jueves, 1 de noviembre de 2007

Whiskey In The Jar

En 1972 la banda de la isla esmeralda Thin Lizzy se hallaba grabando el que iba a ser su tercer álbum, Vagabonds of the Western World, tras dos discos en los que el grupo había tratado de buscar su propio estilo. En las primeras sesiones de grabación el trío grabó una adaptación de una canción popular irlandesa que un año más tarde iba a ser un éxito en los charts británicos. Era el primer paso hacia el estrellato de una de las mejores bandas de rock de todos los tiempos.
"Whiskey In The Jar" era un tema tradicional para el que el guitarrista Eric Bell había pensado unos arreglos con los cuales adaptar la canción a un estilo mucho más rockero. La banda había entrado en el estudio para grabar el tema "Black Boys On The Corner", que en principio pensaban que sería la cara A del single. Sin embargo, a la hora de grabar "Whiskey In The Jar", Bell vio como la inspiración se fue por la puerta. El guitarra afirma que durante tres semanas se devanó los sesos pensando en algún riff o solo que pudiera acompañar a la canción. Cierto día, mientras Bell charlaba con el taxista que le llevaba de camino a casa, los arreglos comenzaron a tomar forma en su mente. En la introducción las guitarras simularían ser gaitas irlandesas. Cuando Bell llegó a casa, cogió una grabadora y grabó los arreglos para no olvidarlos. Después la banda grabó el tema y salió de gira.
Estando en Alemania les llegó un telegrama: "Whiskey In The Jar" estaba subiendo rápidamente en las listas de éxito inglesas. Cuando llegaron, el single estaba entre los diez primeros puestos. Curiosamente, la canción nunca llegó a incluirse en el álbum. Desde entonces, la canción se convirtió en uno de los himnos de la banda y un clásico de la historia del rock.

2 comentarios:

Estrellita Mutante dijo...

¿Le puedo recomendar la versión de Tom Bombadil?, se llama Whisky en el bar.

sr Miyagi dijo...

Esta super wapa esta canción y Thin Lizzy tambien (boys are back in town...) ¿Que te parece la versión de Metallica? Suena más potente... Claro, son otros tiempos y otro sonido. ¡Ron in the jar!