martes, 18 de diciembre de 2007

Mis villanos del cine: Doctor Zaius

Supongo que se podrían sacar muchas conclusiones de un film como El planeta de los simios (¿remake? ¿qué remake?). Por ejemplo, ¿por qué enviar a dos hombres y una fémina? ¿No era más lógico enviar dos parejas? ¿Debería el ser humano evitar la molicie y desconfiar de la sonrisa de un chimpancé? ¿No podían los micos cirujanos disimular mejor una lobotomía? ¿Es más cómodo tener una compañera que no sepa hablar? ¿Es la religión inevitable, aunque uno sea un inteligente devorador de bananas?
En fin, muchas son las preguntas y pocos los elegidos. Sin embargo, tras contemplar ese electrizante final, una idea asaltó mi mente. Al parecer, en el planeta Tierra hay una verdad inmutable: ser el jefe y ejercer un gran poder le convierte a uno en un malvado ser resentido y algo cabroncete, aunque sea uno un evolucionado orangután. Si lo piensan detenidamente, seguro que más de uno ha trabajado bajo las órdenes de su doctor Zaius particular.
Junto con el propio Charlton Heston el doctor Zaius es el personaje más carismático de ese clásico de ciencia ficción 70's titulado El planeta de los simios. Como cualquier religioso metido en la política, el buen Zaius vela por la paz espiritual y la seguridad de sus conciudadanos primates. Aplasta avioncitos de papel y desconfía de los estudios científicos de la doctora Zira y su pipiolo compañero Aurelio. Ve en los humanos una amenaza que se concreta en la llegada de Ojos Claros, y sabe que si la verdad oculta en la Zona Prohibida es desvelada su monopolio de poder simiesco podría caer.
Supongo que el que el fornido Taylor le haga ver que al parecer algunos simios son "más iguales" que otro es algo que no agrada al estaliniano líder simio. A pesar de que el buen Zaius sabe amedrentar y amenazar, una de sus mejores cualidades es decir siempre no, lo cual me lleva a pensar si el soviético Molotov tenía algo de oraguntán. Finalmente, viendo que no puede vencer a su enemigo, lo manda bien lejos para que se encuentre con "su destino". Lo cual es mucho más sutil y retorcido que practicar lobotomías en el misántropo Taylor. Es por todo esto que el doctor Zaius es uno de los villanos más carismáticos que han hollado el plateado camino de la pantalla de cine.
Finalicemos con unas palabras del buen doctor: No hay contradicción entre la fe y la ciencia... ¡la verdadera ciencia! ¡El doctor Zaius tiene las cosas claras, amigos!

Marca de la casa: fiera ortodoxia religiosa y ocultación de secretos

No hay comentarios: