosa, de lo mejor que había visto hasta entonces. Otros temas como "Dirty Mind", "Crushed" o "Lawless and Lulu" me confirmaron que me encontraba ante un magnífico debut.
Sin embargo, en lo que viene siendo una horrible pauta en estos últimos años, el segundo disco no consiguió estar a la altura del primero. Time Bomb contenía algunos buenos temas como "Frontside" o la misma "Time Bomb", pero el resto acababa sonando algo repetitivo. El sonido del grupo se había abierto un poco hacia la música en boga por la época, y si ya en el debut las baladas demostraban no ser el punto fuerte del grupo, en el segundo trabajo de la banda resultaron ser bastante flojas.
Y después no sé muy bien que pasó. No sé si a su tatuado cantante Joshua Todd se le subieron los humos a la cabeza o se pelearon todos entre sí, pero de la noche a la mañana nos encontramos con que Buckcherry habían dejado de existir.
Y bien, tras ver que sus carreras en solitario no iban a ninguna parte, en el 2006 Buckcherry volvían con un nuevo disco bajo el brazo, 15, un trabajo que recuperaba parte de la garra del primer disco. Destaca por méritos propios el corte "Crazy Bitch", que fue acompañado de un sugerente videoclip que la MTV no tardó en censurar, y "Out of Line", un buen tema de hard rock. Con todo, 15 resulta un trabajado demasiado irregular.
Buckcherry no cambiaron el curso de la música ni falta que hace. De vez en cuando uno siente la necesidad de volver a escuchar ese debut y vibrar con un temazo como "Lit Up", y perderse durante unos cuantos minutos en un mundo imaginario de tatuajes y strippers. Mientrastanto, como decía Rosendo, seguiremos esperando.

5 comentarios:

Milgrom dijo...

Nunca he tomado más drogas que el Bourbon y la maría, pero esta puta canción siempre me hizo gritar como un poseso: "I love the Cocaine, I love the Cocaine"

Podrías hacer una sección sobre Bandas olvidadas por el tiempo, encabezada por Buckcherry o los Taste que comentaste anteriormente.

Möbius el Crononauta dijo...

Tengo una sección sobre bandas realmente perdidas en el tiempo, pero quizás no esté de más recordar a otros grupos realmente imprescindibles como puedan ser Taste. Veremos qué trae el viento.

Aura dijo...

Ejem, esa portada me resulta familiar... :)
Un disco estupendo.

Möbius el Crononauta dijo...

Jeje, sabía que te resultaría conocida. Estupendo sin duda

sol dijo...

Buckcherry se habia separado porque Josh Todd habia entrado a The Project,que un tiempo después se iba a llamar VELVET REVOLVER.Y cuando eligieron a Scott Weiland para que estuviera ,Josh volvió a Buckcherry.
Excelentes bandas :)