domingo, 4 de noviembre de 2007

The Traveling Wilburys


Hace unos días estaba en uno de mis pubs favoritos cuando de repente sonaron los poderosos acordes de "She's my baby", e inmediatamente después sonó "Handle with care". ¿Cómo podía haber pasado tantos años sin escuchar a los Traveling Wilburys? En fin, hoy le he puesto remedio a esa situación pinchando los dos discos de la banda. Mientras escribo esto suena "Last night". Y resulta triste pensar que algunas de esas voces ya no están con nosotros.

Recuerdo que siendo pequeño le insistí a mi madre para que me comprara un disco de los Traveling Wilburys. No recuerdo qué canción había oido, o si me hizo gracia el nombre, pero bueno, me fui contento con mi disco bajo el brazo y lo estuve escuchando una buena temporada. Con el Vol. 3 entré en el mundo de uno de los mejores supergrupos de la historia.
Imposible no encontrar calidad en una banda donde se juntan Roy Orbison, George Harrison, Tom Petty, Bob Dylan y Jeff Lynne. Tanto talento junto llega a asustar.
Allá por 1988 George Harrison estaba componiendo un nuevo álbum, y buscaba una canción para la edición europea del single "When we were fab". Harrison coproducía el álbum junto con Jeff Lynne, ex-miembro de la E.L.O. El ex-Beatle llamó a Lynne para grabar unas sesiones y componer algo. Uno nunca llega a imaginar que cosas así le pasen a estrellas multimillonarias, pero lo cierto es que Harrison se había dejado su guitarra tras pasar alguna noche en casa de Tom Petty, con lo que Petty apareció también por el estudio.
Lo cierto es que el destino parecía que estuviera jugando a unirlos a todos. Lynne estaba por entonces trabajando con Tom Petty, y tanto Lynne como Petty habían compuesto "You got it" junto a Roy Orbison para el excelente álbum de The Big O Mystery Girl. Así que Lynne llegó acompañado por el hombre de negro Orbison. Lo cierto es que a la hora de encontrar un estudio no querían nada excesivamente caro o complicado, y casualmente (¿o fue el destino de nuevo?) el único estudio libre que les venía bien era el que tenía Bob Dylan en su casa. Y bien, como si de una novela de Dumas se tratase, ya estaban todos los mosqueteros juntos y listos para rockear.
Jeff y Harrison comenzaron a trabajar en la canción (Harrison vio una caja en el garaje de Dylan donde ponía leerse "Handle with care"). Mientras, Bob Dylan se puso a hacer una barbacoa. En un momento dado Harrison le pidió ayuda a Dylan con la letra. El osco judío de paso metió unas partes de armónicas.
Finalmente Harrison decidió que ya que estaban todos reunidos sería buena idea que cada uno cantara una parte de la canción. Así que el guitarrista escribió una parte dramática para Orbison, y poco a poco los cinco músicos acabaron aportando ideas para el single. Con la canción completada, al día siguiente se grabaron el resto de las partes y se mezcló. Cada cual siguió con sus carreras mientras Harrison se dirigía a los estudios de la Warner con la cinta bajo el brazo.
Cuando en el estudio escucharon la canción pensaron con toda la razón del mundo (¡a veces en los estudios alguien ve la luz!) que el single era demasiado bueno para ser malgastado como una oscura cara B. Así que Harrison se lo llevó de nuevo, y comenzó a pensar que sería una buena idea llevar el proyecto más allá de una sola canción. Se lo comentó a Jeff Lynne, y a ambos les pareció bien. De hecho, todos se habían divertido tanto que aceptaron sin dudarlo. Así nacían The Traveling Wilburys, una superbanda que tomaba su nombre de una broma ocurrida cuando Lynne y Harrison grababan el álbum del ex-Beatle.
Para los créditos del álbum los músicos decidieron crearse unos motes, unas personalidades ficticias, como cinco hermanastros hijos del mismo padre. Así teníamos a Nelson Wilbury (Harrison), Otis Wilbury (Lynne), Charlie T. Wilbury Jr. (Petty), Lucky Wilbury (Dylan) y Lefty Wilbury (Orbison), que eligió ese apodo en honor a uno de sus ídolos, Lefty Frizzell.
Con Roy Orbison inmerso en una gira, la banda disponía de 10 días veraniegos para acabar el álbum. Así que barbacoa tras barbacoa fueron dando forma a lo que sería el Vol. 1 de los Traveling Wilburys. Con singles como "Handle with care" o "End of the line", el álbum fue un gran éxito. Pero nadie habría imaginado que Roy Orbison apenas sí podría disfrutar del éxito de los Wilburys o de su aclamado álbum Mystery Girl. Un 6 de diciembre de 1988 un ataque al corazón se lo llevó de este mundo.
Desde luego la noticia fue devastadora tanto para los fans como para aquellos que habían trabajado con él. Aun así, dos años después, los cuatro Wilburys restantes tuvieron fuerzas para grabar otro disco. Aquel Vol. 3 ofrecía otra tanta de grandes canciones, y en general era algo más rockero que el anterior. ¿Por qué nunca hubo un Vol. 2? Hay varias teorías al respecto, desde que fue en homenaje a Orbison o simplemente una broma privada. También los hay que consideran que el Full Moon Fever de Petty, que reunió a todos los Wilburys, era el disco perdido. Quizás fuera un poco de todo. Yo, que durante mucho tiempo creí que había un segundo volumen, me inclinaría por la teoría de la broma. Incluso me atrevería a decir que se le ocurriría al diabólico Dylan.
¿Habrá algún día otro disco de los Traveling Wilburys? Tras la partida de Orbison y sobretodo de Harrison no parece probable, pero aunque nunca hubiera un nuevo trabajo de los hermanastros errantes esos dos discos que nos han legado seguirán sonando a gloria bendita por el resto de la eternidad.

3 comentarios:

BUDOKAN dijo...

Una de las bandas cuyos intérpetes son uno mejor que el otro, lo que pocas veces se dá. Saludos!

Aitor Fuckin' Perry dijo...

Joder... tuve el Vol.1 y el .3 en mis manos. Hasta ahí normal. Pero pensé, "nah, falta el .2, ya me los pedirá por internet". Cuando me di cuenta era demasiado tarde. Adelante, soy un gañán.

Möbius el Crononauta dijo...

Jejeje... eso nos habrá pasado a la mayoría. Tal vez incluso a mí