domingo, 16 de septiembre de 2007

T. Rex: 30 años sin Marc Bolan



Tras un periodo confuso Marc Bolan había resurgido de sus cenizas con un disco excelente y un programa propio en televisión donde había llegado a actuar con David Bowie frente a las cámaras. Parecía que el rey del glam había vuelto a recuperar su trono. Pero un fatídico 16 de septiembre de 1977 Bolan y su novia, Gloria Jones, habían salido a tomar unas copas. Montados en su Mini púrpura Gloria conducía el coche por Barnes, al sudoeste de Londres. En determinado momento la chica perdió el control del coche, saliéndose de la carretera y chocando contra un árbol. Gloria Jones tuvo suerte y salió ilesa, pero Marc Bolan había fallecido en el acto. Una superestrella llena de enorme talento nos dejaba para siempre.



Mark Feld había nacido un 30 de septiembre de 1947 en el seno de una familia judía del East London. Desde muy joven el orgulloso Mark estaba dispuesto a conseguir todo aquello que quisiera, al estilo del "Problem child" de AC/DC:
What I want I take
What I don't I break
And I don't want you
With a flick of my knife
I can change your life
There's nothing you can do

Formó parte de una banda juvenil y en la escuela y en la calle iba de pelea en pelea. Aunque como sucede muchas veces en estos casos tras el matón se escondía un alma sensible a quién volvían loco las películas de ciencia ficción y la música. Rebuscaba en la colección de discos de su padre y tarareaba las canciones, y pronto tuvo su favorita, "The ballad of Davy Crockett", de Bill Hayes. Lo que sucedió a continuación entró directamente en la leyenda del rock and roll.
Contento de que su hijo mostrara esa pasión por la música, el padre del joven Mark fue a comprarle un disco del tal Hayes. Pero al parecer cometió una equivocación que hizo historia. Cuando volvió a casa no traía bajo el brazo un disco de Hayes, sino de Bill Haley. La canción era, por supuesto, "Rock around the clock". El veneno del rock había entrado en el cuerpo de aquél chaval para siempre.



Con nueve años y mucho esfuerzo sus padres le compraron su primera guitarra. Comenzó a rasguearla y de paso a trabajar en lo que surgiera para ganar unos cuantos peniques y comprar más sencillos e ir creando su propia colección de discos. A los 12 años Mark Feld ingresó en su primera banda, Susie and The Hula Hoops. Algún tiempo después Mark fue expulsado de la escuela y decidió que estudiar no era lo suyo, y comenzó a buscar trabajo como actor. De vez en cuando lograba introducirse en la grabación de un programa llamado "Oh boy". Allí conoció a Eddie Cochran y quedó fascinado por su personalidad y carisma. El orgulloso chaval llevó la guitarra de Cochran hasta la limusina.
Tras trabajar algún tiempo como modelo el joven Mark se dejo imbuir por la música de Bob Dylan y comenzó a tocar folk con su guitarra acústica. En aquella época realizó sus primeras grabaciones aunque no llegaron a interesar a las compañías de discos.
Obtuvo algunos papeles en la televisión como actor y después paso un tiempo en Francia viviendo con un mago y devorando la obra de Tolkien y los románticos ingleses del XIX. Recordando ese periodo escribió y grabó la canción "The Wizard". La cinta captó el interés de la Decca y fichó al joven artista, aunque en la portada del single Mark Feld se había transformado en Marc Bowland. Un contrariado Marc los convenció para que acortaran el apellido. Marc Bolan nacía así para el mundo del rock.
Tras algún single más y un fugaz paso por la banda John's Children el joven Bolan se decidió a labrarse su carrera al estrellato. Puso anuncios buscando músicos y sin haberlos encontrado aún cerró un concierto en la sala Electric Garden. Un percusionista llamado Steve Turner respondió a su anuncio. Marc le fichó para su banda y le cambió su nombre a Steve Peregrin Took, como el pequeño hobbit de Tolkien. Took se convirtió en la mano derecha y amigo de Bolan en los siguientes años.



Con Took y otros tipos de lo más variopinto Bolan bautizó a su banda como Tyrannosaurus Rex, un nombre ideal para alguien con un ego del tamaño de un dinosaurio. Pero la cosa pronto se torció, Took y Bolan se quedaron solos y sin gran parte del equipo. Para sobrevivir Took vendió su batería, así que todo lo que les quedó fue una guitarra acústica y unos bongos. La Edad de Acuario llamaba a la puerta de Marc Bolan.
Con su acústica y acompañado por los bongos y los coros de Steve Took el nuevo hippy Marc Bolan y su Tyrannosaurus Rex comenzaron a tocar allá donde les quisieran. El pirata de las ondas y gurú del rock en Gran Bretaña, John Peel, se fijó en ellos y les invitó varias veces a su programa.
Mientras, en la compañía Essex Music, un joven productor norteamericano, Tony Visconti, buscaba nuevos talentos. Había producido a gente como Joe Cocker o David Bowie, pero ahora buscaba una nueva sensación, algo que impactara como lo habían hecho los Beatles en su día. Una noche Visconti fue al club UFO a ver a una banda hippie que estaba dando que hablar. No era particularmente lo que estaba buscando, pero el carisma y voz de su cantante le dejaron fascinado. Visconti se presentó a Took y Bolan como productor y les dijo que buscaba una banda para su sello. El calculador Bolan le dijo que no era el primer productor que se les acercaba ese día, y que incluso estaba en conversaciones con el sello Apple de los Beatles. Visconti les concertó una audición a toda prisa para el día siguiente, y una semana después ya tenían contrato discográfico. En unos días y con un 8-pistas Bolan y Took grabaron su primer álbum que fue publicado en abril de 1968. El título no era, en palabras de un inglés, lo que se dice "catchy". El debut de Bolan se titulaba My people were fair and had sky in their hair... but now they're content to wear stars on their brows. Casi nada.
El disco que tenía una dedicatoria de John Peel en la contraportada era una colección de viejas canciones de Bolan, aunque el resultado no fue del todo satisfactorio. Ni a Bolan ni a Visconti les gustaba la producción. El norteamericano confiaba ciegamente en el talento de Bolan, por lo que se decidió a producirle él mismo. Esta decisión sería clave para el futuro de Tyrannosaurus Rex. Bolan tenía mucho talento pero tras el sonido característico que llegaría a desarrollar la banda se encontraba una ardua labor de Tony Visconti.
Tras grabar dos discos más que seguían la línea folkie y hippie en formato dúo, Tyrannosaurus Rex consiguieron su primera gira en Norteamérica. A Bolan le acompañaba la que sería su primera mujer, June. La gira fue un desastre y Steve Took decidió dejar la música. Bolan no tardaría en encontrarle sustituto. Mickey Finn, que parecía un pequeño clon de Took, fue el elegido.
Tras un single fallido llegó el cuarto álbum de la banda, A beard of stars. Era un disco de transición para Marc: su voz se iba haciendo más suave y melódica y el folk comenzaba a quedar atrás para dar paso a un aire más pop, mientras las letras perdían misticismo y se acercaban más a los tópicos del rock. Por otro lado se podía escuchar por primera vez en un disco de Bolan el sonido de una guitarra eléctrica.
Tras otra fallida gira norteamericana, Marc y June se casaron. June se convirtió por aquellos en un gran apoyo para Bolan, que veía como su carrera se estancaba. Tras A beard of stars muchos antiguos fans, incluido John Peel, le habían dado la espalda debido a su giro hacia las guitarras eléctricas. Pero Marc estaba decidido a emular a sus héroes, los rockers de los 50 como Elvis o Cochran, y a hacer sonar su guitarra con la fiereza de Hendrix. Animado por June el músico se pasó toda una noche componiendo canciones. Una de ellas se titulaba "Ride a white song". Siendo lo bastante buena como para satisfacer a Marc éste fue a casa de Mickey Finn para enseñársela. Ese mismo día fueron al estudio y la grabaron.


Alrededor de un año antes Bolan se había enfurecido con Tony Visconti quién, cansado de escribir Tyrannosaurus Rex en toda documentación y papeleo que concerniera al grupo solía reducir el nombre a T. Rex. Pero para cuando Bolan vio que su carrera tomaba un rumbo decidió que T. Rex sonaba bien después de todo. Y bajo ese nombre se publicaría la canción que compusiera aquella noche en vela, rebautizada como "Ride a white swan".
T. Rex fue el homónimo disco que se publicó en 1970 y que representó los últimos coletazos de Tyranossaurus Rex. Las guitarras eléctricas comenzaban a dominar todas las canciones, y el formato dúo parecía haber agotado todas sus posibilidades. El single "Ride a white swan" fue obtuvo un gran éxito y el disco no se vendió mal. El siguiente paso estaba claro. Formar una banda de rock en toda regla era todo lo que tenía Bolan en mente.
Por aquella época otra anécdota ya legendaria dio pie a uno de los gimmicks visuales de Bolan que más tarde formaría parte del llamado glam rock. En los camerinos de la BBC donde debía grabar una actuación para el programa Top of the Pops Bolan se puso glitter o brillantina en los ojos como una broma para aliviar la tensión. Cuenta la leyenda que al salir a grabar el programa se había olvidado de quitársela, y así salió en antena con aquel brillo en los ojos y párpados. Muchos de sus nuevos fans, la mayoría chicas quinceañeras, le imitaron y acudieron a sus conciertos con glitter en los ojos. Bolan entendió que aquél era un recurso visual simple y efectivo y lo usó a partir de entonces.
Para montar su nueva banda Bolan fichó como bajista a Bill Currie, mientras que Tony Visconti le proporcionó a Bill Fyfield, un batería que estaba tocando en el grupo Legend. Bolan le sugirió que cambiara su nombre por el de Bill Legend, como tributo a su antigua banda, y así fue conocido desde entonces. Poco después la banda publicó su primer single como conjunto, "Hot love". En tres semanas alcanzó el número uno.
Con ese formidable éxito Bolan creó su propio sello discográfico mientras su compañía se disponía a publicar un" grandes éxitos" antes de que la nueva estrella del momento se les escapara. Obligado a grabar un último disco para el sello, Bolan les ofreció como anticipo "Get it on", rebautizada en los USA como "(Bang a gong) Get it on". Fue su primer éxito en los States, alcanzando el número diez en las listas de ventas.
Meses antes Bolan había visitado a Eric Clapton en su casa para que le enseñara algunos trucos y pudiera hacer rugir a su guitarra con solos eléctricos efectivos. Bolan nunca tuvo una técnica especialmente buena, pero tenía talento y olfato suficiente para hacer buenas canciones. Junto con su grupo y la ayuda de Tony Visconti el guitarrista logró conseguir un sonido contundente pero comercial al mismo tiempo, con melodías que engancharan al público.
Tras unas pocas sesiones de grabación T. Rex se lanzaron a la aventura norteamericana, fracasando nuevamente. En Gran Bretaña las cosas eran distintas, con conciertos ya multitudinarios llenos de fans histéricas que gritaban sin parar. Para alguien como Marc Bolan, que se había comportado como una estrella aún cuando no tenía un penique en el bolsillo, aquello era la gloria.



El nuevo álbum de la banda se había completado a lo largo de la gira en los Estados Unidos en estudios alquilados. Producido por Tony Visconti y con colaboradores de lujo como Marc Volman y Howard Kaylan de los Mothers of Invention, Electric Warrior fue publicado en 1971, convirtiéndose en el disco que más éxito le reportaría a Bolan y en la piedra angular de su carrera. Todo lo que iba a definir la carrera de Marc Bolan estaba ahí: canciones simples pero efectivas, riffs poderosos y melodías inolvidables.
En octubre de aquél año T. Rex iniciaban un tour de cuatro semanas en el que cada concierto fue un sold-out. Marc Bolan y su grupo eran la nueva sensación del momento. Negoció con EMI un contrato de distribución para los discos que grabara en su propio sello. Más tarde se lanzó a otro tour en los Estados Unidos que fue el más exitoso de su carrera por aquellas tierras, y aun así no llegó a causar gran sensación. Diversos factores como una mala promoción y un público que buscaba otros sonidos impedirían a T. Rex llegar a ser estrellas en la cuna del rock.
Tras desechar la idea de un disco conceptual que sería acompañado de una película, Marc Bolan se dispuso a entrar en los estudios de nuevo. El segundo de la banda, The Slider, fue grabado rápidamente (a Bolan le gustaba hacer pocas tomas) y en él colaboró nada más y nada menos que David Bowie. La relación entre Bowie y Bolan no fue un camino de rosas. Ambos se admiraban mutuamente, y Bowie era en cierto modo un discípulo de Marc, pero ambos luchaban por el mismo trono, aunque el camaleónico e inteligente Bowie pronto superó a su maestro a nivel comercial. Tuvo éxito en América, era una estrella del rock consolidada y tenía el respeto de los críticos. Para alguien del ego de Bolan aquello era algo difícil de tolerar. El gesto amistoso de colaborar juntos en el disco fue el último en muchos años. A partir de entonces ambos rivalizarían por ser el número uno. Bolan dejó de pronunciar el nombre de Bowie, sobretodo desde que medio mundo comenzara a adorar a Ziggy Stardust y sus arañas marcianas.
The Slider fue un gran éxito y alcanzó el número uno en Gran Bretaña. Canciones como "Metal Guru" o "Telegram Sam" coparon las listas de singles, y "Buick McKane" tenía otro riff clásico de Bolan. Entre los muchos fans de Bolan se encontraba todo un ex-Beatle, Ringo Starr. T. Rex eran la banda favorita de Ringo y Bolan y él se hicieron muy amigos. Bolan colaboró en un par de temas del batería y juntos decidieron rodar una película documental, Born To Boogie. El film era una extraña mezcla de actuaciones y sketches, y como colaboración al piano contaron con Elton John, a quién Bolan conocía de sus comienzos con Tyrannosaurus Rex.



En 1972 el enorme éxito del grupo permitió a Bolan vivir la vida del rockstar a fondo. Aunque aún no consumía drogas bebía alcohol a raudales, y cuando eso comenzó a afectar a su carácter su mujer June le abandonó. Marc siguió adelante con su vida y grabó dos buenos singles, "Solid gold easy action" y "20th century boy" que contaba con un riff matador.
Para entonces el glam rock estaba en su punto álgido. Una legión de imitadores se habían apropiado del estilo visual de Bolan: maquillaje, plumas, satén, zapatos de mujer... Marc por entonces ya estaba cansado de todo eso, y en su siguiente disco, Tanx, el cantante y guitarrista criticó todo el movimiento glam con su canción "Shock rock". Una nueva etapa se abría ante el músico, y sus letras comenzaban a ser menos festivas y más introspectivas. Aun así, la gira de turno por los Estados Unidos fue un gran fracaso. Una chica de color que había entrado como corista para el tour, Gloria Jones, se convirtió en su novia oficial. Aunque no era la típica chica mona sin cerebro, Gloria componía y tenía nociones de producción musical. Su influencia se dejó notar y la música de Bolan ganó en arreglos soul como se hizo patente en el disco de 1974 Zinc Alloy and The Hidden Riders of Tomorrow. Bolan había querido rebautizar así a la banda, pero las presiones de la compañía le hicieron publicar el disco bajo el nombre de T. Rex, aunque sí que giró bajo el nombre de Zinc Alloy.
Un Bolan que ya consumía cocaína en grandes cantidades aceptó hacer audiciones para la gira del Diamond Dogs de Bowie. Un teclista llamado Dino Dines llamó su atención y decidió quedárselo para su banda. Pero entonces llegó el gran desastre: Bolan se peleó con Visconti, que había producido Diamond Dogs para Bowie, y finalmente el productor fue absorbido en el mundo del que había sido conocido como Ziggy Stardust. Dejar marchar a Visconti, prácticamente el quinto miembro de T. Rex, fue un error que Bolan pagaría caro.
La popularidad de Bolan comenzó a esfumarse. Dos discos de escasa inspiración, Zip Gun y Futuristic Dragon no le ayudaron para nada, y las televisiones dejaron de interesarse por él, mientras sus giras eran cada vez más cortas. Sumido en sus excesos y encerrado en su particular jaula de oro, la carrera de Bolan a finales de 1976 se estaba yendo al garete. Mientras, un nuevo movimiento estaba tomando forma. Un año después Elvis viviría sus últimos momentos, y la explosión punk esparcería la basura de los barrios obreros en la cara de las grandes estrellas del rock. Aunque hubo excepciones.
Una de ellas fue Phil Lynott, que aunque gozaba de un estatus de estrella del rock seguía siendo un tipo sencillo amante de la fiesta y que se codeó con los jóvenes punks sin problemas. Marc Bolan fue un caso similar. Su música sencilla era respetada por los punks, quienes no veían en Bolan a una estrella decadente tipo Mick Jagger. Ese respeto mutuo se materializó cuando The Damned giraron con T. Rex como teloneros.
Exiliado en Montecarlo durante un tiempo por problemas fiscales, Bolan presentó durante un tiempo un programa de entrevistas, hasta que decidió volver a sus raíces con uno de sus mejores discos en mucho tiempo, Dandy In The Underworld. Comenzó a escribir una columna semanal para The Record Mirror y la cadena Granada TV le ofreció su propio programa de televisión. Bolan comenzó un agobiante ritmo de grabación en los estudios de la cadena.


Bolan y Bowie

En el último de los programas grabados el invitado estelar fue David Bowie. El cantante se ofreció a colaborar y tocar juntos en el show y Bolan aceptó. Fue un bonito gesto que sorprendió al público, pero también alegro muchos, pues para una reconciliación ante las cámaras. Tras grabar el programa David y Marc fueron a cenar al Soho, y luego fueron al estudio de Tony Visconti donde Bowie estaba grabando, pero la reconciliación entre Bolan y Visconti no tuvo lugar ya que Visconti no se encontraba en ese momento en el estudio. Marc expresó sus deseos de grabar en aquellos estudios algún día, aunque el destino iba a ser otro.
Tres días después Bolan y su novia se subieron al Mini púrpura y el resto es historia. El accidente automovilístico le costó la vida a Marc Bolan y su talento y desbordante personalidad se perdieron para siempre. Aunque para aquellos que le conocieron quedó su recuerdo, y para sus fans los discos que publicó y un enorme catálogo de canciones inéditas que han ido viendo la luz poco a poco.
El funeral tuvo lugar en la capilla Golder's Green Crematorium en Londres, y un gran cisne de flores presidió la ceremonia. Su amigo y rival David Bowie acudió al entierro, y miles de admiradores le lloraron, mientras otros desaprensivos asaltaban la casa de Gloria Jones para hacerse con fetiches de todo tipo. La discográfica se frotó las manos ya que las ventas del nuevo álbum sin duda iba a verse beneficiadas por la muerte del nuevo mártir del rock. Fue un destino injusto; cuando el éxito comenzaba a sonreírle de nuevo, Marc Bolan tuvo que dejar este mundo. Aunque su legado vivirá. Por siempre.

9 comentarios:

Tío Marvin dijo...

Muy buena la bio, aunque llevo muchos años disfrutando de su música, no sabía prácticamente nada de la música de Bolan

BUDOKAN dijo...

Un genio de la música al que pocas veces se le rinde homenaje. Por suerte existe tu blog para recordarlo. Saludos!

TiNuX dijo...

Mi pequeño Bolan...
hay mucha gente que me lo dice
"como te puede gustar Marc Bolan si solo tienes 15 años?"
simple...esos rizos, esa voz...me encanta cuando canta "get it on" con elton john....es magnifico!
y la verdad esque bueno, me da pena que ya no este entre nosotros
xxxTiNuXxx!

Möbius el Crononauta dijo...

Un grupo como T. Rex está hecho a la medida de cualquiera con buen gusto, pero con 15 años Marc Bolan es la banda sonora perfecta.
En efecto, una pena que nos dejara tan joven, pero dejó unos cuantos discos maravillosos.

Itziar dijo...

Muy buena la bio.
Estaba buscando algo de información para hablar de T.Rex en mi programa d eradio, perfecto !

"¿Quien necesita la TV cuando tenemos a T.REX?
David Bowie en "Young Dudes"

Möbius el Crononauta dijo...

Me alegro de que te sirva la bio, esperemos que abra los oidos a algun oyente.

David Bowie sabía lo que se decía. Gracias por tu comentario.

Un saludo

Carola dijo...

No han realizado un Biopic de Bolan?
Su historia es muy interesante

Carola dijo...

No han realizado un Biopic de Bolan?
Su historia es muy interesante

Carola dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.