domingo, 21 de octubre de 2007

Ave, Juan Antonio Cebrian


La radio, siempre diferente, especial. Entiendo bien a aquellos que siguen prefiriendo el viejo medio de comunicación a la todopoderosa televisión. Yo, sin estar especialmente apegado a ese aparato tan peculiar, sabía disfrutar de lo diferente que podía ser una noche con alguien al otro lado susurrando, hablando, haciendo compañía. Como cualquier para cualquier otro seguidor de La rosa de los vientos, hoy para mí es un día triste.
Es curiosa la forma en que uno puede llegar a identificarse con una voz. Yo me consideraba ya parte de la familia del programa, y a Juan Antonio Cebrián como parte de la mía. Conectaba mucho con su peculiar humor, sobretodo cuando era tan sarcástico en la sección musical de Martín Expósito. Por momentos me hacía vibrar con sus famosos "Pasajes de la Historia". Aquellos misterios de los que hablaban él y su equipo me intrigaban o me hacían sonreír incrédulamente. Su programa, en definitiva, me entretenía.
Más que periodista, era para mí, y él mismo gustaba de definirse así, como un gran comunicador. Tal vez aquellos que no gustan de esas historias de "lo desconocido" no le tuvieran en mucha estima, pero Cebrián tenía un talento especial, se quiera o no, y su labor como divulgador de la historia no puede ser contestada. Ayer, con tan sólo 41 años, un infarto se lo llevó, de repente, dejando a su programa y miles de seguidores incondicionales huérfanos. La momia de Amenofis IV nos ha dejado para siempre.
Estoy seguro que estará, allí arriba o donde fuere, "contento y feliz como una lombriz". Descanse en paz maestro.

7 comentarios:

Ararat dijo...

Como bien dices en el comentario que dejaste en mi blog, hoy es un día triste, hemos perdido a un gran comunicador, un gran tipo.
Echaré de menos sus Pasajes de la Historia.

Fuerza y honor

Aura dijo...

Tengo en casa la biografía que escribió sobre la figura de Gilles de Rais, y es una lectura obligada.

Míster Chesnutt dijo...

Los fines de semana de radio nunca serán lo mísmo. Esperemos que al menos Bruno Cardeñosa continúe con el programa y su espíritu... adiós, amigo.

Möbius el Crononauta dijo...

Llevo algún tiempo detrás de ese libro. Como dice Chesnutt, ya nada será igual. Ahora mismo escucho su programa, las dedicatorias de sus compañeros y oyentes... y, en fin, la vida a veces es un asco.

Vanessa Del Cristo dijo...

Su voz será siempre inolvidable, pero al menos nos quedarán sus libros para tener cerca su manera de contar...

Hasta siempre

toxicboy dijo...

¡Hola Moebius!

Si. Estuve escuchando el programa a pesar del madrugon de hoy...

Juan Antonio era, sobre todas las cosas, una persona de extraordinaria humanidad...

DEP el bueno de CEbri

MuddyBoy dijo...

Al leer la noticia en el periodico no pude evitar que un escalofrio recorriera mi cuerpo..

Recuerdo las noches de verano que pase hace años,cuando debido al insomnio me quedaba horas y horas escuchando su programa de madrugada..

Se ha ido un grande entre los grandes,descanse en paz amigo!