lunes, 19 de noviembre de 2007

Dancing In The Street


Sábado por la noche. Yo y un puñado de tipos nos dirigimos a una casa para pasar una noche de baile (que realmente no es lo mío) al ritmo de funk, soul y otros sonidos deliciosamente diabólicos y tal vez disfrutar de otros placeres. No todo se desarrolló como se esperaba, pero fue interesante asistir a un extraño duelo de pinchadiscos que incluyó desprecios mutuos y otros insultos (siempre desde el cariño) realmente excitantes.
Sonó de todo un poco, desde artistas funk y de garaje que me eran tan familiares como los principios de la ergonomía hasta clásicos como Sly & The Family Stone, Otis Redding, Isaac Hayes, The Fuzztones, los P-Funk, y algún heredero más moderno como Jamiraquai. Según decaía la noche llegó el turno para Traffic, Bowie, Led Zep... la anfitriona logró colar dos o tres temas de Blondie. Anything goes!
Bien, el caso es que también sonó el clásico de Martha & The Vandellas "Dancing In The Street", y surgió el tema del tremendo videoclip en el que Mick Jagger y David Bowie bailan, se ríen, y, conociéndolos, y como no podía ser de otra manera, intentar llevarse cada uno el gato al agua. Dice una bizarra leyenda urbana que intimaron más de lo que parece... ¡ugh!
El motivo de tan gratificante colaboración fue el Live Aid, ese fiestorro que se montó Bob Geldof para recaudar dinero y ayuda para el hambre en África, algo digno de elogio, pero que definitivamente tuvo un resultado extraño y totalmente 80's. En fin, el caso es que por lo visto Bowie y Jagger debían cantarla a dúo cada uno en un continente. Phil Collins logró agobiar a dos continentes en un sólo día gracias al Concorde, pero el caso es que el retraso de la señal via satélite impidió el invento, por lo que los dos gigantes del rock británico se reunieron en Londres, despacharon su versión del "Dancing In The Street" y grabaron el correspondiente videoclip. ¿Recuerdan la sesión de Krusty El Payaso grabando frases para sus muñecos? Pues algo así.
Es obvio decir que el resultado musical fue realmente bueno, y el videoclip que acompañaba a la canción hizo las delicias de quien ésto escribe siendo todavía un púber. All you need is music, sweet music...

1 comentario:

Milgrom dijo...

Yo recuerdo jugar con mi hermano pequeño a hacer de Mick Jagger y Bowie, bailando histriónicamente mientras veíamos el video. Uno de mis videoclips favoritos ever, sobretodo cuando Mick coge y de repente se pone a beber una lata(???).