domingo, 11 de noviembre de 2007

Besos de vampiro (1989)


Hubo una época en que Nicolas Cage hacía películas interesantes, y aunque las compaginara con títulos más comerciales al menos casi siempre ofrecía buenas actuaciones. Pero la verdad es que últimamente su carrera es un desastre. En fin, la verdad es que la fama acomoda al más pintado.

Una película como Besos de vampiro queda bastante lejana en el tiempo, y a veces parece que el actor no tuviera una carrera anterior a Leaving Las Vegas. Pero ahí le tenemos de jovencito en Rumble Fish, de nuevo a las órdenes de su tío en Peggy Sue se casó, o bajo la batuta de los Coen en Arizona Baby. Tras el enorme éxito de Hechizo de luna, Cage se enfrascó en la extraña cinta Besos de vampiro, un título menor en su filmografía pero que desde luego para el que ésto escribe tiene sus puntos de interés.

El señor Loew (Nicolas Cage) es un exitoso ejecutivo (¿un personaje arquetípico de los 80's? ¡el ejecutivo!) en una editorial cuya vida se reduce al trabajo y a seducir bellas mujeres los sábados por la noche. Cuando una de esas noches llega a casa con el ligue de turno, un murciélago aparece de entre las cortinas, dando un susto de muerte a la chica. ¿Premonición de algo terrible y demoníaco?
Cierta noche Loew conoce a Rachel (Jennifer Beals), una guapa joven que resulta ser una vampiresa de bonitas piernas. Rachel morderá a Loew en el cuello, desencadenando toda una serie de acontecimientos que irán convenciendo al joven ejecutivo de que se está convirtiendo en un vampiro. Algo así como le pasaba al Jack Nicholson del film Lobo.
A partir de entonces el film juega con el espectador, sembrándole la duda de si lo que está sucediendo a Loew es verdad o no, de un modo que recuerda a La profecía, aunque en Besos de vampiro finalmente esa duda es despejada del todo.
La cinta descompone el mito del vampiro mientras Loew va cayendo en el abismo vampírico, llegando por momentos casi a la parodia, mientras que paradójicamente hay a lo largo del film algunos homenajes a los no muertos, sobretodo al Nosferatu de Murnau. El más explícito de ellos es cuando Loew observa en la tele una de las famosas escenas del clásico alemán. Las sombras en la escalera, cuando Rachel vuelve a por Loew para llevárselo de vuelta al apartamento, son otro guiño al trabajo de Murnau. La propia actuación de Cage como vampiro es toda una imitación y homenaje al conde Orlok.
Seguramente el momento más impactante es cuando Cage se come una cucaracha que corretea por su cocina. Desde luego seguro que el actor no la ha olvidado, porque la escena era totalmente real. ¡Cage se comió una cucaracha viva! Ni siquiera sé si Bobby De Niro habría sido capaz de algo así. Lo cierto es que dicen que Nicolas Cage tuvo pesadillas durante varios días, e imagino que tampoco le quedaría mucho apetito. Como véis, Cage se ha aburguesado lo indecible desde entonces. No es que tenga que ir comiendo insectos para ser un buen actor, pero ese detalle muestra de lo que era capaz por entonces.
Reconozco que el detalle de la cucaracha fue lo que me llevó a buscar esta película durante bastante tiempo. Hoy por fin la he podido ver, y aunque esperaba un film mucho más oscuro (Besos de vampiro tiene más de comedia de lo que habría imaginado), resulta entretenido de ver y tiene buenos momentos, como por ejemplo las piernas de Jennifer Beals enfundadas en medias y ligueros. Sí, no es una razón muy cinematográfica, pero bueno, podéis elegir entre eso o la cucaracha. O podéis contemplar cómo el personaje de Cage le hace la vida imposible a Maria Conchita Alonso y preguntaros si ese jefe psicótico que os grita sin parar no será por casualidad un vampiro. Mmm, seguramente no, los vampiros son mucho más misericordiosos.
Hablando más en serio, creo que puedo decir sin temor a equivocarme que la interpretación de Cage en esta película es la mejor que le he visto junto a Leaving Las Vegas. Si estáis cansados del tipo de cara impasible que aparece montado en motos en llamas o jugando con mandolinas, tal vez queráis echar un vistazo a Besos de vampiro.

5 comentarios:

Tío Marvin dijo...

Vi esta peli en el plus a principios de los 90 y se me había olvidado incluso que salía Jennifer Beals, con lo que me gusta, pero eso sí, de la cucaracha no me he olvidado y todo el que la haya visto tampoco. No sabía q era de verdad!

Akeru dijo...

Yo jamas me he comido una cucaracha... Besos vampiricos...

Estrellita Mutante dijo...

También lo hizo bien en Adaptation, aunque uno siempre piensa que está donde esta por ser sobrino de quien es.

Estrellita Mutante dijo...

... y en Corazón Salvaje, y en Arizona Baby.

Aura dijo...

jejeje. Pues le daré una oportunidad, porque ya sabe que los temas vampíricos son mi debilidad, además, no le engaño, lo ver a Nick comiéndose una cucaracha es impagable, luego lo podré comentar con los amigos ;)