miércoles, 29 de agosto de 2007

Viaje Alucinante

Como bien reza el título, alucinado me dejó ésta película cuando la vi siendo un crío. ¿Un grupo de tipos reducidos dentro de un submarino e introducidos dentro de un cuerpo humano, combatiendo a glóbulos blancos, anticuerpos y demás micropeligros? ¡Fascinante!
Hoy en día el impacto resulta menor, y a algunos les provocará alguna risa que otra (bueno, la escena del policía dirigiendo el tráfico de los extraños mini-coches de la base resulta algo chocante), pero Viaje alucinante me sigue pareciendo una buena película de ciencia ficción, con una historia bastante original y unos efectos especiales muy conseguidos para aquellos tiempos. Los espectadores de entonces debieron quedarse alucinados.
La trama de la historia es muy simple: como ya he dicho, personas y submarino son reducidos e introducidos en el cuerpo de un científico para salvarle la vida, ya que posee una información muy valiosa (recordemos que eran los tiempos de la Guerra Fría). El guión es bastante linear y sigue los patrones de la época: aventuras, peligros, chica guapa ideal para ser rescatada y un malo traidor. Pero lo innovador de su propuesta y la pericia de Richard Fleischer para sacar adelante una película así (hay que tener en cuenta todas las dificultades que entrañaba rodar una historia así en 1966) colocan a Viaje alucinante como uno de los mayores logros del género. De hecho sería una de las últimas cintas de ciencia ficción a la vieja usanza: en poco tiempo 2001: Odisea en el espacio iba a hacer su aparición, abriendo la puerta para films de corte más moderno como Star Wars y demás.
El reparto cuenta con algunas caras conocidas: Stephen Boyd, el inolvidable Mesala de Ben-Hur (aunque su interpretación en Viaje alucinante es poco más que correcta), el gran actor secundario y siempre inquietante Donald Pleasence, y Rachel Welch, una de las mujeres más sexy del pasado siglo. De hecho, en una determinada escena en que el resto del reparto tenía que desprender restos de anticuerpo del, valga la redundancia, cuerpo de la Welch, al parecer hubo problemas con el... digamos, cuerpo de la actriz. Por suerte trabajaba con profesionales, yo no sé si habría podido responder de mí mismo.
Al parecer se está trabajando en un remake de Viaje alucinante; será interesante ver lo que hacen con los efectos especiales de hoy en día, pero veremos si aparte de eso puede llegar a entretener como éste trabajo de Fleischer.

1 comentario:

BUDOKAN dijo...

Esta película me había gustado mucho cuando la vi. El único problema era quizás la falta de tensión en ciertos pasajes. No obstante Fleischer es uno de los directores que debería tener un reconocimiento mayor. Aquí lo hace muy bien. Saludos!