viernes, 10 de agosto de 2007

Verano Indio


Del cruce de talentos de dos de los mejores talentos del comic italiano, Hugo Pratt, creador del aventurero Corto Maltés, y Milo Manara, uno de los mejores dibujantes del comic erótico europeo, surge en 1983 Verano Indio, una historia sobre un enfrentamiento entre colonos puritanos europeos y una tribu de indios. Este libro constituye probablemente el mejor trabajo de Manara, cuyo dibujo estilizado alcanza aquí una de sus cotas más altas, apoyado en una enérgica historia de Pratt.
Desde el comienzo de la historia, una sucesión de planos mudos en que dos indios asaltan a una joven para ser asesinados más tarde por un joven perteneciente a una familia maldita cuya matriarca tiene un oscuro pasado, el trabajo gráfico de Manara impacta por su fuerza a la vez que por su esmerado cuidado de los detalles. Las mujeres del dibujante, tan sensuales como siempre, gozan aquí de una expresividad mayor que en las historias habituales del italiano.
Por otro lado destaca la figura del tenebroso reverendo Black, que ante nuestros ojos es capaz de tornarse un demonio lascivo, un ser hipócrita y cruel, como lo fue su padre; es el "reverendo demonio" como le llaman los indios. Otro momento álgido de la obra sucede hacia al final, cuando asistimos a la muerte de la incestuosa Phillis, que desfallece en brazos del barbado capitán Brewster, conformando una especie de pietà donde la pecadora se redime en un súbito momento de heroísmo. Y es que en esta historia los personajes marcados no son aquellos que pudieran parecerlo a simple vista; esa "L" en el rostro de una mujer maltratada por la vida que ha hecho de ella una paria se contrapone a la aparente pureza del reverendo, quién sin embargo está en su interior lleno de innumerables marcas pecaminosas.
Verano Indio, una obra que probablemente habría interesado al escritor Nathaniel Hawthorne.

No hay comentarios: